Identidad

Cómo practicar sexo oral a una mujer trans no operada

Mujeres transexuales que no se han sometido a cirugía y expertas en sexo trans hablan sobre el placer oral.
Sergio Ávila
traducido por Sergio Ávila
12.7.18
Foto por T-Rex y Flower vía Stocksy

Cada cuerpo es diferente, lo que significa que el placer es algo muy complejo, incluso en prácticas tan comunes como el sexo oral.

Para este artículo he entrevistado a varias mujeres transexuales no operadas —bien porque no quieren hacerlo o bien porque aún no han podido pero tienen la intención— sobre cómo les gusta que les hagan sexo oral. También hablé con varias expertas en sexo con personas transexuales, que aportaron más información y contexto.

Dejé que fueran ellas quienes llevaran las riendas de la conversación porque, como dice la escritora trans Kennedy Nadler: “No es habitual que en una conversación pública sobre qué hacen las mujeres trans en la cama se utilice el léxico que nosotras decidamos”.

No obstante, no quisiera que lo que aquí escribo se tome como palabra sagrada, sino como un texto inspirador a modo de recomendación. Recuerda, también, que la sensibilización, la receptividad y la comunicación con la pareja son mucho más importantes que cualquier guía sexual que puedas leer en internet.

La importancia de un nombre

Las mujeres transexuales se refieren a sus genitales usando gran variedad de términos. Recuerdo que hubo una que me hizo especial gracia porque llamaba a sus genitales “Brenda”. (Por motivos ilustrativos, en este artículo a veces uso términos anatómicos como “glande” y “pene”, pero en el resto de ocasiones he dejado que sean ellas las que describieran sus cuerpos de la forma que quisieran).

La misma variedad de expresiones existe para referirse al sexo oral: “cunnilingus”, “comida”, “mamada”, “follada de boca”… Todo depende de quién lo reciba y cómo percibe esa persona el acto y sus propios genitales.

Publicidad

“Lo de ‘hacer una comida’ me gusta”, explica Matty Lynn Barnes, mujer transexual y fotógrafa de Oakland, “aunque por lo general no soy yo la que las hace. En cualquier caso, no me gustan los términos que se han usado históricamente para definir el sexo oral practicado a los hombres cis”.

Si no estáis seguras de cómo llamarlo —o no estáis seguras de si a vuestra pareja le gusta recibirlo—, preguntad

Mara, mujer transexual de Chicago (cuyo apellido hemos omitido para preservar su intimidad), me cuenta que los términos que usa para describir el acto dependen de la situación. “Soy bastante flexible; a veces me gusta la caña y digo cosas como ‘Quiero que me chupes la polla ahora’, y otras veces estoy más cariñosa y digo, ‘Quiero bajar ahí y comértelo hasta que no pueda respirar’”.

A las personas que dais sexo oral: si no estáis seguras de cómo llamarlo —o no estáis seguras de si a vuestra pareja le gusta recibirlo—, preguntad. Hacer falsas suposiciones puede cortar mucho el rollo.

Técnicas con la lengua

El sexo oral para las mujeres trans es similar a otros tipos de cunnilingus y consiste en lamer o sacudir suavemente los genitales con la lengua o bien aplicar presión con la cara y la nariz sobre estos para estimular la zona.

No olvidemos que el clítoris y el glande (la cabeza del pene) son similares estructuralmente y están hechos de las mismas células embrionarias. Ambos tienen gran cantidad de terminaciones nerviosas y seguramente para quien recibe sea agradable que te centres en esas zonas sensibles, el glande y el frenillo.

Publicidad

“Para mí fue muy liberador saber que el glande y el clítoris tienen el mismo origen y no son tan diferentes uno del otro”, señala Matty Lynn. “En el caso de las mujeres que deciden someterse a una vaginoplastia, esta es la parte de los genitales que se reubica / remodela para convertirla en el glande clitoriano. Esta información me ayudó a aprender a aceptar esa parte de mis genitales, o al menos a no despreciarla tanto. Cuando alguien me hace una comida, siempre le indico que se centre en esa zona. Seguramente los puntos concretos y los movimientos que dan placer varían de una persona a otra (como ocurre en personas con clítoris), pero en mi caso, disfruto mucho cuando alguien se recrea un buen rato en esa zona”.


MIRA:


En su libro Girl Sex 101, Allison Moon señalaba: “Para algunas chicas, la estimulación excesiva del glande puede resultar molesta, sobre todo si se ha producido una erección”. En ese caso, Moon recomienda hacer “pequeñas lamidas un centímetro por debajo del frenillo, en la parte ventral del clítoris”.

También hay que prestar atención a los nervios. “En función del tipo de sexo oral practicado, los nervios que se estimulan son diferentes”, explica Mira Bellwether, autora de Fucking Trans Women, en el que habla de las zonas donde las terminaciones nerviosas son más sensibles y aportan más placer. “No estoy segura de que en el fanzine expresara adecuadamente mi amor por el nervio vago, un nervio muy largo y sinuoso que se puede estimular con la masturbación, recibiendo sexo oral en el clítoris o estimulando el ano”, añade Bellwether.

Publicidad

Hay que recordar que, bajo los efectos de un tratamiento de hormonas, las zonas erógenas de las mujeres trans pueden variar con el tiempo. Es el caso de Mara: “Me sigue encantando que me chupen el clítoris/ pene, ¡me pone mucho!”, explica. “Pero ya no se me pone tan duro como antes, con lo que a veces siento mucha presión por estar a la altura si no tengo mucho control sobre la situación”. Una vez más, en ese caso la clave es la comunicación.

Juguetes y puntos de entrada alternativos

En el sexo oral se incluyen juguetes, los testículos / el escroto, la estimulación del perineo (esa zona entre los genitales y el ano que está plagada de terminaciones nerviosas) y el propio ano (el famoso “beso negro”).

“Estamos en 2018 y todo el mundo come culo. Y lo hacen por una razón: es superplacentero”, afirma Bellwether.

Mara asegura que su interés por el beso negro ha aumentado desde que empezó a tomar hormonas. “El pene no me funciona como antes y casi nunca tengo orgasmos en los que solo intervenga este”, me explica. “En mi caso, que me coman el culo me ha ayudado muchísimo… Esto va en la línea de la estimulación de la próstata, a la que he empezado a referirme como mi punto g”.

“Dependiendo de lo que le guste que le hagan en los testículos, puedes dejarlos junto al clítoris o hacerle cosquillas o acariciarle esa zona"

Mara también recomienda una técnica de beso negro para la que no está segura que exista un nombre y que ella llama “el soplido”. Consiste en insuflar aire en el ano de la persona a la que se lo estás lamiendo y luego usar las dos manos y / o la boca para acabar”.

Si a tu pareja le gusta juguetear con el escroto, en su libro Girls Sex 101 Moon recomienda una técnica que ella llama “la ardilla voladora” y consiste en sujetar suavemente la piel del escroto, asegurándose de no pellizcar los testículos, y estirarla por encima del glande. “La piel se estira y se pone brillante. Entonces pones la boca justo en medio, presionando contra su clítoris a través del escroto, y puedes lamer, agitar la lengua y comerle hasta hacerla flipar”. Y añade: “Dependiendo de lo que le guste que le hagan en los testículos, puedes dejarlos junto al clítoris o hacerle cosquillas o acariciarle esa zona. Si le gusta que le estimulen la próstata, le encantará que le metas un dedo en el ano mientras le estás haciendo una comida”.

Consejos

El consejo de Matty Lynn para las mujeres transexuales que estén interesadas en probar el sexo oral y sus parejas es que experimenten. “Investiga, aprende a conocer tu cuerpo y averigua qué cosas te resultan agradables. Hay muchas formas de hacernos sentir genial incluso cuando nuestra situación genital no es la ideal. Cuando hayas descubierto qué te gusta, házselo saber a tu pareja de forma concreta”.

Bellwether también recomienda apuntarlo todo en una libreta. “Anota todo lo que te funciona. No solo lo que te gusta o no te gusta (que también), sino lo que mejor funciona para tu cuerpo”.

Y, por último, no tengas miedo. “Yo estaba preocupadísima por cómo sería el sexo cuando hiciera la transición”, señala Mara. Me pasaba mucho tiempo preocupándome por esto y por si perdería la sensibilidad, no podría mantener una erección o si sería capaz de satisfacer a otras personas”. Mara quiso incidir en que al final “todo saldrá bien y tu cuerpo seguirá siendo increíble sexualmente; solo hace falta que cuides de ti misma. Deshazte de las expectativas y los miedos que puedas tener”.

“Ahora lo que hago, básicamente, es redescubrir mi cuerpo constantemente”, añade. Algo, por otra parte, que todas deberíamos hacer, la verdad.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.