Salud

Las enfermedades mentales están matando a las estrellas del porno

Tras la quinta muerte en tres meses, las artistas están creando sus propios sistemas de apoyo
6.6.18
Las actrices porno Shyla Stylez, 35 años, y August Ames, 23 años, murieron en el invierno de 2017. Fotos vía Wikimedia Commons

Entre noviembre de 2017 y enero de 2018, al menos cinco artistas de la industria del entretenimiento para adultos murieron por sobredosis o se suicidaron, presuntamente, un patrón que muchas personas de la misma industria afirman no haber presenciado anteriormente. Hoy en día, las artistas están pidiendo más recursos para luchar contra las enfermedades mentales dentro de la industria del entretenimiento para adultos y, al mismo tiempo, creando sus propios grupos de apoyo para las profesionales del sexo.

Publicidad

Shyla Stylez, de 35 años, una estrella del porno con algún premio en su haber, fue encontrada inconsciente en la casa de su madre el 9 de noviembre. Además, Yuri Luv, de 31 años, murió mientras dormía a principios de diciembre debido a una sobredosis accidental de hidrocodona, un opioide recetado, según el departamento forense del condado de Los Ángeles. Por otro lado, August Ames, de 23 años, fue supuestamente encontrada muerta con síntomas de asfixia en un parque cercano a su casa en California el 5 de diciembre, días después de haber sido acosada en redes sociales.

En enero, encontraron muerta a Olivia Nova, de 20 años, en una propiedad privada en Las Vegas. Murió a causa de complicaciones derivadas del abuso de alcohol, según la autopsia realizada por la oficina del forense del condado de Clark. El 7 de enero, Olivia Lua, más conocida como Olivia Voltaire, de 23 años, también falleció por sobredosis de una combinación de drogas y alcohol en un centro de rehabilitación de California.

Como consecuencia, los defensores de la industria han emitido un comunicado en el que piden a las actrices que busquen ayuda profesional en caso de que la necesiten y que tengan cuidado con la violencia y el acoso sexual en la red. “Pedimos a nuestra comunidad que tenga un poco de compasión, solidaridad y empatía con los demás porque hay mucha gente que quiere destruir la industria desde fuera”, reza el comunicado del Adult Performer Advocacy Committee (APAC), un comité de defensa de las trabajadoras sexuales.

Meses después de esta cadena de sucesos, las artistas y activistas manifiestan que no van a parar de luchar por el apoyo a las enfermedades mentales dentro del mundo del sexo hasta que el estigma deje de ser un obstáculo.

Publicidad

Kate Loree, psicoterapeuta destinada en Los Ángeles, es especialista en temas alternativos a la propia sexualidad. Ha trabajado con artistas de la industria del porno que dicen haber recibido amenazas de muerte por internet.

“Pienso que en nuestra cultura no queremos culparnos a nosotros mismos, sino creer que es la industria del porno la que les hace esto a estas chicas"

Además, algunas son maltratadas cuando su familia o sus amigos descubren a qué se dedica. Al mismo tiempo que para las artistas que han sufrido acoso en las redes sociales puede ser más fácil borrar sus cuentas, para la mayoría su perfil es un activo de gran valor para sus negocios y una razón para ser contratadas.

“Pienso que en nuestra cultura no queremos culparnos a nosotros mismos, sino creer que es la industria del porno la que les hace esto a estas chicas. No queremos ni oír hablar de la idea de que las estemos matando nosotros”, indicó Loree.

Loree asegura que las agencias y productoras deberían proporcionar recursos digitales para principiantes para ayudar a sus artistas con algunos problemas mentales. “Muchas actrices porno con las que hablo reciben amenazas de violaciones y de muerte diariamente, por lo que parte de la orientación consistiría en enseñarles a gestionar los límites de las redes sociales y de nuestra cultura”.

Modelos de Vixen con camisetas conmemorativas de August Ames. Imagen vía Instagram

Muchos recursos ofrecen programas de orientación y grupos de apoyo a los problemas de salud mental para artistas del entretenimiento para adultos, como el APAC. Sin embargo, Kelly Pierce, artista y miembro del consejo del Adult Performer Actors Guild (APAG), un gremio de artistas y actrices de la industria del entretenimiento para adultos, contó en la revista Rolling Stone que, aunque este gremio permite la participación de sus miembros, la industria multimillonaria necesita un sistema de apoyo a las enfermedades de salud mental.

Ela Darling, artista y cofundadora de VrTube.xxx, cree que el origen de la estigmatización de que los actores de la industria son “sucios” e “insalubres” está en la manera en la que se muestran en pantalla. Darling contó a VICE que las artistas pueden ser discriminadas si deciden dejar el porno para ganarse la vida de otra forma. Resa Woodward, profesora de 38 años, fue obligada a abandonar su clase en noviembre de 2016 por funcionarios del distrito en Texas, después de que estos recibieran un aviso anónimo de que había trabajado en la industria del sexo veinte años atrás.

“Los consumidores hablan de estas chicas como si no fueran personas reales, sino simples personajes con los que poderse masturbar. Me encantaría poder cambiar esa forma de pensar” —Miss Leya

“La gente va a ver nuestro trabajo todo el día y nos va a avergonzar y a estigmatizar. Tener una cita con alguien es muy complicado, ya que hay mucha gente que te quiere follar, pero no te quiere conocer”, comentó Darling.

Este año, la Adult Entertainment Expo de Las Vegas contó con numerosos servicios de salud mental, donde algunas organizaciones promocionaron sus recursos del mundo del sexo para artistas. Kevin Moore, marido de Ames y productor de Evil Angel, en su discurso en los premios Adult Video News (AVN) anunció The August Project, una iniciativa para crear un sistema de apoyo a las artistas, en conmemoración de la actriz recientemente fallecida. En un post anterior de un blog, Moore culpó al ciberacoso de la muerte de Ames y animó a la industria a tener más debates sobre los problemas de salud mental.

“El acceso de la comunidad de las artistas a los servicios de salud mental no es adecuado. Aunque Mercedes contara con un apoyo profesional que se preocupaba por ella, no había ninguna necesidad en que le resultara tan complicado encontrar a alguien que la pudiera tratar”, dijo Moore en este post.

Miss Leya, artista británica, creadora de una línea telefónica para artistas, Pineapple Support, fundó el servicio telefónico tras descubrir los cinco suicidios en las ceremonias de premios de estos años. Además, ya ha juntado a terapeutas de Australia, Reino Unido, España y Estados Unidos para que trabajen al lado de artistas a través de Pineapple Support.

Publicidad

“Los consumidores hablan de estas chicas como si no fueran personas reales, sino simples personajes con los que poderse masturbar. Me encantaría poder cambiar esa forma de pensar” —Miss Leya.

Si hubiera un centro de atención a los problemas de salud mental en el mundo del sexo que fuera accesible al instante y en el que hubiera terapeutas para las artistas, sus amigos y actores porno no tendrían que sufrir depresiones y adicciones por su cuenta

En otro orden de cosas, la industria es testigo de un incremento de los proyectos y grupos de apoyo a las trabajadoras sexuales con problemas de salud mental. Mientras que los análisis de enfermedades de transmisión sexual en la industria del porno están reguladas por la Performer Availability Screening Services (PASS), una organización que gestiona los resultados de estos análisis, Nikki Hearts también contó a la revista Rolling Stone cómo las artistas que tanto asalariadas como autónomas, carecen de seguro sanitario o prestaciones por parte de sus empresas.

En un artículo que dedicó a Merry Jane, Hearts señaló que si hubiera un centro de atención a los problemas de salud mental en el mundo del sexo que fuera accesible al instante y en el que hubiera terapeutas para las artistas, sus amigos y actores porno no tendrían que sufrir depresiones y adicciones por su cuenta. Además, abrió las puertas de su casa a todos aquellos que buscan apoyos dentro de la industria.

“Soy una de las pocas personas que fue a terapia y está dispuesta a compartir recomendaciones”, reconoció Hearts.

Sin embargo, algunas organizaciones, como The Cupcake Girls y el APAC, están extendiendo sus programas para derivar a las artistas a algunas clínicas externas, como las de terapeutas, médicos y consejeros de ayuda financiera, donde se pueden tratar a las personas relacionadas con el mundo del sexo.

Publicidad

“No nos gusta que la gente fallezca de esta forma. Pudimos haber ayudado a estas cinco mujeres mediante terapia para los problemas de salud mental”, afirmó Joy Hoover, fundador y presidente de The Cupcake Girls, un grupo de defensa de los profesionales del sexo. Actualmente, la organización de Hoover opera desde Las Vegas y Oregón y se dedica a relacionar a todo tipo de personas que trabajan en la industria del sexo con centros de apoyo a la comunidad. En estos momentos, el grupo está en proceso de apertura del centro de recursos holísticos dirigido por la comunidad, un espacio aislado que contará con centros de apoyo a la salud mental y física para artistas y socios en Las Vegas.

"Este no es un problema únicamente de la industria, sino del conjunto de la sociedad, y tenemos que aprender que nuestras palabras conllevan acciones, que las trabajadoras sexuales son personas y que todas estas cosas tienen unas consecuencias”

Tasha Reign, actriz y presidenta del APAC, también espera incrementar el número de asistentes a los grupos de apoyo. Además, está trabajando para elevar la edad mínima de acceso al porno de los 18 a los 21 años y para regular más los programas de la industria relacionados con el consentimiento sexual.

Al mismo tiempo que se están desarrollando algunas mejoras para las artistas, Reign opina que no se están ofreciendo los recursos necesarios a las artistas y trabajadoras sexuales.

Publicidad

Reign comenta que las organizaciones más conocidas mundialmente, como la Free Speech Coalition (FSC), una coalición en favor de la libertad de expresión, la asociación de la industria del entretenimiento para adultos y MindGeek, que posee muchos sitios web de pornografía reconocidos, como YouPorn y Pornhub, deberían dotar a las artistas de más recursos, en lo que respecta a la salud mental y el acoso sexual.

“Algunas cosas ya están en marcha, pero creo que es necesario que se pongan en marcha otras”, contó Reign a VICE. “Tengo la sensación de que se tienen que tomar cartas en el asunto”.

La FSC está trabajando actualmente en identificar las distintas dificultades por las que están pasando las artistas, tanto emocionales y psicológicas como económicas, para relacionarlas con los centros de apoyo a las trabajadoras del sexo. La FSC se fundó hace 25 años originalmente como una organización en defensa de la industria y ahora se encarga de supervisar el programa PASS.

“Puede hacerse verdaderamente insoportable para la gente que escucha constantemente que no vale para nada”, dice Stabile. “Este no es un problema únicamente de la industria, sino del conjunto de la sociedad, y tenemos que aprender que nuestras palabras conllevan acciones, que las trabajadoras sexuales son personas y que todas estas cosas tienen unas consecuencias”.

Sigue a Kaitlyn en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente e n VICE CA.