FYI.

This story is over 5 years old.

Esta mujer quiere ser la primera sheriff gay de Carolina del Sur

En 2014 Crystal Moore perdió su trabajo como inspectora de policía de un pequeño pueblo tras ser despedida por un sheriff homófobo. Moore no ha parado de luchar y ha recuperado su trabajo, además de convertirse en uno de los iconos del movimiento LGTB.
22.8.16
Imagen por Rainier Ehrhardt/AP

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Crystal Moore quiere hacer historia en Carolina del Sur y matar dos pájaros de un tiro de cara a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en noviembre.

Moore trabaja actualmente de inspectora jefe de policía en Latta, un pueblo de unos 1.400 habitantes enclavado cerca de la frontera con Carolina del Norte. Sin embargo, ella aspira a convertirse en sheriff del condado de Dillon, de manera que si se impone en los comicios de noviembre, se convertirá en la primera mujer sheriff del estado —y en la primera, además, abiertamente gay.

Publicidad

Moore conoce bien los caminos de la adversidad. Hace dos años perdió su trabajo en la oficina del sheriff de Latta después de que el alcalde del pueblo, Earl Bullard, la despidiera. ¿El motivo? Su "cuestionable" estilo de vida, en palabras del alcalde.

Los vecinos de Latta, un pueblo conservador, que en su día ya votó en masa a favor de preservar la prohibición del estado contra el matrimonio gay, se han manifestado a favor de Moore. Ellos reivindican que su hoja de servicios es mucho más importante que su orientación sexual.

Bullard negó haber despedido a Moore porque fuera lesbiana. Según él, el despido respondió a la "absoluta insubordinación" de la agente de policía. El apoyo a Moore se disparó después de que el edil Jarett Taylor comenzara a grabar secretamente sus conversaciones con el alcalde.

"Preferiría dejar a mi hijo en manos de alguien que bebiera sin parar que en manos de alguien cuyo estilo de vida es sospechoso", le llegó a decir Bullard a Taylor durante una de las conversaciones grabadas. "No voy a permitir que dos mujeres vayan de la mano delante de mi hijo. Y tampoco voy a permitir que vean lo mismo entre dos hombres".

La comunidad LGTB asiste a cursos de tiro en EEUU después de la masacre de Orlando. Ver aquí.

Bullard repetiría poco después sus declaraciones en una entrevista concedida a Associated Press: "No me gusta que mis hijos sean testigo de ningún proceder homosexual", comentó. "Es imposible explicarle a un niño de cinco años porque otro niño tiene dos madres o dos padres".

Moore fue reelegida como inspectora de policía en 2014, poco después de que Latta celebrara un referéndum para reestructurar su gobierno, lo cual permitió al ayuntamiento del pueblo revertir las decisiones que había tomado Bullard.

El día que volvió a su trabajo Moore se encontró con que los vecinos la saludaban con bocinazos de aprobación y le levantaban el pulgar cuando se la cruzaban, tal y como informaría la emisora CBS News. A finales de aquel mismo año, el Tribunal Supremo emitió una sentencia en la que legalizaba el matrimonio entre personas del mismo sexo. Entonces Moore se casó con su pareja de toda la vida.

Moore declaró entonces al periódico local Charleston City Paper que la lucha por preservar su empleo la había convertido en una activista accidental. "Y nada, ahora es como si me hubiese convertido en el emblema de esta lucha", afirmó.

Carolina del Sur es uno de los 29 estados estadounidenses donde no existen leyes específicas para proteger a los miembros de la comunidad LGBT contra la discriminación laboral motivada por la orientación sexual o la identidad de género de sus víctimas. El año pasado, después de manifestarse contra Moore, Latta se convirtió en el municipio más pequeño del estado en aprobar una ley contra la discriminación a los miembros del colectivo LGTB. Desde entonces, Moore ya ha comparecido ante los jueces del estado para apoyar otras propuestas de ley antidiscriminatorias.

Sigue a Tess Owen en Twitter: @misstessowen