Esta artista usa pasteles con diseños falsos para hacer declaraciones geopolíticas

Esta artista usa pasteles con diseños falsos para hacer declaraciones geopolíticas

Los pasteles que parecen bolsas Chanel, paletas de maquillaje MAC, Jimmy Choos y otros bienes lujosos parecen irradiar los deseos glaseados de una generación.
4.4.16

Taus Makhacheva recuerda con cariño la primera vez que miró a Hitler cortar un pastel con forma del mar Caspio.

"La narración dice algo así: '¡Los nazis bastardos quieren llegar al petróleo de Bakú! Luego cortan una rebanada de Bakú de Azerbaiyán y vierten salsa. Creo que es la cinta de propaganda más creativa que he visto."

Taus Makhacheva, Cake, 2014 (4)

Pastel Taus Makhacheva, 2014.

Taus, una artista visual cuyo trabajo considera las identidades cambiantes post soviéticas en Dagestan su región de origen, descubrió la cinta por accidente, en el Archivo de Fotos y Filmaciones de Documentación Estatal Rusa en Krasnogorsk, mientras hacía una investigación para un video sobre la montaña abandonada de Gamsutl. El video de propaganda soviética afirmaba ser propaganda alemana, una dramatización de la intención de Hitler de conquistar los territorios ricos en petróleo del Cáucaso.

"Se lo mostré a un par de editores que dijeron que era falso. No hay ninguna escena donde Hitler y el pastel salgan en la misma toma."

Taus Makhacheva, Cake, Friction Performance Art Festival, 2014 (3)

Taus recreó el pastel de Hitler durante su residencia en Suecia. El pastel –la más húmeda de las metáforas geopolíticas, con un líquido espeso en el centro del mar Caspio –fue presentado a sus invitados en la "habitación de paz" del Castillo de Uppsala del siglo XVI. Una réplica esponjosa de chocolate del mapa de la Federación Rusa también se sirvió a la gente "basándose en las regiones que querían consumir."

Esa presentación fue la primera incursión de la artista en el "arte de comida," un medio que a menudo es intervencionista, jugando con los sentidos y los constructos sociales. En ese mismo momento, Taus descubrió Instagram y comenzó a coleccionar imágenes de pasteles publicados en pequeñas pastelerías de Dagestan.

Publicidad

"Instagram es un medio de comunicación masivo y se usa mucho para anunciar. Los artistas de maquillaje locales tienen cientos de miles de seguidores."

FendiBag2

Los pasteles que parecen bolsas Chanel, paletas de maquillaje MAC, Jimmy Choos y otros bienes lujosos parecen irradiar los deseos glaseados de una generación. Dagestan, una república en el norte del Cáucaso de Rusia, tiene una corrupción localizada y conflictos previos con Chechenia y militantes del Islam que han provocado un estancamiento en la economía. ¿Son los pasteles una especie de fantasía, o una expresión de la situación? ¿Un totem con varias capas, relleno de crema? Uno de los panaderos de Taus habló con una anciana para tratar de convencerla de no ordenar un pastel en forma de maletín lleno de dinero para su nieto de 13 años.

Su documentación dio paso a una "mesa curada de postres," una alineación de pasteles con diseño falso: un cinturón Hermès, una cartera YSL y los ojos amarillos amenazantes de la bolsa de miedo Fendi.

FendiBag3

"Es alegre, disfrutable, ligero y comestible, y aún así también tiene significado. Siempre hay un tipo de subversión," explica la artista. "Se requiere como punto de inicio un folclor local –una manifestación local de prioridades– y luego sigue más como un comentario de situaciones económicas y sociales generales."

El verano pasado, Taus le encargó a un amigo en Bakú hacer un pastel con la forma de la clásica bolsa negra de Chanel, incluyendo el logo comestible. Transportado por otro amigo, el pastel voló a Londres para una "cena conceptualizada" en la Fundación Delfina, cerca del Palacio de Buckingham, como parte de su programa de "Políticas de Comida."

Taus_Print-223

Caviar.

"Es una extraña manera de transportar la comida, lo cual también se convirtió en parte del trabajo. Cuando era niña siempre viajaba con cajas de carne congelada que mi abuela solía darnos para llevar a Moscú."

El pastel Chanel se sirvió como parte de una comida de cuatro tiempos que ofrece un viaje cronológico y comentarios políticos a través de la historia gastronómica de Dagestan. Un plato tradicional de frijoles, salchichas y pan plano se sirvió con compota de albaricoque y "cucharas para bigote" de recuerdo. Taus pasó de contrabando un kilo de caviar de Dagestan a Londres para hacer un platillo dedicado a sus memorias de la Unión Soviética. El caviar, para el espanto de los invitados, fue ceremoniosamente vertido en un olla con puré de papa. Habiendo crecido en la costa de esturiones del mar Caspio, ella dice que el caviar era tan común que "lo usábamos en vez de la sal."

Publicidad

"Las mujeres de la fundación contuvieron la respiración cuando volqué el caviar junto con las papas y dijeron '¡No, todo no!'"

Taus_Print-176

La presentación más reciente de Taus tuvo lugar en el Art Dubai de este año, como parte de una cena presentada también por la Fundación Delfina. Titulada "The Wedding Project", cada platillo fue creado por un artista diferente, basado en las variadas definiciones del amor según textos árabes del siglo X, desde hawa (atracción) hasta huyum (locura). A Taus se le asignó "postre y desorden." Se sirvieron cubiertos y platos comestibles a la lista de invitados de Dubai, junto con servilletas comestibles hechas de "una cosa de malvavisco." El pastel, sin embargo, estaba hecho de madera.

¿Un truco de fiesta sofisticado? ¿O un comentario sobre nuestra vacía fascinación con la comida como una declaración del estilo de vida mientras ignoramos recursos desgastados y la desigualdad económica, y el valor de la apariencia y la anticipación por encima de la experiencia? Subversivo dulcemente, el resultado fue publicado en Instagramm al más alto grado, y el pastel de madera se conservó como un objeto de colección.

Taus_Print-198

La artista con su pastel de bolsa Chanel.

Hablando con Taus, está claro que sus proyectos de comida y presentaciones, aunque políticas, ofrecen una ligera diversión, un amuse-bouche, de su trabajo más firmemente forjado. O, en su palabras: "Tal vez podría decirse… ¿que son más fáciles de digerir?"