FYI.

This story is over 5 years old.

‘Ni una menos’: gran manifestación por los crímenes contra la mujer en Argentina

300.000 mil personas recorrieron Buenos Aires y otras ciudades el miércoles para protestar contra el feminicidio, después del asesinato de una niña embarazada de 14 años a manos de su novio de 16.
Imagen por Natacha Pisarenko/AP

"Nos están matando a todas y ni siquiera somos una estadística real", relataba ayer miércoles Noelia Fioritti, una estudiante de 19 años, a VICE News, frente al Congreso de la Nación, en Buenos Aires.

"Estoy aquí porque quiero que las autoridades sean conscientes de mi problema".

El problema son el feminicidio y los homicidios de mujeres relacionados con la violencia de género. Tales fueron las puntas de lanza de la multitudinaria manifestación que se produjo en la capital argentina y en otras 70 ciudades del país, simultáneamente.

Publicidad

Las manifestaciones contra los crímenes violentos de mujeres en Latinoamérica también tuvieron lugar en Miami, Santiago de Chile y Montevideo, etiquetadas con el hashtag #NiUnaMenos.

A pesar de las leyes desplegadas para proteger a la mujer y a su derecho a reproducirse, Argentina vive actualmente una epidemia de violencia contra la mujer, según denuncian los defensores de sus derechos. Las organizaciones de derechos humanos aseguran que en Argentina muere una mujer cada 31 horas.

La cifra está basada en informaciones recabadas por el grupo Casa del Encuentro, que basa su registro en casos aparecidos en las noticias. Aún así, todavía no existen estadísticas oficiales del feminicidio en Argentina, así que la magnitud del problema sigue siendo desconocida.

Los médicos argentinos practican medio millón de abortos ilegales al año, pero la legalización sigue siendo improbable. Leer más aquí.

'Disculpe la molestia, nos están matando' reza una de las pancartas en la marcha organizada en Buenos Aires. (Foto de Gastón Cavanagh/VICE News)

El problema volvió a salir a la palestra el día 11 de mayo, el día en que fue descubierto el cadáver de Chiara Páez en la ciudad de Rufino, en Santa Fé.

La autopsia descubrió que, en el momento de ser brutalmente golpeada, estaba embarazada de tres meses. Páez fue enterrada en el jardín trasero de la residencia de su novio de 16 años, quien ya ha confesado su crimen. El joven está acusado de haberla asesinado después de enzarzarse en una discusión sobre la interrupción, o no, del embarazo.

El joven ha sido acusado de feminicidio y de aborto forzado. El caso ha desatado la furia en el país y ha servido para denunciar la violencia de género en Argentina.

Publicidad

"Fue un punto más en el horror en el que vivimos, en una ola incesante de muerte de mujeres de distintas edades", aseguró el miércoles una de las organizadoras de la protesta, Hinde Pomenariec, a VICE News.

Según los organizadores fueron 300.000 las personas que se concentraron frente al Congreso Nacional, en el centro de Buenos Aires. Grandes multitudes se juntaron también en San Juan Formosa, La Pampa, Misiones y Tucumán.

Ahora — José Inesta (@JoseInesta)June 3, 2015

"Vengo porque la situación es grave", proclamaba Adela García, de 56 años. "Los feminicidios ocurren y en muchos de esos casos la víctima ya había denunciado a su agresor. No hay una real conciencia de lo que ocurre".

La ausencia de información fehaciente dificulta todavía más la propuesta de solución. "¿Cómo puedes solucionar algo que no puedes calibrar?", se preguntaban los manifestantes en la protesta del miércoles.

Impactante campaña que promueve abortos auto infligidos en Chile evidencia la necesidad de reforma legal. Leer más aquí.

Artistas, intelectuales, famosos y hasta políticos salieron a hablar, lo que no gustó a todos los presentes.

"Que los políticos y miembros del gobierno vengan a esta plaza bajo esta convocatoria es como que Shell proteste por la contaminación en el Ártico. No tiene sentido. Son ellos los que tienen la responsabilidad", sentenció Clara Modens, de 34 años, ante los micrófonos de VICE News.

Publicidad

La presidenta del país, Cristina Fernández de Kirchner, también se sumó a la protesta realizando varios tuits el martes. Uno de ellos rezaba: "¿Cuántas veces leíste en letra de molde describiendo el asesinato de una joven qué ropa llevaba puesta, o si le gustaba ir a los boliches?".

El palacio presidencial, conocido como la Casa Rosada, fue alumbrado de color morado para la ocasión.

En Casa de Gobierno estamos en contra de cualquier clase de violencia contra las mujeres — Casa Rosada (@CasaRosadaAR)June 3, 2015

Los organizadores del evento pidieron a los políticos que suscribieran, al personarse allí, a una promesa de cinco epígrafes con el objetivo de combatir el feminicidio. A pesar de que Pomenariec es crítica con la actual legislación, proclamó que cree que su país está avanzando en la dirección adecuada.

"Hay una ley en Argentina que es una buena ley", aseguró Pomenariec en alusión a la ley 26485, suscrita para condenar a todo aquel que cometa actos violentos contra la mujer. "El problema que tiene es que hay ciertos puntos que no están reglamentados. Justo son los que tiene que ver con el presupuesto. La ley en la letra está muy bien, pero sin presupuesto no se puede pasar a la acción. Si además no se capacita a la gente de las fuerzas de seguridad que asisten a las víctimas, es un problema", reflexionó Pomenariec.

Gracias a la ley, en 2014, el Consejo nacional de la mujer recibió una ayuda de 16.233.262 pesos argentinos, cerca de dos millones de euros, para combatir la epidemia de violencia. Los críticos denuncian, sin embargo, que es un presupuesto que apenas equivale a 0.8 pesos (alrededor de nueve céntimos) por cada mujer que vive en Argentina.

Por otro lado, los legisladores colombianos aprobaron un proyecto de ley el miércoles que impone sentencias más duras a todos los que sean declarados culpables por delitos de violencia contra la mujer. A pesar de que el presidente del país, Juan Manuel Santos, todavía debe ratificar la ley, una vez lo haga significará que los ofensores puedan enfrentarse a sentencias de hasta 50 años entre rejas.

Un vídeo muestra la negligente investigación posterior a la muerte del fiscal Nisman. Leer más aquí.

Sigue a Gaston Cavanagh en Twitter @GastonCavanagh.