FYI.

This story is over 5 years old.

argentina

Muertos anónimos: la democracia argentina ha sepultado a más de 5.000 difuntos sin identidad

Las NN o personas sin identidad fueron enterradas entre 1979 y 2015. De momento, una investigación de la ONG ACCT y la fiscalía especializada en trata, que denuncia la desidia y las malas praxis administrativas, ha logrado identificar a 77.
27.4.16
Un miembro del equipo de investigación de la ONG ACCT revisa los datos de un muerto anónimo. (Imagen vía ACCT)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La mayoría de ellos no murieron durante la sangrienta dictadura instaurada por el golpe de estado de Jorge Rafael Videla, pero igual que muchas de las víctimas de ese infausto período de la historia argentina fueron enterradas sin identidad. Son los muertos sin nombre que, sepultados bajo las siglas latinas de igual significado, NN (Nomen nescio), yacen en los cementerios del país suramericano sin ninguna referencia que pueda recordar su vida.

Un informe elaborado por la ONG Acciones Coordinadas contra la Trata de Personas (ACCT) y la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) del Ministerio Público Fiscal cifra en 5.329 el número de almas que perecieron entre 1979 y 2015 y que fueron enterradas bajo las iniciales del anonimato.

Publicidad

Hasta el momento, este recuento, realizado con el objetivo de cruzar los datos con diversos registros oficiales, así como con los relativos a los 6040 desaparecidos registrados entre 1990 y 2013 en el país, ha permitido identificar a 77 cadáveres. Además, el estudio, que también pretendía averiguar si existía una relación directa entre el fenómeno de los sin nombre y las víctimas mortales de la explotación sexual, ha revelado los fallos de un sistema obsoleto.

El documento establece que la ausencia de una metodología adecuada y la mala praxis de los funcionarios de la morgue, la policía y los jueces explica que, hoy, las identidades extraviadas se cuenten por miles.

Se desconocen los motivos de la muerte del 80 por ciento de los 5.329 casos de NN, calculados en base a la explotación de los datos del Registro Nacional de Personas (RENAPER). Además, más de la mitad de los dossiers de los difuntos no cuenta con huellas dactilares del muerto y la categoría NN también se utiliza, sin hacer distinción alguna con el resto de casos, para referirse a los fetos que fallecen durante la gestación o que nacen muertos. Algo que complica aún más el manejo de los sesgados datos en beneficio de nuevas identificaciones.

Víctima de la trata en Argentina: 'prefería morir antes que seguir en el prostíbulo'. Leer más aquí.

Con todo, entre las causas de deceso que sí se reportan, las más frecuentes son el homicidio (612 casos), el accidente ferroviario (236) o el paro cardíaco (50). También existen categorías tales como la carbonización o la herida por proyectil de arma de fuego.

El documento cifra en un 67,8 por ciento el porcentaje total de hombres sin identidad, mientras que las mujeres solo representan el 17,4 y resulta imposible establecer el sexo en el resto de los casos. La franja de edad que concentra más casos es la que comprende de los 45 a los 61 años y existen importantes picos de NN fallecidos durante los años 1989 y 1990 y 2006 y 2007.

Publicidad

Tras el paradero de las víctimas mortales de las redes de explotación sexual

Las conclusiones del estudio, con vocación de esclarecer la relación entre los cadáveres sin nombre y las denuncias de mujeres captadas y desaparecidas a manos de las redes criminales dedicadas a la explotación sexual, refuerza una vieja sospecha.

El bajo porcentaje de mujeres dentro del listado de los NN casaría con el fenómeno asociado a los explotadores que están detrás de la muerte de chicas obligadas a prostituirse en cuanto a la "apropiación del cuerpo de sus víctimas, que tiende a perpetuarse aún luego de producida su muerte, aniquilándolo y/o escondiéndolo", tal y como sostiene el estudio.

"Lo más importante tiene que ver con lo que no se registra…Los resultados permiten pensar que las víctimas mortales de la trata con fines de explotación sexual se ocultan y se entierran en lugares clandestinos", asegura a VICE News Celeste Periosino, de la ACCT. Así habría sucedido en el caso de una chica hallada muerta junto a un matorral cercano a un río de la provincia de Jujuy en abril de 2014 o en el de otra joven presuntamente descuartizada por un cliente en la provincia de Santa Cruz en 2008.

En Argentina, existen unas 3.000 mujeres desaparecidas y más de 4.400 fueron liberadas desde 2008 hasta junio de 2015 de una situación de esclavitud sexual. Se desconocen las cifras relativas a las víctimas mortales de las redes criminales dedicadas a la trata con fines de explotación sexual.

Publicidad

Malas prácticas y despropósitos en el abordaje de los NN

Bajo el epígrafe "Búsquedas en democracia. Hallazgos de NN, cruces de información e identificaciones", el informe denuncia la dejadez y la falta de supervisión en el manejo administrativo de los NN. En este sentido, el documento se refiere a cinco muertos sin identificar que estaban asociados a huellas dactilares de personas vivas. En tres de estos cinco casos, las huellas se correspondían con la de policías en activo.

Para Perosino este ejemplo resulta muy ilustrativo. Esta forense, que forma parte del equipo que ha liderado la investigación, asegura que a la mala praxis policial debe sumarse "la desidia judicial que se concreta en el cierre de causas sin una verdadera voluntad de identificar a la persona fallecida".

El estudio denuncia que los protocolos de actuación frente al hallazgo de un cadáver NN, aun cuando existen, no siempre son cumplidos correctamente por las autoridades encargadas del registro. El ejemplo más claro de estos incumplimientos son las numerosas ausencias de información básica acerca del la edad, el sexo, la posible causa de muerte del cadáver, y, en una porción importante de los casos, la citada ausencia de huellas dactilares de los cuerpos.

"Hay que elaborar y estandarizar protocolos adecuados, hace falta un registro estatal de NN y de personas buscadas que incluya su DNA", concluye con contundencia Perosino.

Mientras este informe de ACCT y PROTEX insiste en estas y otras muchas recomendaciones en beneficio de la identificación de los sin nombre, se espera que el procesado de los miles de datos recabados sobre los muertos anónimos sigan engordando la cifra de identificados que hoy es de un total de 77 personas.

Sigue a Maria Altimira en Twitter: @MariaAltimira

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs