Identidad

Este rabino sugiere que el cerdo de laboratorio podría ser kosher

La nueva tecnología de los alimentos tendrá que repasar ciertas consideraciones sobre las leyes más antiguas del Judaísmo.
27.3.18
Foto vía usuario de Flickr briandtam

El libro del Deuteronomio se encuentra tanto en la Torah como en el Viejo Testamento de la Biblia y, en ambas versiones, está claro que los productos derivados del cerdo están prohibidos para los judíos. En uno de los primeros capítulos, Dios decreta que, a pesar de que los cerdos tienen pezuñas divididas como las vacas, ovejas y cabras —todos kosher—, no mastican su comida, así que deben considerarse sucios. Durante miles de años, esta ha sido la regla de los judíos devotos.

Publicidad

Pero un eminente rabino ortodoxo sugirió que las costillas de cerdo podrían formar parte del menú algún día; siempre y cuando los cortes provengan de un animal clonado.

En entrevista con el sitio de noticias Ynet, el rabino Yuval Cherlow dijo que la carne clonada no tiene la misma identidad que un animal tradicional (o sea, no de laboratorio), y no debería estar sujeta a las mismas restricciones.

“Cuando se utiliza una célula de cerdo y su material genético se aprovecha en la producción de comida, la célula pierde su identidad original y por lo tanto no puede definirse su prohibición de consumo", dice Cherlow, según el Times de Israel. “No sería carne, así que podría consumirse con lácteos”.


Relacionados: Un video secreto denuncia el maltrato animal en un matadero halal de Reino Unido


Cherlow está desafiando dos restricciones dietéticas judías antiguas: además de sugerir que los cerdos clonados produzcan carne kosher, la idea de beber leche con un producto cárnico también sería innovador. Como se explica en Chabad, un sitio judío, las normas kosher dictan que la carne y los productos lácteos no deben comerse juntos y se requieren utensilios diferentes para preparar, cocinar y consumir alimentos de diferentes categorías. (El salmón y otros pescados con escamas y aletas, son pareve —ni carne ni lácteos—, razón por la cual el lox y el schmear van bien juntos).

El Times sugiere que Cherlow estaba hablando específicamente sobre el cerdo creado en laboratorio a partir de células porcinas, no carne de un cerdo viviente clonado a partir de otro cerdo vivo. A pesar de que el rabino no especificó a qué tecnología se estaba refiriendo, sus comentarios hicieron eco de la perspectiva de otro rabino sobre la carne artificial. En 2013, el rabino Menachem Genack dijo que las hamburguesas de laboratorio podían comerse como productos lácteos, porque —como Cherlow coincidió— las carne de laboratorio técnicamente no es carne.

Pero a diferencia de Cherlow, el rabino Genack fue menos benévolo con el cerdo, diciendo a Slate que “ningún derivado de un animal no kosher es kosher". (Y un tercer rabino, Carl Feit, dijo que no cree que las células de las vacas pierdan su identidad como células vacunas; o sea lo opuesto a la opinión de Cherlow. Pff, esto se va a complicar).

Sin importar las complicaciones, el rabino Cherlow dijo que cree que los rabinos deberían considerar aprobar la carne clonada "para que la gente no muera de hambre, para prevenir la contaminación y evitar el sufrimiento animal". Parece un razonamiento simple y comprensible, pero ¿desde cuándo cualquier religión ha sido verdaderamente simple?

“Sin ser profeta, claramente habrá desacuerdos importantes", dijo. En serio.