FYI.

This story is over 5 years old.

ESPAÑA

Conoce a Venus, la perra socorrista que salva vidas en una playa española

En las playas de España es cada vez más frecuente la presencia de perros integrados en los equipos de rescate. Como Venus, una perra terranova que trabaja en Peñíscola. Esta raza puede remolcar hasta 1.500 kilos de peso y recorrer a nado cinco...
14.8.15
Venus durante un simulacro de rescate en Peñíscola, en el noreste de España. (Imagen por Manuel Batalla)

La ciudad de Peñíscola, en el noroeste de España, ya cuenta con un grupo de perros que vela por la seguridad de los bañistas en las playas. Dos canes de raza Terranova se han incorporado recientemente al servicio de salvamento que depende del ayuntamiento y de Saepla, la firma concesionaria de la vigilancia y rescate en las playas de este municipio turístico que cuenta con 20 efectivos.

Peñíscola cuenta con una playa de más de seis kilómetros y multiplica en verano su población al pasar de sus 8.000 vecinos a más de 150.000, por lo que los refuerzos son siempre bien recibidos.

Publicidad

Venus y Attis son los primeros perros operativos en salvamento acuático canino de la Comunidad Valenciana y forman parte del grupo de rescate acuático canino Mare Nostrum.

Los animales, de raza Terranova originaria de Canadá, van siempre acompañados de sus responsables: Sergio y Alfonso. El servicio no supone ningún coste adicional al municipio. En Peñíscola los integrantes de Mare Nostrum, activos desde el año 2002 trabajan de forma voluntaria y gratuita, reforzando la vigilancia de las playas e informando a los bañistas de la validez de estos animales en el rescate. Este grupo ha participado junto a otros grupos y clubes en entrenamientos y demostraciones por toda la costa mediterránea.

La relación del socorrista Sergio Platillero con Venus arrancó cuando adoptó a la perra cuando ésta era todavía un cachorro. "El animal vivía en Madrid y, por circunstancias, sus dueños no podían hacerse cargo de ella. Tras hablarles de mis planes, llegamos a la adopción y la trajimos a Peñíscola. Venus no había visto jamás el mar ni había trabajado antes con el agua", explica Sergio, el adiestrador de Venus, a VICE News.

Sergio Platillero y Venus, vigilando la playa norte de la ciudad española de Peníscola. (Imagen vía Facebook Ayuntamiento de Peñíscola) 

Los perros destinados al salvamento acuático, principalmente Terranova, labradores y golden son formados para operar en el agua marina, aunque también pueden trabajar en ríos.

"Con Venus empezamos a trabajar el baño, traer un juguete y a darle conocimientos para poder desarrollar este trabajo, algo que repetimos dos o tres días a la semana para tenerla activa y que se vaya reciclando", agrega Sergio, que comparte Venus con el resto de su familia, su mujer e hija.

Publicidad

"En casa Venus es una maravilla y estos días es la dueña de la piscina", sonríe Sergio, que agrega que la perra "es tranquila, dócil y una gran amiga de su hija". El animal en la playa da mucha confianza. "Se presta mucho y es especialmente atenta con los niños. No se si por instinto o porque se ha criado con mi hija desde los tres meses y tal vez es especialmente vigilante", relata su propietario.

Su objetivo vital es seguir, obedecer al guía y ayudar en el mar. "Tiene que sacar como sea del agua lo que le ordene, de la mejor manera posible. Como socorrista desconocía estas razas y me he quedado fascinado de cómo desempeñan el trabajo".

Sergio se refiere a Venus como compañera de trabajo y destaca la compenetración entre ambos a la hora de actuar.

En España, ya son varios los municipios que han comenzado a incorporar perros en sus equipos de rescate. Playas como las de San Pedro de Pinatar en Murcia o en la isla de Mallorca, ya cuentan con canes en sus unidades de salvamento.

Los Terranova, nacidos para salvar vidas

Especialmente los Terranova, tienen un instinto innato para salvar vidas y eran criados por los pescadores del Dominio de Terranova en Canadá como animales de trabajo que incluso llegaban a tirar de las redes de pesca y carruajes.

En todo el estado español habrán una veintena de estos animales operativos. Sus piernas tienen bajo el agua una gran capacidad de resistencia y pueden arrastrar hasta a dos personas sobre una tabla o bien llevarles un salvavidas en pocos segundos.

Publicidad

Su estructura muscular, pelaje de doble capa y patas palmeadas los convierte en un seguro en el mar. Pueden pesar entre 45 y 70 kilos por lo que no siempre son los mejores animales domésticos. La leyenda cuenta que un perro de esta raza salvó de una tempestad a un barco en problemas y, desde entonces, se les considera los animales salvavidas del mundo marino. Por este motivo, también son frecuentes en las playas de muchos países como ArgentinaItalia.

Los animales llegan a ser unos auxiliares perfectos para sus guías a la hora de salvar a varias personas ya que, en ocasiones, sacar del agua a varias personas al mismo tiempo es una misión casi imposible. En su chaleco o arnés llevan sujeciones para las víctimas, un mordedor para remolcar e incluso una asa para ser rescatados por helicópteros.

Venus durante un simulacro de rescate en el que arrastra a dos personas hacia la costa para ponerlas a salvo. (Imagen por Manuel Batalla)

Gracias a sus membranas interdigitales tienen una gran fuerza en sus patas y pueden remolcar hasta 1.500 kilos de peso y recorrer a nado cinco kilómetros.

Como trabajador de Saepla, la concesionaria de la vigilancia de las playas de Peñíscola, Sergio pidió a su gerente Toni Albiol y al Ayuntamiento la posibilidad de incorporar a los perros "y les pareció muy bien", recuerda.

Ahora su presencia en la playa es toda una atracción, realizan semanalmente simulacros, la gente les ve en acción y se toma fotografías con los animales. "Algunas familias con niños vienen a diario a preguntar por los perros" que, de momento y por fortuna, no han tenido que intervenir en un rescate real.

Publicidad

El hecho que el decreto municipal de Playas de Peñíscola permita la presencia de perros lazarillos y de salvamento en las playas facilitó su introducción en una zona inicialmente excluida a los canes.

Providenciales en el mar

En una de las demostraciones realizadas este verano por Venus y Attis, los animales intervinieron en el auxilio a los ocupantes de una pequeña embarcación con problemas. Tras un momento de pánico ficticio, dos de los integrantes caen al agua y el tercero se queda en la embarcación.

Gracias a la presencia en la playa de los dos perros las dos victimas pudieron ser socorridas, rescate que un único socorrista no podría haber realizado. "El perro da la fuerza y apoyo necesario para desempeñar estos rescates de dos o tres víctimas y arrastrar la embarcación hasta la orilla", agrega Sergio.

Eugenio Díaz, el coordinador de Playas Saepla ha visto con buenos ojos la presencia de estos nuevos compañeros de cuatro patas. "Lo veo bien, cumplen con su función dentro de la legalidad y en ningún caso son sustitutos de los socorristas convencionales, sino una herramienta más a tener en cuenta, igual que las motos de agua, las embarcaciones, la lata o torpedo de rescate", señala Díaz a VICE News.

"El perro ayuda mucho en la función de remolque y tu puedes entrar nadando rápido y el animal ayuda a remolcar. Permiten sacar alguna victima más y los afectados pueden incluso agarrarse al animal", concluye.

Sigue a Jordi Maura en Twitter: @jmaurap