Black Squirrel Books & Espresso Bar
Black Squirrel Books & Espresso Bar. Foto por Toni Vaneeden para Your Urban Carpenter
La Guía VICE a Canadá

La obsesión por el café en Canadá tiene muchas formas

A pesar de que no tienen árboles cafeteros, Canadá es uno de los tres países que más café consume en el mundo y los habitantes de su capital, Ottawa, lo demuestran con una variedad insospechada de cafeterías.

Esta nota fue co-creada con Destination Canada

El año pasado, más adultos bebieron café que agua del grifo en Canadá. Existe una pasión especial en ese país por la bebida (son, según algunas fuentes, el territorio que más litros de café consume per cápita), y ese fanatismo resulta particularmente interesante si consideramos que no es un país productor, sino únicamente consumidor, de café. Es por eso que la identidad cafetera de Canadá es en gran parte el resultado de cómo se interpreta la experiencia de tomar una taza de ese líquido.

Publicidad

Para que puedas tomar una buena taza de café existe detrás una larga cadena de personas: desde los productores hasta quienes te lo venden y, por supuesto, los propietarios de cafeterías. En Ottawa, la capital de Canadá, la experiencia cafetera se vuelve bastante particular dependiendo del lugar al que vayas –y, literalmente, la pasión del dueño de esa cafetería. Actualmente, existe un auge de cafeterías especializadas en donde los consumidores no sólo pueden conocer cuál es el origen de los granos, el nivel de tostado y las formas específicas de prepararlo, sino que además hay cada vez más experiencias distintas para consumidores distintos.

The Ministry of Coffee, por ejemplo, es un homenaje a la capital canadiense. Para Alex Dhavernas, su fundador junto con Fadi Karam, este era el nombre más adecuado para una ciudad donde se encuentran las oficinas de gobierno. Su muy particular ministerio está especializado en ofrecer los mejores granos de café: “Traemos café de Vancouver a Nueva Escocia, así como algo de los Estados Unidos y hasta Alemania. Uno de nuestros favoritos personales es Heart Coffee Roasters de Portland, Oregon. Nos encanta la mezcla de espresso que tienen”.

The Ministry of Coffee abrió en 2013, primero con un pequeño local en el centro (Centretown), dedicado a la venta de café y alimentos. Cierra temprano y tiene una clientela muy diversa, desde trabajadores de gobierno, a estudiantes de la Universidad de Ottawa, hasta turistas. En cambio la sucursal del barrio de Hintonburg es más grande e invita a los clientes a disfrutar el café socialmente y, a tono con los residentes de esta dinámica zona residencial, por la mañana se llena de familias jóvenes con niños y por la noche ofrece una carta más amplia, con vinos y algo de coctelería, para las personas que quieren disfrutar de una velada tranquila.

Publicidad

Para Alex, es importante cómo las cafeterías se relacionan con las calles donde están y con las personas que las visitan. Él considera que hay que enfocarse en “los barrios de los que formamos parte. Me encanta caminar por la calle y charlar con clientes habituales que viven o trabajan en la zona, o que son dueños de un negocio. Realmente nos sentimos parte de la comunidad y parte de algo más grande”.

Origin Coffee.

Un café en Origin Trade Coffee. Foto cortesía de Origin Trade Coffee.

Por otro lado, Origin Trade Coffee es definitivamente parte de algo más grande. Está ubicado dentro del ByWard Market, un distrito central de Ottawa famoso por su actividad económica, el cual es una atracción turística por sus boutiques y sus recintos para conciertos pero sobre todo por su mercado al aire libre con gran oferta gastronómica.

Sharif Virani, uno de sus socios, vivió seis meses en Nueva York y volvió con la idea de hacer algo similar a lo que había visto en la Gran Manzana: un café que por las noches se convirtiera en un bar. Con ese objetivo en mente y un local disponible, abrió Origin Trade en 2015. Aunque la cafetería se concibió a partir de un modelo extranjero, se enfoca en el origen y sus alimentos provienen de productores locales, al igual que los vinos y cervezas que expanden el menú. Además, tienen su propia marca de granos de café “Single Origin”, tostados en Canadá pero cultivados en México y Sudamérica.

A pesar de estar en una zona muy atractiva para los extranjeros, Sharif comenta que la mayoría de sus clientes son locales y que, para disfrutar de una experiencia auténtica otauense, es imprescindible darse la vuelta por Origin Trade, ya que “nuestro personal y nuestro café son increíbles”.

Publicidad
The Loft Board Game Lounge

Cortesía de The Loft Board Game Lounge

Una cafetería que va más allá de su definición y se convierte en un espacio para convivir por horas es The Loft Board Game Lounge, el cual cuenta con más de 1,000 juegos de mesa, para que sus clientes coman y beban lo mejor mientras se divierten. Aquí el café se vuelve el pretexto para compartir horas y horas con amigos o familiares.

Su historia increíblemente se gestó en Reddit.com: Michael Hopkins, fanático de los juegos de mesa, había trabajado en varios restaurantes y sabía que este concepto existía en Toronto, así que creó una discusión virtual para pimponear ideas y ¡bingo! Alessandro Argentina lo contactó en mayo del 2014 y juntos fundaron The Loft Board Game Lounge.

Sus mesas siempre están a reventar, en su mayoría de estudiantes universitarios, pero también hay adultos que vienen a pasar una noche distinta echando dados y carcajadas. Su enorme biblioteca de juegos tiene de todo: clásicos como Scrabble y novedades como What Do You Meme? En un mundo obsesionado con los teléfonos y las computadoras, los lugares apuestan por la cercanía y de paso despejan la mente –y descansan el pulgar pegado a nuestro teléfono-.

Contrario al bullicio de un sitio como The Loft Board Game Lounge está Black Squirrel Books & Espresso Bar, una librería de viejo donde además sirven gran café. Es silenciosa durante el día, pero en la noche no tanto pues se convierte en un espacio para discusiones literarias y un pequeño foro para conciertos, exposiciones de arte o conferencias.

Según la Asociación de Café de Canadá, el negocio del café genera 160,000 empleos en este país norteamericano. Las ofertas son tan diversas que llegan al extremo, como Feline Cafe, una cafetería mezclada con refugio felino, inspirada en los varios locales del tipo que existen en Japón. ¿Qué puede ser más terapéutico que acariciar a un gato mientras bebes un buen espresso? Por supuesto, su menú es vegetariano y ofrece la opción de que si te quedas enganchado de uno de estos gatos te lo puedas llevar. Todos son rescatados de la calle.

Feline Cafe

Cortesía de Feline Café

Entre gatos, libros, conciertos o piezas de arte pero, sobre todo, entre buenos granos de muchos tipos de café internacional, surge una nueva generación de cafeterías en Ottawa, impulsada por el boom cafetero del país norteamericano, pero comandada por jóvenes empresarios independientes que han amalgamado ideas de otros países con productos locales para ofrecer experiencias originales que refrescan vieja y caduca idea del consumo de café. Ninguna idea parece ser demasiado alocada y al fin y al cabo cada café se convierte en un sitio de expresión personal para conocer a personas con gustos tan raros como los tuyos.

Conoce todos los tipos de aventuras que puedes tener en Ontario aquí.