Elecciones 2016

Donald Trump ya es el candidato oficial a la presidencia de EEUU

El discurso de Donald Trump durante la celebración de la convención republicana se ha concentrado en la migración, la delincuencia, el extremismo islámico, y en las repetidas denuncias a que todos los males del mundo actual son culpa de Hillary Clinton.
22.7.16
Imagen por Rick Wilking/Reuters

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Después de haber liderado la campaña presidencial más polémica de la historia reciente, Donald Trump aceptó ayer su nominación a candidato republicano en Cleveland. En su discurso de aceptación, repasó algunos de los lugares comunes de su discurso populista como los presuntos peligros que entraña la migración y la amenaza que representa el extremismo islámico. Trump aprovechó igualmente la ocasión para responsabilizar a Hillary Clinton de todos los males que acechan al mundo de hoy.

"Nuestra convención se produce en un momento en que nuestra nación está en crisis", proclamó Trump entre vítores y aplausos entusiastas. "Cualquier político que sea incapaz lidiar directamente con el peligro, no está facultado para dirigir nuestra nación".

La convención republicana celebrada esta semana arrancó con el discurso semi plagiado de la candidata a primera dama, Melania Trump, continuó con la intervención de Ted Cruz, que decidió no apoyar la candidatura de Trump, y ha concluido con las constantes protestas contra el flamante nominado republicano. Y sin embargo, a pesar del caos, el discurso de Trump ha vuelto a desatar el entusiasmo de la multitud que ha acudido a escucharle y que no ha dejado de corear cánticos que repetían "¡U-S-A, U-S-A, U-S-A!", un estribillo al que Trump decidió sumarse saltándose el guión de su intervención.

"Este discurso está consiguiendo que cambie de opinión", ha proclamado Peter Shipley, un senador republicano de Ohio que había votado anteriormente a favor de John Kasich, para que fuera el candidato. Claro que al igual que otros muchos republicanos, Shipley ya ha advertido que si va a votar a Trump en las elecciones generales del próximo 6 de noviembre no lo hará tanto por apoyar al candidato del pelo teñido, sino para "evitar la victoria de Hillary Clinton".

Donald Trump: "This is the legacy of Hillary Clinton: Death, destruction, terrorism and weakness" #RNCinCLE https://t.co/p2fGbhxkAN
— CNN (@CNN) July 22, 2016

Trump, como no es de extrañar, ha aprovechado la menor ocasión para arremeter contra la exsecretaria de Estado y actual candidata demócrata a la presidencia del país, a la que ha responsabilizado de las guerras en Libia, Irak y Siria; de la crisis global de refugiados; y hasta de la ascensión de Estado Islámico. "Este es el legado de Hillary Clinton: muerte, destrucción, terrorismo y debilidad", ha proclamado Trump.

El empresario inmobiliario ha incidido de nuevo en su plan de construir "un muro más grande para detener a la migración ilegal", y ha relacionado el llamamiento de Clinton a la reforma de la ley de migraciones con los delitos cometidos por migrantes indocumentados.

La campaña de Trump admite que el discurso de Melania fue un plagio a Michelle Obama. Leer más aquí.

"Mi plan es exactamente lo contrario a la radical y peligrosa política migratoria de Hilary Clinton", dijo Trump. "Los estadounidenses desean que les quitemos de encima el peso de la migración ilegal. Los barrios quieren vivir desahogados. Y sin embargo, Hillary Clinton propone una amnistía masiva, propone una migración masiva y una masiva ilegalidad".

Miles de delegados republicanos estuvieron de pie la mayor parte de la hora de duración del discurso de Trump. Una de las mayores ovaciones se produjo cuando el candidato prometió proclamar a un Tribunal Supremo que "respetará las leyes y la Constitución", y que tal será "uno de las asuntos más determinantes a la hora de decidir estas elecciones".

Trump: "We are going to build a great border wall to stop illegal immigration, to stop the gangs and the violence." https://t.co/5eBo1mAYNm
— ABC News (@ABC) July 22, 2016

El discurso avanzó de un extremo a otro, entre proclamas en las que Trump advertía sobre el peligro de una inminente fatalidad a la promesa "de crear millones de trabajos nuevos y de generar trillones de beneficios, una riqueza que se invertirá en reconstruir Estados Unidos". Trump también ha prometido defender a los integrantes de la comunidad LGBT, tan sólo unos instantes después de haber proclamado la frase: "ya no nos podemos seguir permitiendo ser tan políticamente correctos".

Para el momento en que se lanzaron al aire cientos de globos al son de la canción All right now, de la banda inglesa Free, y en que el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan compareció en el escenario para bautizar oficialmente a Trump como nominado, la gran mayoría del público se había ido.

"Es un momento agridulce", cuenta Lou Nolan, una delegada de Carolina del Sur, mientras enfila la salida del escenario donde celebró la convención. Al igual que otros muchos de los presentes, ella se considera no tanto pro Trump, sino anti Clinton. "No soy partidaria de él", dice, "¿pero cómo podría llegar a votar por ella? Eso es todo lo que importa".

Sigue a Olivia Becker on Twitter: @oliviaLbecker

Sigue a VICE News en español en Twitter:

@VICENewsES