Esta mujer creyó tener una infección en los ojos, pero eran abejas vivas bebiendo sus lágrimas

Una mujer taiwanesa no se dio cuenta de que la razón por la que le picaba el ojo era porque cuatro "abejas sudoríparas" vivían bajo su párpado.
DS
traducido por Daniela Silva
11.4.19
Abeja y ojo de mujer
Imagen vía Wikimedia, CC licencia 3.0 (Izquierda) y Wikimedia, CC licencia 3.0 (Derecha)

Artículo publicado originalmente por VICE Asia.

Bueno, vamos al grano: una mujer en Taiwán resultó tener abejas en los ojos. Pensó que era una infección ocular, pero no. Eran abejas. "Abejas sudoríparas", para ser más exactos, un tipo de abejas atraídas por el sudor salado de los humanos. Y estaban viviendo bajo los párpados de esta mujer, literalmente bebiendo sus lágrimas.

Esta historia infernal proviene de la emisora de noticias taiwanesa CTS, quien explicó que la mujer de 29 años, identificada por su apellido, hace poco fue a visitar la tumba de un pariente, y empezó a limpiar la hierba mala, cuando de repente sintió que una mosca se le metía al ojo. Se lavó el ojo con agua, mantuvo la calma y continuó. Pero después de notar un dolor persistente, junto con el hecho de que no podía dejar de llorar, decidió ir al Hospital Universitario Fooyin de Taiwán.

A la mujer se le diagnosticó inicialmente celulitis, una infección bacteriana de la piel y queratitis o inflamación de la córnea. Sin embargo, el Dr. Hung Chi-ting, jefe de oftalmología del hospital, descubrió que su ojo estaba lleno de abejas.

"Vi algo que parecía patas de insecto", le dijo a los reporteros, "así que los saqué bajo el microscopio lentamente, uno a la vez sin dañar sus cuerpos". Más tarde, Hung identificó a los cuatro especímenes como abejas sudoríparas, que según él no suelen atacar a la gente. Al parecer, estas pequeñas criaturas típicamente inocuas no pueden obtener suficiente transpiración de las personas, según el Business Insider Singapore, y con frecuencia anidan alrededor de árboles caídos.

Fue una suerte que no frotara el área de irritación, agregó Hung, ya que esto podría haber aplastado a las abejas en sus ojos y haber causado problemas más serios. También aprovechó la oportunidad para recordar a todos los que practican el Qingming (Día de limpieza de tumbas) que usen lentes mientras limpian las tumbas si quieren evitar el mismo problema.

Young, fue dada de alta y se espera que se recupere por completo.

Sigue a Gavin en Twitter o Instagram.