beisbol

La lucha por hacer al beisbol importante en Gran Bretaña, su lugar de nacimiento

El beisbol británico intenta crecer en el lugar donde nació, pero donde quedó olvidado desde hace un par de siglos
28.2.17
Photo via Wikimedia Commons

Los investigadores han demostrado en los últimos años que el beisbol tiene su origen en la Gran Bretaña de los años 1700. Técnicamente, la isla puede reclamar con más autoridad su paternidad sobre el juego que el poblado estadounidense de Cooperstown. Sin embargo, el beisbol nunca ha podido echar raíces en el Reino Unido.

El británico promedio no podría decirte la diferencia entre un tercera base y un jardinero derecho.

Publicidad

Y ese es el reto que enfrenta Liam Carroll, el mánager de la selección nacional de beisbol de Gran Bretaña: construir un equipo formidable que represente a Gran Bretaña en torneos internacionales tomando como base un país en el que un pequeño número de personas realmente práctica el juego. Baseball-Softball UK, el brazo de desarrollo de la Federación Británica de Beisbol, estima que aproximadamente 20,000 personas juegan beisbol o softbol en una región de más de 64 millones. La tarea de Carroll es enorme.

Así que cada día, Carroll ––un nativo de Londres que jugó beisbol colegial juvenil en Estados Unidos y ha sido coach en la Universidad de Nevada en Las Vegas–– pasa la mayor parte de su tiempo intentando promover el deporte y recabando dinero para que su equipo pueda viajar a los torneos.

A veces, Carroll se abruma tanto en su trabajo que se olvida que también tiene que conseguir su propio sustento. Sólo trabaja para la federación como voluntario. Para pagar sus cuentas, Carroll da clases privadas de beisbol.

Carroll armó un pequeño equipo: un coordinador de pitcheo, un coch de banca, y varios amigos que están en distintas partes del mundo y que constantemente buscan jugadores que puedan ser elegibles para el pasaporte británico.

El legendario Trevor Hoffman, sublíder histórico de salvamentos en Grandes Ligas, fue coach de bullpen con Gran Bretaña. Foto por Paul Stodart

Los fondos son limitados. Carroll asegura que todo el presupuesto de la federación debe usarse no solo en el seleccionado nacional, sino también para intentar hacer crecer el deporte y promoverlo, para los costos administrativos, y para ayudar a mantener la única instalación de beisbol en el país que opera a tiempo completo. Los peloteros deben pagar al menos una parte de sus viáticos para asistir a los torneos.

Publicidad

"Pareciera que me toca hacer una venta difícil", dijo Carroll sobre intentar reclutar jugadores y coaches. "Todos son voluntarios. Batallo para ayudar a la gente con sus gastos, y más para pagarles por su tiempo en el nivel en que uno asumiría que debe pagársele al equipo. Pero cuando rascas un poquito más profundo, es beisbol internacional, y se vuelve una venta un poco más facil, especialmente para los coaches que están conscientes de que el beisbol fue y volvería a ser, deporte olímpico".

Gran Bretaña fue invitada al torneo de calificación para el Clásico Mundial de Beisbol 2017, donde perdió el primer juego con Israel 5 a 2, luego en el repechaje venció a Brasil 4 a 3, y pasó a la final de su grupo, donde cayó nuevamente frente a Israel 9 a 1, para quedar eliminado de la ronda final del Clásico Mundial. A ese clasificatorio, Gran Bretaña llevó a 12 jugadores que se desempeñan a distintos niveles en Ligas Menores, y que eran candidatos para recibir el pasaporte británico. Trevor Hoffman, el legendario cerrador que es sublíder en salvamentos en la historia de Grandes Ligas, fue el coach de bullpen del equipo británico.

"A pesar del relativo éxito que hemos tenido internacionalmente, seguimos en la infancia en cuestión de desarrollo y de construir un programa de arriba a abajo", dijo Carroll.

Una parte importante del reto de Carroll será cuplir la meta de la federación de incorporar más jugadores domésticos al equipo. En su mayor parte, el equipo nacional británico está compuesto por peloteros de doble nacionalidad, es decir, jugadores estadounideneses o australianos, de quienes alguno de sus padres es nacido en Reino Unido.

Publicidad

Los jugadores locales usualmente quedan relegados de las oportunidades en el seleccionado nacional.

"Estamos trabajando para tener más jugadores formados en casa", dijo el presidente de la Federación Británica de Beisbol, Earl Dix. "Es para que nuestros jugadores no tengan esa limitante. Que sepan que es posible llegar al primer equipo y jugar beisbol al más alto nivel. Queremos que piensen y crean que tienen una oportunidad real en el equipo. Es una buena filosofía desarrollar nuestros propios jugadores".

Pero la inclusión de más jugadores domésticos vendría con un costo: una caída en el desempeño a nivel internacional.

"La brecha de talento entre los principales equipos de Europa y nuestros jugadores, incluso los mejores que salen del sistema británico, es enorme", dijo el ex coach del seleccionado nacional británico, Stephan Rapaglia. "El beisbol británico es realmente muy débil cuando se le compara con el beisbol holandés o con el italiano, o incluso con el alemán, el checo o el español. No hay muchas personas jugando beisbol en Gran Bretaña, y muy pocos jugando beisbol de alto nivel".

Dx asegura que la federación británica está a 15 o 20 años de poder competir con un equipo desarrollado totalmente en su territorio. Mientras tanto, la federación sigue intentando hacer crecer el juego. BSUK, que recibe fondos del gobierno británico, viaja por las escuelas alrededor de la isla realizando clínicas y ayudando a desarrollar ligas infantiles y juveniles. Además, la MLB asegura que ha enviado coaches a la región desde 1993, y que ha apoyado a la Academia de Gran Bretaña con equipo, coaches y dinero.

Publicidad

La esperanza es que con estos esfuerzos ayuden a alentar a entrar los niños en alguna de sus dos academias nacionales, de las cuales una es para jugadores de todos los niveles y la otra es para la élite británica, que ayuda a preparar jugadores para los diversos equipos nacionales juveniles.

Foto: Paul Stodart

Los juegos de Grandes Ligas también se televisan en Gran Bretaña y se pueden ver en línea, lo que Carroll cree que ha ayudado a elevar la visibilidad del beisbol en la región.

"Hemos visto algo de crecimiento en los niveles juveniles, pero no lo suficiente, y necesitamos concentrarnos en que más atención y recursos vayan al desarrollo juvenil para que nosotros podamos lograr lo que a mí me gustaría ver en el escenario mundial con una selección nacional realmente desarrollada en Gran Bretaña", asegura Carroll. "Pero tenemos mucho camino por recorrer".

Carroll dice que suele acompañar al personal de BSUK cuando visitan las escuelas. Asegura que a menudo ve jovencitos portando gorras de beisbol, usualmente de los Yankees. En este punto, Carroll asegura que las gorras de beisbol son más un fenómeno cultural que cualquier otra cosa. Pero a él le gusta explicarles a los estudiantes que Babe Ruth y Joe DiMaggio usaron una gorra de los Yankees antes que Jay-Z.

"¿Sí saben que es una gorra de beisbol?", le pregunta a los niños.

Liam Carroll espera que algún dia, pronto, los niños respondan que sí