FYI.

This story is over 5 years old.

cine

Las razones por las que deberías ir a ver ‘Lady Bird’

El debut de Greta Gerwig como directora y guionista ha conseguido batir récords de puntuación entre los críticos de Internet.
Imágenes cortesía de Universal

Si en el siglo XX el día 23-F fue un día clave y acontecimiento histórico por el intento de golpe de Estado de Tejero, también en el siglo XXI tendremos lo propio este 23 de febrero con el golpe sobre la mesa que supone el estreno de "Lady Bird" en España.

Esta película, que se estrenó el 3 de noviembre en Estados Unidos, ya ha conseguido varias nominaciones en los Oscar a Mejor Película, Mejor Dirección para Greta Gerwig y Mejor Actriz para Saoirse Ronan por su increíble interpretación de la protagonista, Christine ‘Lady Bird’. También ha ganado los Gotham Awards, el Globo de Oro a Mejor Película y Mejor Actriz dentro de la categoría Comedia o Musical y otros premios independientes, pero lo que más nos llama la atención es que los críticos han coincidido calificando con un 100/100 en las 219 críticas expuestas en Rotten Tomatoes, consiguiendo así un récord histórico en esta web.

Publicidad

Nosotros ya hemos podido ver la película y estas son, en nuestra opinión, las razones de por qué deberías ir a verla.

‘Lady Bird’ es un reflejo de nosotros mismos

Te guste o no, si estás leyendo esto, has sido adolescente y conoces lo que ello implica. Podrías pensar que esta película va dirigida a un público de la edad de la protagonista, Christine “Lady Bird” McPherson, que tiene diecisiete años y está a punto de alcanzar la mayoría de edad. Todo lo contrario. Es mucho más interesante verlo con la perspectiva del que ha superado una dura enfermedad y mira hacia atrás, alegrándose de que todo haya pasado sin demasiadas consecuencias físicas, aunque sí alguna tara psicológica.

Cualquier grupo de edad, aunque no haya vivido la adolescencia en el momento en que Christine la vive, podría recordar con ternura, o vergüenza, los factores comunes: los conflictos en casa, las riñas con mamá, los complejos, lo turbio de las relaciones amorosas, la importancia de la apariencia y el rechazo a tus orígenes.

Triunfó el imperio femenino, que ya iba tocando

Para empezar vamos a lo obvio. "Lady Bird" es un pedazo de debut en solitario de Greta Gerwig que, con la sola experiencia en cine de ser actriz, ha reunido la confianza para escribir y dirigir una obra sin la ayuda de nadie, y sin saber quién le habrá inspirado para atreverse, tengo que contactar con él para agradecer su existencia. Además, Greta ha dicho que no volverá a trabajar con Woody Allen. Fuck you, Woody.

Partiendo de la base de que quien toma las decisiones aquí es una mujer que busca el apoyo entre mujeres y la normalización del feminismo, entendemos perfectamente el magnífico elenco que ha elegido y las relaciones entre personajes.

Publicidad

Los personajes principales son una bendición

Christine, la llamaré así, aunque ella solo acepta que le llames "Lady Bird", es una adolescente de Sacramento, una pequeña ciudad de California y no, no te dejes engañar por lo que sabes sobre la costa oeste de Estados Unidos, Sacramento es un lugar aburridísimo y no se hace surf. Comparte techo con sus padres, su hermano adoptado y la novia de este en uno de los barrios más humildes de la ciudad, lo cual, como puedes imaginar, avergüenza a nuestra querida adolescente al compararse con los compañeros más pudientes de su colegio religioso.

Su mejor amiga es Julie, gracias a su relación podemos ver múltiples expresiones de sororidad, como el apoyo que se dan a la hora de abordar los problemas de la adolescencia; pero sobre todo lo observamos cuando Lady Bird, al tratar de impresionar a los demás, descuida devastadoramente su relación con Julie y a pesar de esto, cuando realmente se necesitan, todo vuelve a la normalidad.

Pero la relación entre mujeres que vertebra la película es, sin duda, la que tiene con su madre. Lo que más valoré es que Greta no te monta un cuento de princesas en el que la protagonista, después de enfrentarse al mundo exterior vuelve a casa a recibir los cuidados y atención de su dulce y comprensiva madre. "Lady Bird" es pura realidad, si hubiera una lista tasada de temas de discusión y roces que puedas tener con tu madre, al ver la peli tendrías que ir tachándolos todos hasta el final.

Publicidad

Los chicos han cambiado, es hora de asumirlo

Estoy decepcionada conmigo por la sensación de sorpresa que tuve ante la escasa presencia de hombres en el reparto. Y es que si quitamos al padre, que queda a la sombra de la madre de Christine, nos encontramos solo con dos personajes masculinos, muy especiales además.

El papel de ambos consiste en ser el crush de Lady Bird. Se fija primero en Danny en clase de teatro, un chico tremendamente normal, querría clasificarle en guay o friki, pero nada. Normcore or die. Su primer amor es como el que cualquiera querría para sí, o al menos así es al principio. No quiero decir qué es lo que causa el desamor, pero es preciosa la forma en que Greta trata el tema.

Christine, en cuanto lo dejan, tacha el nombre de Danny que había escrito en su pared y anota “Kyle”, su segundo flechazo. Ahora ya sí que puedo meter a alguien en el montón de los guays del instituto: un chaval que va de sensible, culto, preocupadísimo por temas sociales pero que, oh sorpresa, acaba resultando un capullo. Interpretado, eso sí, por Timothée Chalamet, lo cual podría ser una razón en sí misma para que veas la peli.

Provincianos, esta es nuestra película

Mientras veía la película tuve varias fantasías respecto a mis amigos madrileños, como atarles a una silla y mantenerles los párpados abiertos durante toda su proyección como si fueran Alex Delarge en la icónica escena de La naranja mecánica. Puede que así consiguiera por fin hacerles comprender medianamente lo que ha sido para mí crecer en una ciudad pequeña y anodina, como lo es Sacramento o, en mi caso, Soria.

Christine, que está en su último curso y ya eligiendo dónde pretende hacer su carrera, dice a su madre que “quiere ir donde la cultura está”, mientras su madre intenta convencerla de que vaya a la universidad que queda a siete calles de su casa, para evitar la ruina.

Publicidad

Aquí tuve un flashback de mi yo a los dieciocho años cuando me faltó hacer un Powerpoint para explicarles a mis padres lo fundamental que era estudiar en la capital para mi desarrollo vital, personal y cultural. La realidad, era mucho más sencilla, tenía una amiga trabajando en la sala Zoológico y quería ir los domingos al Prado. Seguro que Christine tenía en mente algo parecido.

Los adolescentes ya no son un blanco fácil

Estoy convencida de que este es el motivo fundamental del éxito que está teniendo Greta y es que actualmente estamos dando infinita importancia a la empatía; no queremos ver odio ni risas a costa de otros, nos hemos cansado de todo eso. Cínicos, lo siento, estáis de capa caída.

Este coming-of-age es pura frescura porque, aunque parezca mentira, no es común encontrar películas sobre adolescentes que traten el tema sin frivolizar. En este género los directores recurren a estereotipos sobre esta etapa de la vida porque es mas sencillo labrarse así la simpatía de los adultos, que son los que pagan, y olvidan que en algún momento también ellos sintieron toda esa putrefacción sentimental y turbación mental.

Greta consigue tratar con respeto todos estos temas pero a la vez hacer que te partas el culo, no a costa de los personajes, sino contigo al ponerte en sus pies y recordar que esa estupidez que acaba de hacer Lady Bird bien podrías haberla hecho tú.

Puedes seguir a Gala en Twitter (@gecesiete).