FYI.

This story is over 5 years old.

la lista negra

Analizamos un poco más la abolición de la peor regla no escrita del beisbol mexicano

Por décadas, los equipos mexicanos han impedido a los peloteros jugar con los equipos que deseen en el exranjero. VICE SPORTS ha dado seguimiento total a esta regla no escrita.
2.12.15
Claire Simpson

El mes pasado, los dueños de los 16 equipos de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) acordaron eliminar una regla que no existía —o, al menos, una regla de la que poco se hablaba—.

Por décadas, el "pacto de caballeros" ha existido entre los dueños de la LMB para poner en la lista negra a los peloteros mexicanos que hayan firmado con equipos en los Estados Unidos antes de que fichen con equipos de la liga mexicana.

Publicidad

Leer más: ¿Qué le pasa a los peloteros cubanos que no llegan a las mayores?

José Antonio Mansur, presidente de los Rojos del Águila de Veracruz, dijo para Béisbol Mundial en noviembre que la lista negra sería eliminada, que era tiempo de que la LMB respetara los derechos humanos. Mansur no respondió a la solicitud de VICE Sports para una explicación más a fondo, y es que las consecuencias del pacto en todos estos años han sido considerables.

Amadeo Zazueta es una de las personas que han experimentado dichas consecuencias. Cuando Zazueta era un niño viviendo en Culiacán, México, hizo pruebas para varios equipos de la liga mexicana. Ninguno lo fichó. Así que en 2003, cuando él tenía 17 años, acordó firmar con la organización de los Houston Astros.

En 2006, habiendo bateado .170 en una docena de juegos para la filial Rookie Ball de los Astros en Greenville, Tennessee, Zazueta perdió el color en las menores.

En ese tiempo, pensó que tal vez podría recuperar su nivel en México. Lo que Zazueta no sabía —lo que mucha gente no sabe— era que, como jugador nacido en México el haber firmado con una filial de la Major League Baseball (MLB) en los Estados Unidos sin primero haber fichado con un equipo mexicano, sería castigado por violar un sistema que premia a los clubes a expensas de la libertad y manejo de los jugadores.

La LMB es la única liga de béisbol no estadounidense controlada por el sistema de ligas menores de la MLB. Aunque no es considerada por tener el mismo nivel de talento, sí es clasificada como una liga Triple-A. A diferencia de los equipos de Triple-A estadounidenses, los equipos de la LMB no están afiliados con clubes de ligas mayores y, mientras que las ligas Triple-A sirven como semilleros para las mayores, los contratos de la LMB suelen echar a perder el desarrollo profesional de los jugadores en lugar de impulsarlos.

Publicidad

Los niños mexicanos son muchas veces fichados por equipos a mitad de su adolescencia. No hay agencia libre o un sindicato de jugadores. En efecto, estos contratos son de por vida. Si un niño muestra señales de ser una promesa, casi siempre es fichado por un equipo de la LMB y vendidos a los EE.UU inmediatamente, sin siquiera haber vestido el uniforme. Los Diablos Rojos del México vendieron al pitcher prospecto Julio Urías a los Dodgers por $450,000 en 2012, cuando el zurdo sinaloense, quien obtuvo una pequeña cantidad del dinero, cumplió 16 años. De acuerdo a numerosas fuentes cercanas a la liga, los equipos ganan más al vender jugadores de lo que venden en las taquillas.

Foto: Claire Simpson

Hay docenas de ejemplos de prospectos vendidos a las grandes ligas para grandes cantidades de dinero —de las cuales, sólo una pequeña porción llega a manos del jugador—. Luis Heredia fue vendido a los Pittsburgh Pirates por $2.6 millones, de los cuales se embolsó el 30 por ciento. Los Blue Jays compraron a Roberto Osuna en 2011 por $1.5 millones; se quedó con menos de la mitad.

Los jugadores nacidos en México que no son vendidos a temprana edad, muchas veces se quedan en la liga mexicana de por vida. Pooky Gómez, vendedor de MaxBats en ambos lados de la frontera y asesor de los Toros de Tijuana, dice que los equipos avariciosos restringen a los jugadores de ser vendidos a los Estados Unidos en el futuro.

"Su argumento es, 'me está costando esto'," dice Gómez. "Los fans lo conocen. Comienzan a decir, 'me constó tanto dienro para traerlo hasta este punto. Lo trajimos desde las menores. Esto es lo que me gasté.'"

Publicidad

Como resultado, las exigencias de los clubes de la LMB sobre su contraparte en la MLB son muchas veces demasiado altas, y los clubes estadounidenses deciden pagar menos para un prospecto con talento similar en otra parte.

"Si no tienes potencial para jugar en las mayores, entonces estás condenado", dice Gómez. "Soy simplemente un jugador de la liga mexicana. No soy suficientemente bueno para ser comprado. Eso apesta porque es un callejón sin salida. Pero siempre hay alguien que dice, 'este tipo es muy bueno.'"

Vinny Castilla fue comprado de la Liga Mexicana después de jugar en ella por años, al igual que Romero Peña. Jorge Campillo comenzó su carrera en las ligas mexicanas antes de ser vendido a los Seattle Mariners.

"Tenía 25 años", me dice. "No era joven como todos los prospectos."

Campillo pitcheó exitosamente para los Braves antes de regresar a la LMB como jugador y ahora ejecutivo de los Toros.

"Creo que es una cuestión del pasado", Campillo opina de los estrictos contratos. "Creo que ahora todos los equipos están abiertos para darles oportunidades a los jugadores. No sé muy bien de los demás, pero el mío si lo está. No ponemos precio a los jugadores. Los caza talentos mueven el mercado de los jugadores. Algunos te ofrecen, no sé, $50,000 por cualquier jugador. Pero si hay tres o cuatro equipos interesados en el mismo jugador, se convierte como en una subasta. Nosotros pedimos más cuando arrancamos las negociaciones para el contrato."

Publicidad

En un intento para evitar caer en contratos de por vida con la LMB, un puñado de jugadores fichan directamente con equipos de EE.UU. Por ende, la lista negra.

"En esencia, los niños se ven forzados a firmar con equipos de la liga mexicana solo para que éstos puedan venderlos después a un club de las mayores", dice el asesor de béisbol Joe Kehoskie, quien vive momentáneamente en Mérida, desde agosto. "Estos niños están siendo explotados."

"Es como una trata de esclavos de béisbol en México", dice el periodista y abogado Alejandro Aguerrebere. "No es una economía de libre mercado, sin oposición de ningún tipo. Suelen decir, 'Son peloteros, no fueron a la escuela o la universidad'. Los tratan como si tuvieran un retraso mental. Es tan vergonzoso."

Alejandro Aguerrebere escribió una columna para VICE Sports Latinoamérica en septiembre haciendo un llamado para que la liga aboliera la lista negra.

Foto: Claire Simpson

Después de bajar su rendimiento con los Astros en 2006, Zazueta terminó en las ligas independientes estadounidenses de baja remuneración. Ha tenido períodos cortos con las organizaciones de los Braves, Padres, y Blue Jays, llegando al nivel Triple-A en 2012 pero sólo conectando .183 en 115 oportunidades al bate. Ha subido fotos de todas partes de los Estados Unidos: sobre un barco de vapor en Mississippi, en un concierto de Van Halen en Nueva Jersey, y arriba de un ferri en Long Island.

"Señor nunca me quejo y no pregunto porqué", escribió en Twitter al final de 2012. "Pero por favor no dejes que mi sueño se esfume."

Publicidad

"No estoy enojado con la liga, ellos tienen sus reglas", contestó Zazueta en un email en octubre. "Es sólo que sería muy feliz jugando en ella, ya que soy mexicano y creo que me lo merezco."

¿Entonces por qué la LMB ha decidido olvidarse del pacto? En teoría, podría ser por los mismos jugadores. Este otoño, Zazueta pidió el perdón de la LMB, aunque Rogelio Noris, cuya historia es similar a la de él, hizo lo mismo el año pasado, de acuerdo con un artículo de pretemporada en Imagen de Golfo, y no le fue concedido.

Una razón más lógica es que los dueños de los equipos quisieron reaccionar ante la reciente visita del comisionado de la Major League Baseball, Rod Manfred, aunque la MLB haya negado que la visita fue específicamente para hablar del "pacto de caballeros".

"El comisionado Manfred dijo que ahora es más fácil para los jugadores acceder a las mayores y habló de los beneficios de ambas ligas", escribió el vocero de la MLB John Blundell en un email. "Nunca hubo una mención sobre una lista negra."

Blundell ya había mandado un email diciendo que la MLB no tiene poder sobre la LMB.

Cualquiera que haya sido la causa, numeroso jugadores nacidos en México por fin podrán ser elegibles para jugar en la LMB el próximo año, lo cual significa que Zazueta podrá regresar a casa en el verano.

"Estoy muy contento", respondió en un email después de la decisión. "Estaré en el draft. Espero lo mejor, y no puedo esperar a jugar en la liga."

Publicidad

Se espera que el draft se realice en Nashville en diciembre en las juntas anuales de invierno de la MLB. Es probable que incluya a Zazueta, Noris, y otros jugadores que estuvieron en la lista negra como Marco Camarena y Edgar Osuna.

Por lo mientras, Zazueta ha estado jugando en las otras grandes ligas mexicanas, la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), una liga popular de invierno que no está asociada con la MLB o la LMB. A pesar de esto, la LMP sostiene una mejor relación con los grandes clubes, los cuales a veces mandan a sus prospectos durante la baja de temporada antes de la creación de la Arizona Fall League. A veces se llega a encontrar nombres de peloteros de las menores en los planteles de la LMP.

A pesar de sus estrictos contratos, actualmente los peloteros de la LMB son libres de jugar en la LMP durante la baja de temporada, per Aguerrebere teme que dicha libertad están en declive. A principios de este mes, la LMB anunció la creación de una liga de invierno, lo cual podría preparar el camino para la primera gran controversia pos-lista-negra del béisbol mexicano.

Foto: Claire Simpson

"No están diciendo abiertamente que están los unos contra los otros", dice Aguerrebere, "pero es claro que no es algo bueno porque primero habían dicho que la liga de invierno sería para el desarrollo de los novatos, y ahora dicen que tal vez aguanten a algunos de sus jugadores."

En 1946, Danny Gardella, un jugador estadounidense promedio no logró entrar al equipo de los New York Giants, de acuerdo al New York Times, ya que las listas comenzaron a llenarse con los veteranos que regresaban de los Segunda Guerra Mundial.

Publicidad

Al mismo tiempo, Jorge Pasquel, dueño de los Azules de Veracruz con un interés menor por varios equipos mexicanos, fue nombrado presidente de la Liga Mexicana. Años antes, habiendo atraído exitosamente jugadores negros con grandes contratos, puso su mira en la Major League Baseball, donde cazó talento estadounidense constantemente.

Gardella visitó el sur de México, jugando para Veracruz. Más adelante en ese año, el comisionado Happy Chandler anunció una prohibición de cinco años para cualquier jugador que firmara contratos mexicanos.

En 1947, Gardella demandó a la MLB y, después de una extensa batalla legal, Chandler ofreció amnistía a los jugadores.

Dicha batalla legal ahora es conocida como la primera de una serie de batallas que ocasionaron en 1976 la agencia libre en las Grandes Ligas.

Aguerrebere espera que la LMB, la cual está celebrando su año 90 como organización, se ponga al corriente.

"Presumen de tener 90 años y todo eso", dice, "pero no están evolucionando o haciendo las cosas mejor."