Drogas

¿Es seguro el cannabis cuando estás amamantando?

Hay dos factores importantes: cuánto tiempo permanece el THC en el torrente sanguíneo y si tiene un efecto negativo en los bebés.
25.11.19
Persona con vaporizador de cannabis
Jamie Grill / Getty

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Cuando llevas nueve meses de embarazo, la idea de mantener tu cuerpo como un templo puede comenzar a desgastarte un poco. Podrías sentirte molesta de tener que abstenerte de tomar una cerveza, ¿pero qué pasa si quieres algo más fuerte?

La legalización del cannabis ha llevado a una gran "sed de información" sobre este tema, dijo Heather Thompson, subdirectora de Elephant Circle, una organización a favor de los derechos de nacimiento con sede en Denver.

Publicidad

“Casi todos me preguntan: '¿Es seguro? Dame los detalles'", revela. “Nunca uso la terminología de que el cannabis sea 'seguro', ya que no puedo definir qué es seguro para la otra persona, y realmente todo lo que haces durante el embarazo o la lactancia es un análisis de riesgo-beneficio. Por ejemplo, conducir no es una actividad segura".

Thomas Hale, decano asociado de investigación en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas y autor de Hale's Medications and Mother’s Milk, dijo que realmente no sabemos si el cannabis es seguro para los bebés en edad de lactancia o incluso para los adultos. "Estamos apenas comenzando a entender de qué se trata la marihuana, cómo funciona y hacia dónde va, y todavía no tenemos suficiente ciencia para respaldarlo", aclaró.

Hale dijo que actualmente hay dos preguntas principales que deben responderse: 1) ¿El cannabis se transfiere a la leche materna?, y 2) ¿La exposición al cannabis tiene un efecto negativo en los bebés? Hasta ahora, dijo, solo unos pocos estudios han analizado el impacto del consumo de cannabis en la lactancia materna.

Para responder a la primera pregunta, Hale y Thompson trabajaron en un estudio farmacocinético publicado en Obstetrics & Gynecology en mayo de 2018 para determinar si el tetrahidrocannabinol (THC) podía detectarse en la leche materna de las mujeres que habían consumido una cantidad determinada.

Publicidad

Los resultados mostraron que si bien el THC definitivamente puede detectarse en la leche materna, su concentración fue aproximadamente el 2.5 por ciento de lo que la madre había consumido. "El bebé tiene que absorber [el THC] oralmente por la leche materna, el cual se absorbe muy poco, tal vez del 1 al 5 por ciento", dijo Hale. “Entonces, si la madre… transfiere el 2.5 por ciento a su leche, solo del 1 al 5 por ciento [de esa cantidad] será absorbido por el bebé. Puedes ver cómo la dosis se reduce”.

Thompson dijo que la investigación mostró que el THC se metaboliza en la leche materna a un ritmo similar al del alcohol. "Después de 24 horas de abstenerse de consumir cannabis, la mayoría de los sujetos de este estudio tuvieron cantidades imperceptibles de THC en su leche materna, que se volvieron casi invisibles a las cuatro horas después del consumo.

"Así que de la misma manera que hablamos sobre el alcohol —si quieres beber una cerveza mientras estás amamantando a tu bebé, entonces bebe esa cerveza y luego espera dos horas hasta que vuelvas a alimentar al bebé—, creo que podemos tener una conversación similar sobre el cannabis”, explicó.

Sin embargo, los usuarios crónicos tardaron mucho más en alcanzar un nivel de THC que fuera imperceptible, y el estudio advirtió que la eliminación completa podría tomar hasta cuatro días.

En cuanto a la segunda pregunta, según Crume, si un bebé consume leche materna con rastros de THC, podría tener un impacto en su desarrollo. Ella dijo que los cannabinoides (como el THC) entran al torrente sanguíneo y, por lo tanto, pueden afectar al cerebro. Además, se sabe que el cannabis afecta la corteza prefrontal, una parte del cerebro que no se desarrolla por completo hasta que una persona cumple 25 años.

La lactancia posee muchos beneficios, tantos que los expertos no impiden que las fumadoras amamanten a sus hijos a pesar de los claros e innumerables riesgos del tabaco. "Lo que no está claro es si el riesgo potencial de los cannabinoides supera los beneficios de la lactancia materna", dijo Crume.

Si bien los expertos dicen que es necesario realizar más investigaciones sobre los efectos de todas las drogas en las madres que amamantan y sus bebés, hay un mito relacionado con las drogas que Thompson quiere desmentir: que el cannabis se acumula en la leche materna porque es graso.

"Una de las observaciones que constantemente recibo es que 'la leche materna está llena de grasa, y los bebés están llenos de grasa, y el THC 'adora la grasa' [lo que significa que el THC es lipofílico, o puede almacenarse en la grasa corporal], así que va a acumularse o concentrarse en la leche materna", dijo. "Esto es evidentemente falso, solo es una declaración falsa". De hecho, agregó, es fisiológicamente imposible. El THC solo se almacena en los tejidos adiposos, no en las células grasas, y estos tejidos están separados de los conductos donde se produce la leche.

La evidencia muestra que la mejor manera de minimizar la exposición al cannabis a través de la lactancia materna es que la persona que consume hierba lo haga con poca frecuencia y que espere al menos 24 horas (y tal vez hasta cuatro días) para que el cuerpo metabolice el THC antes de amamantar. Pero aún no está claro si los riesgos de usar cannabis durante la lactancia realmente superan los innegables beneficios de la leche materna para los bebés.