FYI.

This story is over 5 years old.

COLOMBIA

El futuro de Colombia, asesinado: alarma por la elevada tasa de homicidios de menores

Entre enero y julio de 2015, se cometieron 484 homicidios de menores de edad, principalmente en barrios periféricos de urbes como Cali y Medellín. Peleas entre pandillas, riñas, atracos y violencia en el seno familiar; están entre las principales...
30.12.15
Niños en los Guaduales en la provincia colombiana de Putumayo. (Imagen por Carlos Durán/EPA)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Los muertos en Colombia los pone la pobreza. Y la inequidad. Y a juzgar por las cifras del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLCF) también los niños y los adolescentes.

Entre enero y julio de 2015, se han cometido 484 homicidios de menores de edad. La legislación colombiana recoge homicidio como el acto de matar a otra persona voluntaria o involuntariamente.

Publicidad

Lejos de haberse producido en el interior de la selvas y bosques tropicales donde las guerrillas se mueven como pez en el agua o en destacamentos militares, los crímenes se han dado en las calles de los barrios periféricos de municipios y ciudades como Cali y Medellín.

Del total, 277 asesinatos se produjeron en la vía pública.

La mayoría de muertos, 399, fueron varones entre los 15 y los 17 años. Con estos datos en la mano, el director del INMLCF, Carlos Valdés, concluye que se deben a peleas entre pandillas, riñas y atracos.

"A la delincuencia común. Pero sobre todo al microtráfico de drogas, en el que estas pandillas emplean a menores de edad para repartir las entregas", asegura a VICE News desde Bogotá.

Las heridas con las que llegan los cuerpos al INMLCF son por lo general de "arma de fuego", cuchillos y machetes.

Los números de de 2014 revelan que fueron 940 los menores asesinados, casi tres al día. De ellos, 806 fueron varones, 130 niñas y adolescentes y los restos de cuatro personas que no hubo modo de identificar.

Colombia se encamina hacia la paz, pero los sindicalistas siguen muriendo. Leer más aquí. 

Captados por las bandas criminales

"Siempre ha habido este tipo de violencia en Colombia", reconoce Valdés. "Aunque en los últimos años, la delincuencia común ha exacerbado mucho este fenómeno", añade.

El coordinador de Protección en Colombia de la ONG Save The Children, Daniel Martínez, señala a VICE News que este despunte de las estadística lo explica, por un lado, que "hay más recursos para recoger estos homicidios".

Publicidad

Y por otro, al reclutamiento que "están realizando las bandas emergentes criminales (BACRIM) que se formaron tras la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia".

Organizaciones que se nutren mayormente de la extorsión a pequeños comerciantes y del tráfico de estupefacientes a nivel local.

El informe El riesgo no cesa señala que estas bandas "seducen y reclutan a los menores ofreciendo la promesa de dinero, opulencia, ascenso social, entre otros antivalores derivados del culto al dinero fácil".

Es decir, les ponen en bandeja un "proyecto de vida" allí donde no llega la mano del Estado para abrir la puerta de la Universidad, activar un negocio o señalar el camino hacia un empleo digno.

'Las bandas seducen y reclutan a los menores ofreciendo la promesa de dinero, opulencia, ascenso social, entre otros antivalores derivados del culto al dinero fácil'.

"Esto se refuerza con las condiciones de pobreza, vulnerabilidad y exclusión en la que vive la población que habita en las zonas donde estos grupos actúan", apunta el documento, que ha sido publicado recientemente por la Coalición contra la vinculación de niños y niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia (COALICO) y el Servicio Jesuita a Refugiados (SJR).

Por último, la impunidad también juega su papel en Colombia, donde 9 de cada 10 asesinatos queda sin condena, según datos de la Fiscalía General.

El colectivo LGTBI en el punto de mira de los grupos armados en Colombia. Leer más aquí. 

Publicidad

La educación, problema y solución

La solución pasa por la escuela, dice el director de INMLCF. "Hay que educar en valores y en tolerancia. No sirve de mucho extender la jornada escolar si no se resuelve esto, pues muchas de las peleas se dan dentro de las propias escuelas", revela Valdés.

En este sentido, Daniel Martínez de STCH — una de las organizaciones que aboga por la extensión del horario escolar — ve un problema. "Muchas de las zonas donde esto ocurre tienen tal grado de violencia que los maestros no quieren ir allí a trabajar. Con lo cual hay menos profesores, así que el nivel educativo baja y también así la educación en valores y tolerancia".

Pero la calle no es sino el reflejo de lo que ocurre en cada casa. Y las cifras de Medicina Legal no dejan lugar para el optimismo. El año pasado, 17 menores murieron debido a la violencia intrafamiliar.

"Cada año entran 13.000 casos de violencia intrafamiliar en el Instituto de Medicina Legal" detalla a VICE News Ximena Norato, directora de la Fundación Agencia de Comunicaciones Periodismo Aliado de la Niñez, el Desarrollo Social y la Investigación (PANDI).

"Pero es sólo un 30 por ciento de los casos. El 70 por ciento no se denuncia. O no alcanza a llegar a Medicina Legal porque tras la denuncia del hospital, los trabajadores del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) — organismo que tramita la incursión del caso en el INMLCF — no se presentan, pues están desbordados. Y el menor termina de nuevo en su casa acompañado con un asistente social, que no es garantía de nada", asegura.

Publicidad

Para hacerse una idea de las agresiones que sufren los menores, basta dar un repaso a los titulares de los periódicos locales: "Madre quemó las manos de su hijo de ocho años por cinco mil pesos", "Padre mata a golpes a hija porque supuestamente iba mal en el colegio" o "Madre le quema las manos a su hijo de tres años porque le pegó a otro en Putumayo", son algunos de los que recoge PANDI en uno de sus informes.

"Los colombianos lo arreglamos todo por medio de la violencia", explica Norato dando a entender las consecuencias de 50 años de conflicto armado que ha hecho mella en los valores sociales.

"Además no nos preparamos para la maternidad, ni para la paternidad. Muchos padres desaparecen, son meros inseminadores. Luego se quedan las mujeres solas, tratando de criar a los hijos sin ningún tipo de apoyo por parte del Estado", continúa la directora de PANDI.

"O estás embarazada y tu marido te pega. Y no querías tener este hijo, porque el 52 por ciento de los embarazos en Colombia no son buscados. Y llega tu otro hijo y tira el vaso de leche. Y le pegas", concluye gráficamente Norato.

En la misma línea se muestra la directora de Aldeas Infantiles en Colombia, Ángela Rosales. "Somos una sociedad que aún recurre al golpe para educar", señala a VICE News.

Rosales explica que hay también otros tipo de maltratos que terminan en muertes. "Casos de niños con desnutrición, o enfermedades diarreicas que no se han atendido a tiempo".

Publicidad

Luces y sombras del sistema que juzgará a los actores del conflicto colombiano tras la paz. Leer más aquí. 

Violencia en el seno familiar

Sobre el perfil de las familias en las que se da este tipo de violencia, Rosales tira al suelo mitos y prejuicios: la violencia intrafamiliar ocurre en todos los barrios.

"Las malas pautas de crianza se dan en todos los estratos sociales pero son las familias más vulnerables las que tienen menos recursos y redes de apoyo para resolver estas situaciones de riesgo", dice la directora de Aldeas Infantiles.

Cuando la familia no está, la escuela debería ser la tabla de salvación. Así lo entienden las organizaciones como STCH. "Tratamos de que la escuela sea un factor protector", señala Daniel Martínez.

"Lo hacemos a partir de actividades lúdicas que les ayuden a identificar los riesgos, que muchas veces tienen normalizados. Luego les hablamos de sus derechos y de cómo pueden ser vulnerados. Por último, les mostramos las rutas institucionales de protección, a identificarlas y a activarlas", explica Martínez.

Rutas tan obvias como la de acudir a una comisaría, si la hay en el lugar donde se produce la agresión. O llamar a los teléfonos adecuados de los organismos gubernamentales de protección del menor.

"Pero no sirve de nada invertir en la escuela si luego un niño llega a su casa y sufre falta de atención por parte de sus padres. Toda esa inversión se pierde.", señala Rosales de Aldeas Infantiles.

'La violencia intrafamiliar es la semilla de todas las demás violencias'.

"Son necesarios servicios de información y acompañamiento a las familias. Un asesoramiento, pero desde concepción de atención a las familias y no solamente a los menores, como venía siendo hasta ahora", agrega.

Las organizaciones consultadas aplauden la legislatura del presidente Juan Manuel Santos por empezar a enfocar las políticas familiares hacia esa concepción familiar de la que habla Rosales.

Publicidad

"La violencia intrafamiliar es la semilla de todas las demás violencias", señala a VICE News Ember Estefenn, director de Niñez y Adolescencia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

"Por eso una de nuestras prioridades es dotar a las familias con herramientas que las fortalezcan y que les muestren cómo estrechar los lazos afectivos. Así como resolver los problemas de la convivencia familiar y establecer pautas de crianza sin violencia", añade.

Para ello, el ICBF pondrá en marcha en 2016 la Escuela de Madres, Padres y Cuidadores, donde los progenitores recibirán "información y orientación en pautas de crianza positivas, reconocimiento de los derechos de la niñez y construcción de entornos protectores".

El ICBF pretende que al termino de la legislatura de Santos, en 2018, este proyecto alcance "a todo el país, incluyendo las zonas más apartadas".

Dos de los principales problemas de este tipo de iniciativas son el presupuesto y la falta de solidez de los gobiernos locales para desarrollar los programas.

"Falta un poco más de compromiso y de continuidad en las políticas", reconoce Estefenn. "Por eso estamos dialogando con alcaldes y gobernadores para recordarles que deben incluir planes y presupuestos para garantizar los derechos" de los menores.

Sigue a Iván M. García en Twitter: @ivanmgarcia77

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs