hierba

Cataluña abraza la marihuana

Aunque es probable que el Tribunal Constitucional termine tumbando la propuesta de ley.

por Pol Rodellar
29 Junio 2017, 9:02am

Foto de portada vía usuario de Flickr van_mij

Dos de los puntos que quedaban totalmente desatendidos en la regulación que la cámara catalana aprobó en 2014 para regular la actividad de los clubes cannábicos eran el cultivo y el transporte de marihuana hacia las asociaciones. Dos puntos tremendamente indispensables, claro está. Después de muchos intentos para legalizar estos aspectos, ahora parece que las cosas han cambiado.

El Parlament de Cataluña ha aprobado una proposición de ley que pretende solucionar los problemas legales que existían hasta ahora, es decir, regularizando estos dos aspectos; el cultivo y el transporte hacia los clubes. Esta es una norma pionera en Europa que legaliza todo el recorrido de la marihuana hasta el consumidor.

A partir de ahora las asociaciones podrán cultivar hasta 150 Kilogramos de marihuana seca al año y ellas mismas, mediante una autorización, se encargarán del transporte de la mercancía. Los socios podrán adquirir una cantidad limitada de marihuana: 60 gramos mensuales para los mayores de 21 años y 20 gramos para los jóvenes entre 18 y 21 años.


MIRA: El catador de marihuana


También se establece un período de 15 días entre que se realiza el alta en un club cannábico hasta que se puede empezar a comprar, intentando terminar así con las malas prácticas de algunos clubes que ayudaron hace unos años a convertir Barcelona en la llamada "nueva Ámsterdam".

El Parlament ha aprobado la ley a través de una Iniciativa Legislativa Popular iniciada en 2015 por un grupo llamado La Rosa Verda que logró reunir más de 50.000 firmas y que pretendía establecer ciertos criterios de actuación después de que la cámara catalana aprobara en 2014 una resolución que instaba a los diputados a diseñar una regulación para los clubes de cannabis.

Esta regulación, que pretendía que los consumidores evitaran el contacto con el mercado negro y que quería terminar con las asociaciones que actuaban de forma ilícita —como permitiendo la salida de hierba del local o vendiendo a turistas sin ningún tipo de filtro— y que promovían el turismo cannábico, también hizo que muchos clubes que actuaban de forma legal tuvieran que cerrar debido a las constantes presiones y exigencias del Ayuntamiento (remodelaciones, ventilación, etcétera).

Aun así, con estas nuevas reglas de juego hay que plantearse algunas preguntas. ¿Cómo actuará el Gobierno central ante esta propuesta de ley? ¿Acabará impugnada ante el Tribunal Constitucional? Y es más, si el Gobierno considera que se están invadiendo competencias en materia de productos farmacéuticos, ¿podría ser que, en un futuro no muy lejano, fueran las farmacéuticas las que regularan y obtuviesen licencias para cultivar y transportar la marihuana hacia los clubes? ¿Podría ser esta ley un pequeño paso para liberalizar el sector y convertir este producto en un nuevo marco de explotación económica?