Publicidad
La pesadilla inmobiliaria

La pesadilla inmobiliaria del mes: vive en una ferretería

Vivirás en un dúplex como si fueses el presentador de Bricomanía.

por Juan López
06 Noviembre 2018, 5:00am

Todas las imágenes vía Idealista

¿Qué es?: Un dúplex de tres plantas, o sea, un ‘tríplex’, de 100 metros cuadrados y un dormitorio. Eso es en la imaginación de los hermanos Grimm después de hacer botellón con ron de Mercadona. Tal y como se puede ver en las fotos, estamos ante una ferretería.
¿Dónde está?: En la archiconocida plaza de Legazpi, el punto más austral del Madrid que queda dentro de la M-30. Orilla norte del río Manzanares y cerquita de la salida que da acceso a la Autovía del Sur (A-4).
¿Qué se puede hacer por ahí?: Aunque históricamente no ha sido la mejor zona de Madrid, en los últimos años se está poniendo muy de moda. La llegada del Matadero ha reactivado el distrito y la gentrificación del centro ha hecho que mucha gente opte por este barrio para rehacer sus vidas. Hay multitud de bares, áreas culturales, microteatros y también zonas verdes. Está justo al lado del Madrid Río, que es la mejor zona de la ciudad para pasear y hacer deporte al aire libre.
¿Cuánto cuesta?: El inmueble está a la venta por 220.000 euros. Sobra decir que para poder vivir en este lugar habría que meterle mínimo otros 50.000 en reforma para que dejase de tener aspecto de ferretería. Salvo que se compre para ser una ferretería, en ese caso no haría falta reforma.

No es fácil peinar Idealista o cualquier otra página de anuncios inmobiliarios. Ha llegado un punto en el que no puedes bajar la guardia ni un segundo porque te la clavan hasta el esternón. Sobre esta oportunidad de negocio, no podemos decir que sea un mal local o que sea inadecuado para montar un negocio o invertir si se quiere, pero de ahí a decir que es un dúplex parece una afirmación bastante osada.

ferretería almacen
El dormitorio

Es un pensamiento muy valiente porque el local carece de alguna cosa bastante importantes para que se pueda convertir en una vivienda: no hay cocina de obra, porque sí que es posible que en alguna estantería haya stock de algún modelo de camping gas, que si bien no es lo más seguro, te puede sacar de un apuro. Sin embargo en las características básicas del anuncio sí dice haber un dormitorio y también un baño.

La descripción es tan ambiciosa que te llega a ofrecer una hipotética redistribución de la ferretería para convertirla en vivienda. Ese inexistente dormitorio parece que iría en el semisótano, pasando las fotos damos con lo que pensamos que puede ser y el panorama no puede ser más dantesco. Es un zulo al que se llega por una escalera de gres tenebrosa y que carece de cualquier tipo de ventana o ventilación.

escaleras

El aspecto actual de la habitación parece sacado de cualquier programa de Equipo de Investigación en el que se trata el negocio de la chatarra. Hay palés, algunas maletas y cable, mucho cable, cable como para montar el Ave a Extremadura sin pestañear. Otro detalle bien bonito es la presencia de un extintor en uno de los pasillos, normalmente en los domicilios no hace falta este tipo de recurso, pero aquí al cocinar con camping gas o soplete, pues no está de más tenerlo ahí a mano.

El salón iría en la planta baja, a la altura de la calle. El anunciante detalla que se podría lograr una buena zona diáfana con comedor y cocina americana. Hace falta tener imaginación para llegar a esa conclusión después de colgar semejantes fotos. Esa zona diáfana es en la actualidad un sindiós administrativo en el que reina el caos, las llaves inglesas, los tubos, los mostradores y la única cosa útil del piso: una carretilla. La carretilla es el artilugio definitivo para poder vaciar de trastos todo el piso, toda la ferretería, perdón.

ferretería almacen

Al anuncio sin embargo le pasa como a Prison Break, empieza bien pero va perdiendo fuerza conforme pasan las temporadas. En el tercer consejo ya se quedan sin ideas y recurren a lo más doloroso, que en este caso es contar la verdad. “Altillo: zona de archivo o almacén”, esto es justamente lo mismo que es en la ferretería. Aquí la inmobiliaria se ha quedado sin recursos pudiendo haber escrito “zona chill-out” o incluso “gimnasio y zona de meditación”, habría quedado más completo y hasta mejor. Habría que verlo en persona, pero seguramente sea hasta mejor sitio ese para la habitación que el cuchitril en el que pretenden hacer dormir al nuevo dueño.

oficina

Otro tema que se sale de lo meramente inmobiliario, pero que debemos tocar aunque sea de soslayo, es la altísima tecnología con la que ha contado la zona de administración de esta ferretería. Ese ordenador con pantalla de tubo catódico de 14 pulgadas y la silla de oficina reforzada con una almohadilla de bolas de madera cual taxista, serían poco menos que exigencias a la hora de comprar esta propiedad. Eso vale más que cualquier otra cosa de la casa, eso y la carretilla.

oficina

Luego también hay cosas buenas, que parece que solo nos centramos en lo negativo. Es una casa perfecta para los amantes de bricolaje; esa gente con maña y manitas para adecentar su casa con sus propias manos. Aquí tienes todo el material que hace falta para completar los 700 episodios del programa Bricomanía. Realmente 699, había uno en el que te enseñaban a hacer una piscina y aquí parece poco viable.

ferretería

Resumiendo, estamos ante un local comercial, nada de un dúplex. Sin entrar a valorar la incomodidad de vivir a pie de calle con una puerta acristalada como única barrera con la calle, este lugar no reúne las condiciones necesarias para vivir… salvo que se invierta una buena cantidad de billetes. Sí lo recomendamos más para comprar material o repuestos, lo más normal es que se puedan conseguir a precio barato. Yo me voy a acercar mañana mismo para ver si me venden la carretilla.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Tagged:
crisis
Madrid
ESPAÑA
Gentrificación
vivienda
pisos
duplex
ferretería
Legazpi