Publicidad
FIGHTLAND

Rousey versus Nunes: el combate más esperado del año

Analizamos las técnicas de Ronda Rousey y Amanda Nunes antes del UFC 207.

por Jack Slack
29 Diciembre 2016, 8:56am

Photo by Brandon Magnus/Zuffa LLC

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Tal vez no sepas que la oponente de Ronda Rousey en el UFC 207 es Amanda Nunes, no es tu culpa no saberlo. La narrativa que se construyó antes de la pelea ha sido en gran parte sobre Ronda Rousey y sus demonios. Toda la publicidad de esta pelea ha puesto a la campeona gallo de UFC a las sombra de la adorada peleadora Rousey. Tres mujeres han sostenido el cinturón de peso gallo desde que Rousey se alejó del deporte y hasta los más fans necesitarían unos segundos para recordar el nombre de la actual campeona.

El regreso de Rousey ya cumplió su propósito: tiene a la gente hablando y a los fans enfáticamente esperando el resultado de la pelea. Desde que se firmó el combate, ha aumentado el odio de los detractores de Rousey al negarse a hablar con los medios de MMA, incluso saltándose la conferencia de prensa previa a la pelea. Una situación parecida hizo que Conor McGregor fuese expulsado de UFC 200, y no ayuda a eliminar la imagen que se tiene sobre la fragilidad mental de la excampeona.

Más MMA: El retorno de Ronda Rousey, la estrella que pasa de la UFC

La motivación de Ronda Rousey ha acaparado los titulares. ¿Está de regreso porque quiere corregir el resultado de su pelea contra Holly Holm? La imagen más popular del 2015 fue Rousey recibiendo una patada de Holly Holm, con las piernas estiradas y los brazos retraídos en el intento por lanzar un golpe. ¿Está de regreso porque quiere una victoria más antes de retirarse? ¿O está de regreso porque no tiene manera de volver a generar tantas ganancias y sus películas fueron puestas en espera debido a las preocupaciones que existen sobre su habilidad como actriz, o la falta de la misma?

Todos esperan el retorno de Ronda Rousey. Imagen vía Reuters

Un ciclo de estilo

Una idea que ha sido repetida en varias ocasiones desde que Rousey se alejó es que el nivel de la división ha avanzado, y que de alguna manera Rousey estaba derrotando a luchadoras de menor nivel. Un año después, parece que todo eso ha cambiado.

Rousey se enfrentó a alguien que le hizo una pelea perfecta. Holly Holm le negó el clinch a la entonces campeona, giró para moverse en ángulos, sólo se comprometió a lanzar golpes tras conseguir que Ronda se agotara después de fallar sus ataques. Holm logró sobreponerse. Con esa presentación casi perfecta, Holm terminó recibiendo golpes que no debió recibir. Holm perdió ante Miesha Tate y Valentina Schevchenko, demostrando supuestamente que la división continúa avanzando.

Ver lo que ha pasado recientemente en la división nos ayuda a entender los estilos de las luchadoras. Rousey tuvo éxito al presionar a sus oponentes, adelantándose hacia sus golpes y atrapándolas en el clinch, mientras conectaba derechas. La amenaza del clinch aterraba a sus contrincantes, y como respuesta, lanzaban la derecha lo más fuerte que podían, y acomodaban el cuerpo de manera que le presentaban el clinch más fácilmente a la judoca.

Holly Holm no pareció tan impresionante en sus peleas previas a Rousey, y se encontró con una oponente que se adelantaba sin cubrir su rostro, no podía lidiar con que sus oponentes se movieran en ángulo, y que nunca, nunca ha cambiado su nivel en busca de un derribo, sino que se adelantaba directamente a buscar el clinch.

La inhabilidad de Rousey para lidiar con que su oponente se moviera en ángulos no requería que su oponente fuese una boxeadora experta com Holm, pero Correia, de manera poco memorable, había demostrado el mismo principio unos meses antes.

Incluso Miesha Tate:

Sin embargo, Holm y su presentación casi perfecta le puso un alto a Rousey en dos rounds.

Tras ganar el título, Holm se enfrentó a Miesha Tate. Muchos alabaron la habilidad de Tate en esa pelea pero su truco fue no hacer mucho y hacer que Holm se adelantara con golpes y expusiera su cadera. Tate se inclinó para buscar un derribo por debajo de los golpes de Holm y logró someterla en el quinto asalto. Después, Holm se enfrentaría a Valentina Schevchenko, una luchadora que usa contragolpes y que de nuevo hizo que Holm se adelantara, recibiendo golpes y contras en el intento.

Cuando Miesha Tate intentó defender su cinturón ante Amanda Nunes terminó por recibir combinaciones uno-dos y se vio presionada por la agresividad de la brasileña, que impedía sus intentos de derribo.

Y en ese sentido hemos dado un giro de 360 grados. Amanda Nunes es agresiva y se adelanta presionando. Tiene poder en los puños pero su golpeo luce dificultoso y telegrafiado si lo comparamos con el de Valentina Schevchenko. De hecho Nunes comparte varios hábitos con la excampeona: tiende a depender de su derecha, la misma que lanza lo más fuerte que puede y que la hace perder el equilibrio, dejándola descubierta para recibir contras y fuera de posición si su oponente se mueve.

Posibles Estrategias

Para Ronda Rousey, el plan debería ser siempre el mismo: adelantarse, lanzar golpes y atrapar a Nunes en el clinch después de recibir una derecha. Entonces puede derribar a su oponente y ponerla en desventaja, evitando su guardia. Si puede conectar un par de rodillas desde el clinch o un par de golpes contra la jaula, mejor.

Y esto es lo interesante. Parece que Amanda Nunes es la oponente perfecta como para llevar a cabo esta estrategia. Se adelanta rápido y lanza la derecha casi de inmediato, o una patada de derecha, técnicas para las que se necesita acomodar el cuerpo de una manera específica y que puede dar pie a que la atrapen en el clinch.

Nunes sigue agresiva cuando su oponente la atrapa en el clinch, casi siempre llevando la pelea al suelo. A veces termina en la posición superior, donde comienza a atacar con codos.

Otras veces sus intenciones tienden a ser predecibles. Esto podría ocasionarle problemas contra Rousey, que derriba a sus oponentes en cuanto intentan llevarla al suelo.

Amanda Nunes es la parte interesante de la pelea. Por lo que hemos visto, Ronda no cambia. Pero no hemos visto a Amanda usando movimiento lateral y la distancia que se necesita para derrotar a Rousey. Su respuesta ante luchadoras ha sido forcejear para llevar la pelea al suelo y terminar encima, en lugar de evitar los derribos. La verdad podría ser que Rousey tal vez se adelante, reciba una derecha, caiga al suelo o se rinda. Pero cada oponente de Rousey, con excepción de Holm, ha tenido que depender de la derecha, y conectaran o no, terminaban atrapadas en un clinch.

Contra Ronda Rousey debes circular. Un paso hacia atrás, y el siguiente debe ser hacia un lado, no debes arriesgarte a terminar contra la jaula. Debes cubrir los ganchos y moverte en ángulo para lidiar con sus ataques lineales. Lanzar jabs sin comprometer tu posición contra alguien que prefiere las derechas para atraparte en el clinch. Cuando Rousey intente atrapar, necesitas asegurarte de que sea después de un codo, rodilla o un golpe potente, algo que la conectará con fuerza.

Ronda Rousey tiene enfrente a alguien que tiene rasgos parecidos. Agresividad, golpes potentes, clinch. Incluso los hábitos negativos, como terminar sus ataques con la derecha, batallar cuando su oponente se mueve en ángulos, una tendencia para decaer a medida que avanza la pelea. Mientras que la fuerza de Nunes la vuelve una peleadora peligrosa, la frecuencia con la que termina atrapada en el clinch la vuelve la oponente perfecta de Rousey.

Tagged:
Sports
Ronda Rousey
VICE Sports
Amanda Nunes
ufc 207