Las elecciones nos están dividiendo y tenemos que hablarlo
Mariana Sánchez votará por Anaya; Francisco Javier Campos lo hará por López Obrador. A ellos les parece ridículo que las elecciones estén dividiendo a personas que se estiman. Fotos: Paulina Munive
elecciones méxico 2018

Las elecciones nos están dividiendo y tenemos que hablarlo

La discusión política se metió a la casa, el bar, la escuela y la oficina. Amigos que dejan de hablarse, parejas que riñen, sobrinas que eliminan a sus tíos en Facebook. Platicamos con jóvenes sobre intolerancia a las preferencias electorales.
30.5.18

Reza un dicho popular que en la mesa no se habla de política ni de religión, pero mientras transcurre uno de los procesos electorales más rijosos de la historia mexicana, mantenerse ajeno a las elecciones es tarea complicada. Ya sea en una charla de sobremesa o por medio de memes en redes sociales, los ciudadanos estamos expuestos a un tema que levanta tantas pasiones como el futbol, pero al igual que este deporte, en ocasiones las posturas nos han llevado a confrontaciones con nuestras parejas, familiares o amigos.

Publicidad

Sin ser partidaria de Andrés Manuel López Obrador, a Mayra, habitante de la colonia Roma, la discusión en torno al tabasqueño le provocó una riña con su cuñada, proveniente de una familia panista. ¿El motivo? No soporta el argumento de que AMLO “va a convertir a México en Venezuela”.

Cuando intentó dar su punto de vista, su cuñada ni siquiera la dejó hablar de lo enojada que estaba. “Me dijo que cuando no tuviera qué comer me iba a arrepentir de haber votado por ese señor loco”. Mayra prefiere ya no verla hasta que pasen las elecciones, para evitar una nueva pelea. “Ni ella me tolera por pensar que me creo la ‘lista’, y yo no quiero debatir con una persona que no tiene un criterio racional”, comenta la chica de 32 años.

La otra cara de esta historia le tocó a Samantha Álvarez, vecina de la delegación Iztacalco, quien no sabe si votará por Ricardo Anaya, candidato de la alianza “Por México al frente”, integrada por el Partido Acción Nacional (PAN), Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), pero algunos conocidos dieron por hecho que lo haría. Hasta este proceso electoral, ella como toda su familia paterna, era “pro-AMLO”. Desde febrero comenzó a postear en redes sociales comentarios, memes y noticias que resaltaban los defectos de López Obrador, candidato de la alianza “Juntos haremos historia”, que reúne a Morena, Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES).

Samantha Álvarez eliminó de Facebook a una decena de parientes que la comenzaron a insultar por compartir información crítica sobre AMLO.

Las imágenes no cayeron nada bien entre sus familiares. Pronto comenzó a recibir groserías, indirectas y humillaciones, “como si AMLO fuera su abuelo, tío o padre, y yo le estuviera faltando al respeto”, comenta la periodista de 31 años, luego de eliminar de Facebook a por lo menos 10 familiares que habían hecho comentarios ofensivos.

“Esos familiares en particular no escuchaban argumentos; para ellos si no estás con AMLO entonces estás contra México”, cuenta Samantha.


Tres veces AMLO: una carrera de fondo por la presidencia de México.


Familia “política”

En la casa de Marissa Alegría, un chat familiar fue el epicentro de una discusión que ahora los tiene distanciados. Una tía envío una imagen donde se llamaba a votar por cualquiera de los candidatos presidenciales, menos por López Obrador. Su madre respondió con un emoji de caquita, dando a entender que tenía “caca en la cabeza”. La familia Alegría está dividida entre panistas de cepa y amlovers, las diferencias nunca habían importado, pero ahora ya ni se hablan.

Algunos parientes de Daniela Ramírez, estudiante de 24 años en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, suelen preguntarle: “¿Por quién vas a votar, chaira?”, en alusión al epíteto que suele ser utilizado para definir a los seguidores de López Obrador.

Publicidad

Su familia es panista, pero como ella se identifica con la visión de AMLO, tocar el tema ha generado roces. Las relaciones se han vuelto hostiles, en especial con sus tíos, aunque también ha peleado con su mamá y abuelos. “Por ese solamente votan los pobres, nacos o ignorantes", le dicen. Daniela cuenta que, si bien comienzan con un debate, siempre terminan en un alegato.

En su círculo de amigos y compañeros de la escuela, las peleas también son comunes, aunque se trasladan a Twitter principalmente. “La preferencia de mis amistades por Andrés Manuel en contraste con la de algunos compañeros por Anaya genera tensión en ciertas clases y deviene en críticas constantes y ataques que no se llevan a cabo cara a cara”, lamenta la estudiante.

Eduardo Daniel Maldonado no se aguantó las ganas de darle unfollow a un amigo, cuya opinión política le irritaba.

Eduardo Daniel Maldonado narra que no ha tenido una confrontación “real, así chingona”, sólo discusiones “fresas” sobre los candidatos. El joven radio locutor de 28 años tuvo un cruce de opiniones con un amigo que prefiere anular su voto, cuando él es de los que está convencido que hace falta votar. “Lo que sí he hecho es dejar de seguir en Facebook a banda que me caga su opinión electoral”, confiesa, aunque sabe que lo podrían montar en el cuadro de honor de los intolerantes.

Ana Jurado, comunicóloga de 29 años, también tuvo un momento incómodo por pertenecer a una familia que apoya a López Obrador desde que se desempeñaba como jefe de gobierno de la Ciudad de México (2000-2005). En ese tiempo obtuvo un préstamo del Instituto de Vivienda (INVI) para comprar un departamento.

Publicidad

Con ese antecedente, su hermana creía como una obviedad que votaría por AMLO. Nada más equivocado. En esta ocasión ella considera que el candidato mejor preparado es José Antonio Meade, quien contiende con el apoyo del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Pero como éste va en tercer lugar en las encuestas, votará por Ricardo Anaya porque no quiere que AMLO llegue a la presidencia del país. Esa explicación fue suficiente para que la tildara de “malagradecida”.

A diferencia de otros procesos electorales, Ana cree que la diferencia de opiniones se ha polarizado más en esta ocasión. “Hay una diferencia de pensamiento más marcada, ahora si piensas diferente, estás mal”.


Ricardo Anaya: el 'niño bien' que corre tras los pasos de 'ya sabes quién'.


Las redes, un cuadrilátero

A Isabel_ Bellini_, residente de Bosques de las Lomas, sus amigos y familiares le dicen que no entienden por qué le va a López Obrador, cuando hace seis años votó por Josefina Vásquez Mota, entonces candidata del PAN.

La joven oficinista de Santa Fe prefiere ocultar su nombre real, pues teme que la “linchen” en redes sociales. “Es difícil porque muchos son anti-AMLO, más que pro-Anaya, mi familia se me puso toda loca el otro día, que cómo era posible que fuera a votar por el Peje”, relata la chica de 26 años.

El miedo de Isabel no es gratuito, más cuando las redes sociales se han vuelto un ring donde los memes que se burlan de la lentitud de AMLO para hablar o del forzado inglés de Ricardo Anaya muchas veces se malinterpretan como posturas políticas.

Publicidad

La actitud políticamente provocadora de Ulises Rodríguez le generó un encontronazo en Facebook. Un amigo suyo solicitó a sus contactos que lo eliminaran si no votaban por AMLO. “Pues te vas a perder de mi amistad”, le comentó en broma, pero se desató una discusión donde uno trataba de convencerlo de votar por el candidato de Morena y el otro usaba argumentos de los demás presidenciables para irritarlo.

Ulises Rodríguez le comentó a un amigo amlover que tal vez votaría por Ricardo Anaya para presidente, tras recibir insultos decidió alejarse.

La discusión se disparó cuando Ulises escribió que posiblemente votaría por Anaya. Comenzó a recibir ataques personales y fue tachado de ignorante. “Somos muy cordiales cuando nos vemos, pero ya no hablamos, no nos comentamos en redes, ya no salimos de fiesta y normalmente me evita. A mí no me afecta la situación, pero sí cambió”, platicó Ulises, editor de 31 años y aceptó que en su trabajo dejaron de comentar el tema de las elecciones pues las discusiones comenzaban a subir de tono.

De derecha e izquierda, May y su esposo Alex, ambos de 30 años, son lo contrario en la política. Ella es anayista afiliada al PAN y él es amlover. Más que pelear, cuenta que han debatido las propuestas de cada uno, han revisado la experiencia de ambos, el trabajo de los partidos que representan, los aciertos o desatinos que han tenido en sus antiguos trabajos, además de los escándalos de corrupción en los que se han involucrado los candidatos.

May cuenta que estas discusiones han cambiado su relación, pero de forma positiva pues “les dio un toque”, incluso acepta que se divierten al polemizar sobre las propuestas de los favoritos para convertirse en presidente de México.

Publicidad

“Al final podemos apoyar a uno u otro partido, pero estamos de acuerdo en que hay un hartazgo político donde no le creemos a los candidatos y pedimos que hagan lo mejor (…) vamos a votar por el que creemos menos peor, no por el mejor”, reflexiona May sobre lo que considera un proceso electoral muy pesado.


Los mexicanos en Estados Unidos también castigan al ‘PRIAN’, votarán por AMLO.


Bajan el tono

Comentar los errores o aciertos de cada candidato a la presidencia y sus participaciones en los debates, ha sido un tema común entre Jorge Celaya de 26 años y sus amigos. En una discusión, cuenta que hubo puntos donde levantaron la voz, “hasta nos pendejeamos, pero todo dentro de lo normal, después, nos empedamos sabroso”, narra con desenfado el joven psicólogo.

Jorge está convencido de que es sano hablar sobre el proceso electoral y los candidatos, para tratar de dejar claro que es lo mejor para el país. Aunque no por ello debe fracturarse la relación.

En esa misma línea está Pedro Flores, de 42 años, quien tuvo una discusión familiar pero no por el candidato presidencial que sigue, sino porque notó que su papá preguntaba a los vecinos a quién elegirían presidente, para intentar convencerlos de que votaran por el líder de Morena. A Pedro le molestó esa actitud y no dudo en decírselo, pero prefirió no llevar la discusión a otro nivel.

Pedro Flores se aventó un round con su papá porque quería convencer a sus vecinos de votar por López Obrador.

Mariana Sánchez y Francisco Javier Campos son pareja. Ella votará por Anaya, él por AMLO. Han hablado de sus preferencias, incluso han discutido sus puntos de vista un par de ocasiones, pero nunca han peleado porque están convencidos que su relación está por encima de las elecciones. “Hemos hablado sobre los distintos candidatos y sus propuestas, votaremos por distintos candidatos y está bien, en ningún momento hemos intentado disuadirnos”, platica la chica de 28 años.

En el caso de Francisco Javier, de 26 años, observa que sus familiares y amigos parecen no estar de acuerdo en que otra persona elija un candidato diferente al suyo, pero con Mariana es diferente y no han tenido problemas, “puesto que ambos respetamos el punto de vista del otro y jamás incitamos a rebajar al otro por preferir al ‘rival’”, aun cuando no se tientan el corazón para hablar pestes de sus candidatos.


'Ricky Riquín Canallín': así vieron nuestros expertos el debate.


Aunque faltan cuatro semanas para que se realicen las votaciones, Mariana admitió a VICE que quisiera que fueran ya mismo, pues está harta del ambiente que se vive por todos lados. “He leído comentarios en redes sociales que hablan de que cuando acaben estas elecciones también acabarán amistades y hasta relaciones familiares, lo cual me parece ridículo”.

Sigue a Enrique Alvarado en Twitter: @kikin_agz

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs