Publicidad
Navidad

Hablamos con gente que curra en Nochevieja para que tú te diviertas

DJ, taxistas, enfermeros, porteros, camareros... tu más que probable ciego para recibir el año genera puestos de trabajo.

por Ana Iris Simón
29 Diciembre 2017, 7:11am

Fotografía por Alan Light

vía Flickr. Modificada por VICE

La madrugada del 31 de diciembre al 1 de enero, tras discutir con familia o colegas sobre si lo de Tabarnia va en serio o no, debatir sobre el juicio a La Manada y opinar, por qué no, acerca del vestido de la Pedroche, la mayoría de los españolitos a los que le cantaba Mecano en "Un año más" nos comeremos unas uvas deshuesadas. Justo después, meteremos algo de oro en una copa de champán, como si fuéramos un rapero de los 90, y brindaremos por el año que entra. Eso haremos la mayoría.

Pero, para que la mayoría hagamos eso, una minoría silenciosa permanecerá en la sombra, sin vino y sin gambones, sin sobremesa infinita y sin resaca el día uno. La minoría silenciosa de los que curran en Nochevieja. Porque, para que disfrutes de las 12 campanadas en streaming, un técnico de sonido y un realizador han dejado de cenar con sus familias, además de Ramón García; para que le pidas una canción y te enfades porque no te la pongan, ya con demasiados botones de la camisa desabrochados, hay un DJ que se ha pasado la noche entera pinchando; y para que no pases frío de vuelta a casa hay quien se la juega ofreciendo su coche a riesgo de que acabe salpicado de pota.


LEE:


Con todos ellos hemos hablado: enfermeros, DJ, porteros de discoteca, taxistas... y les hemos preguntado qué se siente cuando uno curra para asegurar la diversión ajena. Si consideran esas horas como un servicio a la comunidad más que como un trabajo y si la gente les trata distinto por ser Nochevieja. Estas son sus respuestas: así es trabajar el día 31 de diciembre.

Santi y Luis son Psychic Boyz. Imagen vía Psychic Boyz

Psychic Boyz, 27 y 29 años, DJ

VICE: ¿Qué hay, chicos? Me han dicho que en Nochevieja tenéis un planazo.
Psychic Boys: Pues sí. Pinchamos en la sala Tempo en una fiesta especial de El Sótano. Lo hacemos porque somos muy navideños y estas fechas son época de reencuentros. No es el primer año que trabajamos, desde hace tres pinchamos en fiestas especiales de Nochevieja. El año pasado fue en Costello y el anterior en el propio Sótano. Todas fueron puro fuego.

"Cuando terminamos de trabajar, a las 7:00 o 7:30, entramos en durísimas negociaciones de postparty con colegas en casa de no sé quién"

¿Algún acontecimiento para el recuerdo de esas dos Nocheviejas que lleváis currando?
Una invasión masiva de cabina en 2015 mientras pinchábamos b2b con Jotapop. El aluvión de gente fue tal que su Mac tuvo un momento de vuelo inevitable. El héroe fue un colega nuestro que se tiró al suelo a salvarlo a lo Kevin Costner en El Guardaespaldas. El resto de las anécdotas son comunes a la noche y el amore.

¿Cómo os apañáis esa noche?
Cenamos, brindamos, esperamos a las uvas y nos las comemos, le damos un beso a la familia y 300 a la abuela mientras nos dice que nos abriguemos mucho y después cogemos el coche y nos vamos zumbando a la sala. Empezamos a las 00:30 y acabamos a las 7:00 o 7:30. Y bueno, a partir de ahí entramos en durísimas negociaciones de postparty con colegas en casas de no sé quién.

Ionel, 35 años, portero

VICE: Buenas, Ionel. ¿Has currado muchas Nocheviejas?
Ionel: Esta es la tercera.

Y, ¿cómo es trabajar la última noche del año?

Igual que cualquier otra noche, solo que la gente se pone más guapa. Yo siempre trabajo mientras el resto del mundo está de fiesta, así que no es algo muy loco para mí. Sí que es verdad que todo empieza más tarde: la gente cena más tarde, sale de casa más tarde, se emborracha más tarde, se va a casa más tarde... todo se alarga esa noche.

"La gente vomita mucho siempre, quizá ese día tiene más color naranja, por las gambas, pero la peña vomita durante todo el año"

¿Notas, por ejemplo, que la gente pota más en la puerta, o que hay más peleas? ¿Se pone más borracha?
La gente vomita mucho siempre, quizá ese día tiene más color naranja, por las gambas, pero la gente vomita muchas veces al año [Risas]. Lo de las peleas puede que sí, pero también depende mucho de la noche. El año pasado, por ejemplo, fue muy tranquilo, no tuvimos ningún problema, pero el anterior sí que tuvimos lío. Todo depende de la suerte, no de que sea Nochevieja. Sobre si la gente se pone más borracha, creo que hay más gente que se pone borracha. Es decir, gente que normalmente no bebe tanto, esa noche se pasa, pero no notas que la gente vaya peor de una manera escandalosa.

Este es Aitor. Imagen vía Aitor

Aitor, 27 años, barman

VICE: Ey, Aitor. ¿Qué se siente cuando uno curra en Nochevieja?
Aitor: Felicidad, alegría, no me molesta la tarea para nada y realmente la remuneración hace que no sea un sacrificio. En fin de año, el euro por hora se triplica. Además, curro con colegas y para colegas, al fin y al cabo la sensación es como si estuviera en mi casa y ejerciera de anfitrión exquisito, una especie de Isabel Preysler calzando Dr. Martens y Levi’s, ofreciendo chupitos de ratafía en vez de bombones.

¿Te emborrachas mientras trabajas esa noche?
Bastante. Más incluso que un día cualquiera.

"Hay dos tipos de gente: la que espera mucho de Nochevieja y la que cree que será una puta mierda"

¿Notas algo distinto en el ambiente esa noche, la gente se comporta distinto?
Normalmente, hay la misma proporción de borrachos, aunque supongo que por estadística, a más gente, más míticos, no sé. Creo que hay dos tipos de gente: la que espera mucho de Nochevieja y la que espera que sea una puta mierda. Los primeros acaban muy tristes porque la noche es una noche más de borrachera, no sé si esperan ver a Michael Jordan o que lluevan billetes. Los segundos acaban pidiéndote el decimoquinto cubata cinco minutos antes de cerrar y cuando los echas del bar habiéndoles dicho por enésima vez que se piren, te besan y te agradecen lo bien que se lo han pasado.

Xavier, 37 años, taxista

VICE: Buenas, Xavier. Te pasarás la Nochevieja haciendo carreras, ¿cómo lo afrontas?
Xavier: Pues bien, como cualquier otra noche. Mientras que haya trabajo, estará bien la cosa, y trabajar de noche no me disgusta. Tiene sus cosas desagradables, como chavales que intentan irse sin pagar, gente que se te queda dormida y no se despierta o algunos que ves que van muy malos, pero por lo general la gente suele ser maja y habladora.

"Por lo general, en Nochevieja la gente suele ser maja y habladora, aunque hay quien se quiere ir sin pagar, quien va muy mal, quien se queda dormido y no puedes despertar..."

¿No es un bajón currar mientras todo el mundo está de farra?
Cuando trabajas de noche, eso no te pasa solo en Nochevieja, te ocurre muchas veces. Hace diez años me habría molestado más, ahora puedo cenar en familia e irme a trabajar y también puedo comer con ellos el día 1, aunque duerma poco. Así que no, no es más bajón que cualquier otra noche. Además, la gente está simpática, emocionada, y es bonito.

¿Con qué hilo musical recibirás a tus clientes la noche del 31?
Todavía no lo sé, pero seguramente con la radio o con algo de música electrónica, de matraca, para que reciban el nuevo año [Risas].

Pablo durante la Nochevieja del año pasado. Imagen vía Pablo

Pablo, 24 años, camarero de restaurante

VICE: ¿Qué hay, Pablo? Esta Nochevieja te toca currar.
Pablo: Sí. El 31 trabajo en un restaurante en el que después del servicio de cenas se ponen copas hasta las 2:30 más o menos. Yo trabajo como runner/barquero, llevo bandejas con los platos a los camareros, cajas y pedidos de alcohol a la barra y cosas así. No tengo tanto trato con los clientes como otros empleados, pero algo me toca.

¿Cómo es trabajar el 31 para que el resto de la gente se divierta?
Cuando estoy currando en el restaurante no considero que esté trabajando para que nadie se divierta, sino para que me paguen. Aunque si la gente se lo está pasando bien mientras trabajo, genial. Pero no considero que la de Nochevieja sea distinta a cualquier otra noche en ese sentido.

"Cuando estoy currando no considero que esté trabajando para que nadie se divierta, sino para que me paguen"

¿Te vas a poder comer las uvas? ¿Cómo afrontas la noche?
Sí, me han dicho que nos comeremos las uvas con los clientes, antes de que empiece el servicio supongo que cenaré en el restaurante con el resto del personal. Cuando cerremos volveré a casa como cualquier otra noche, en bus. En cuanto a cómo afronto la noche, espero que los clientes entiendan que, detrás de su cena, hay mucha gente trabajando y que sean respetuosos. No sé si darán más propina, pero ojalá.

Esta es Clara. Imagen vía Clara

Clara, 25 años, enfermera

VICE: Clara, ¿cómo se siente una cuando curra el 31 de diciembre?
Clara: Supongo que depende. El año pasado me tocó trabajar el día de Nochevieja, el día de Año Nuevo, el de Navidad y el de San Esteban, así que estaba un poco triste. Yo curro en Barcelona, pero ni mi familia ni mis compañeras de piso son de aquí, así que me quedé sola durante todos esos días mientras todo el mundo estaba de comidas familiares.

¿Qué cena una en Nochevieja cuando cena sola?
Pues el año pasado, que trabajé por la tarde, libré justo a la hora de la cena y entraba a trabajar a las siete de la mañana del día 1, así me hice yo un festín en casa. Una tablita de quesos, unas mermeladas, un picoteo... y también me compré las uvas. Y, aunque cenar sola en Nochevieja no es el mejor plan, me hizo mucha ilusión que mis amigos y mi familia se acordaran de mí y me enviaran vídeos y fotos.

"La Nochevieja pasada trabajé en la Unidad de Maternidad, así que que fue bastante especial porque allí todo el mundo está contento"

Y en el hospital, ¿cómo están los ánimos la última noche del año?
Te puedo contar cómo estaban el año pasado, que la viví en la Unidad de Maternidad. Supongo que es un caso un poco especial, porque todo el mundo está muy feliz. Conocí también a los primeros chavales, un niño y una niña, que nacieron en mi hospital ese año. La gente está muy contenta e ilusionada, además de porque cuando llegan niños todo es alegría, porque saben que es un día especial.

Josephine, durante una de sus sesiones. Imagen vía Josephine

Josephine, 33 años, DJ

VICE: Buenas, Josephine. ¿Alguna anécdota currando en Nochevieja?
Josephine: Que recuerde, no tengo ninguna anécdota, pero sí que puedo decir que es realmente difícil que todo el mundo esté contento con la música que se pone esa noche, ya que no es una noche al uso y sale gente que no suele salir en todo el año. Hay quien se pone a beber y no da guerra, pero también hay quien se cree con el derecho a pedir el tema que se llevaba cuando era joven. Supongo que es un poder que les invade y tienen que ir a molestar a la DJ, porque no es otra cosa: pedir temas al DJ es molestar, que quede claro.

"Pedir temas al DJ es molestar, que quede claro. Y en Nochevieja ocurre más que ninguna otra noche"

¿Qué consejo le darías a esas personas que le piden temas a los DJ?
Que no lo hagan, por favor. Que se olviden de que podemos poner los temas que escuchan en su casa. Nosotros trabajamos nuestras sesiones e incluso nuestro papel fundamental como DJ es crear un ambiente festivo, así que nos fijamos en la gente para enfocar lo que pinchamos. Cuando alguien viene a pedir un tema, rompe con todo eso que el DJ trabaja.

Emili, 50 años, inspector de autobuses nocturnos

VICE: ¿Qué tal, Emili? ¿Cómo afrontas esta Nochevieja?
Emili: Pues trabajando, pero no es la primera ni la segunda. Llevo once años en mi empresa, en el turno de noche, así que ya sé cómo va la cosa. Intentamos parar a tomar las uvas, dejar todo preparado para poder disfrutar al menos de ese momento juntos. Algunos conductores, si pueden, también paran para tomárselas. Incluso hay a quien le acompaña la pareja o la familia en el autobús para que no esté solo en esos momentos.

"En los servicios de primera hora de la mañana, cuando la gente está volviendo a casa, los conductores sí que se encuentran más incidentes, vomitonas y eso"

¿Es distinta esa noche del resto?
Hay algo más de trabajo, sobre todo en los servicios de primera hora de la mañana, cuando la gente ya está volviendo a casa. Ahí sí que los conductores encuentran más incidentes, vomitonas y eso, y hay más lío. Pero por lo demás es una noche normal, y cuando trabajas de noche estás acostumbrado a esas cosas, no te pilla de sorpresa. Además, te diría que hay jornadas peores, como San Juan.

¿Crees que los que no trabajamos los festivos valoramos lo suficiente a los que sí lo hacéis?
No, porque se toma como algo normal, siempre hay gente trabajando para que otra gente esté disfrutando de su ocio. Sí que en el caso particular de Nochevieja la gente está más contenta, más feliz, se nota en el ambiente que son un día y una noche especiales.

Irene, 28 años, camarera

VICE: Irene, cuéntanos, ¿cómo es currar en Nochevieja?
Irene: Como una noche normal, solo que con mucho más de trabajo. Llevo unos 7 años trabajando en la hostelería y estoy acostumbrada a currar este tipo de días. Por otro lado, aunque sea un poco al final de la noche, da tiempo a salir un rato a divertirse. Si trabajas como camarero el 31 lo más seguro es que sientas bastante agobio porque el curro se multiplica por 10, pero también hay ratos divertidos.

Y, ¿cómo te organizas, cómo gestionas la noche?
Hay que dejar todo preparado de cara a ese día, porque se trabaja por la tarde hasta antes de la cena y después de las uvas, por la noche. Me paso la tarde currando, después ceno con la familia, nos comemos las uvas y a las 12 y media toca volver al bar. ¡La vuelta a casa ya se verá!

"Nochevieja es el día que más se trabaja del año, al menos en hostelería. Además, el trabajo se concentra en horas puntas"

¿Curras algún otro festivo?
Sí, claro. Cualquier puente, Semana Santa, Carnaval, Halloween...

Y, ¿es más duro currar en Nochevieja que en esos días?
Sí, hay muchísimo más trabajo, y además se concentra en horas puntas. Desde mi punto de vista, es el día que más se trabaja del año. Y encima no dan más propinas, es una tradición que se está perdiendo [Risas].