Creators

La feria de arte: su importancia y poder en la industria

Existió un tiempo en los setentas cuando únicamente existían 3 ferias: Colonia, Basel y Art Actuel. En el 2015 ya se contaban 220 ferias internacionales que exhiben arte contemporáneo.

El objetivo de participar en las ferias es tener la oportunidad de conocer nuevos coleccionistas, quienes aunque no necesariamente realicen la compra en ese momento, pudieran convertirse en clientes en un futuro no muy lejano, haciendo el cálculo de ventas en las ferias, uno difícil de definir.

Las galerías incurren en costos grandes con tal de participar en dichas ferias ya que se tiene que considerar los gastos de avión, hotel, logística y el precio por tener un espacio dentro de la feria. En las ferias se puede llegar a ganar mucho dinero pero la gran mayoría de galerías participantes saben que es un reto en sí siquiera llegar a cubrir los costos ya que muchos no logran tener muchas ventas (y después se topan con el costo de mover la obra de regreso a la ciudad de origen de la galería). Muchos se conforman con ganar relaciones nuevas y tener publicidad por participar en dichos eventos. Edward Winkleman, autor de diversos libros sobre la industria del arte, opina que el crecimiento en la cantidad de ferias se debe a la percepción de que, aunado a que las ferias son buen negocio para los organizadores, éstas son fáciles de montar.

Publicidad

Escultura por Kenny Scharf: Squirtz (Red), 2013 (enamel, rhinestone and fiberglass)" / Paul Kasmin Gallery / Art Basel Hong Kong 2013. Foto por See-ming Lee.

Muchos participantes aplican a las ferias grandes con la esperanza de ser aceptados por el comité de selección de dicha feria pero las probabilidades de ser seleccionado, generalmente, son bajas. Es decisión del galerista si debe seguir apostándole a esta estrategia o debe participar en una feria más pequeña, sabiendo que éstas no pueden aportar mucho prestigio o calidad de coleccionistas, resultando en pocas ventas.

La popularidad de la feria se acentuó en el 2003 cuando Art Basel abrió su sede en Miami y la feria NADA actuó como feria satelital. Se corrió el rumor de que al menos 35 galerías habían vendido todas sus obras en las primeras horas en la feria NADA. La gente percibía que dicha feria había sido organizada por un grupo de galeristas con poca experiencia, y al escuchar sobre el éxito financiero que tuvo, varios otras personas de la industria pensaron que ellos podían lograr lo mismo.

Dado a que la industria se ha basado en eventos, los coleccionistas comenzaron a mover su lealtad de la galería hacia las ferias. Las ferias comenzaron a organizar programas VIP glamourosos para incentivar a los coleccionistas a visitarlas. Éstas, para asegurarse de que los participantes estuvieran contentos con el perfil de los visitantes de la feria, les pidieron lista de VIPs para asegurarles que todos asistieran. Sin embargo, tener esta información le dio más poder a la feria y ahora contaban con más poder de negociación ya que los clientes pasaron de ser los clientes de la galería a ser los clientes de la feria. Ahora el galerista está a expensas de ver qué ferias lo aceptan y qué lugar le asignan dentro de la feria.

Publicidad

Other Art Fair, abril 2013.

Hoy la percepción del su prestigio, influencia y de la calidad de obra que la galería maneja va relacionada con la feria en la que exhibe. Los coleccionistas han pasado de decir "Compré esta obra Galeria Z" a decir "Compré esta obra en Art Basel Miami". Para los coleccionistas es más práctico ir a una feria donde puede ver 300 galerías en un solo día y así entender cuáles son las tendencias de la industria, que hacer viaje a cada galería en su ciudad.

Sin embargo, los dealers aún tienen que tener un espacio social donde los coleccionistas puedan ir a visitar. Aún cuando algunos coleccionistas nunca visiten la galería, les da confianza saber que la galería a la que le compran tiene un espacio físico.

Bienal de arte de Venecia.

Pagar un espacio en la feria, tener más empleados para atender el evento, viajes, menos tiempo para visitas a estudios de artistas o a coleccionistas, tiempo lejos de la familia y un aumento en el estrés es el costo de mantenerte relevante en la industria. Asegúrate de que tu estrategia mantenga todo esto en mente y logres sacarle provecho a lo que esta tendencia tan fuerte tiene que ofrecer.