Publicidad
Cambio climático

Por qué a los españoles no nos preocupa el cambio climático

Hasta hoy, no se había convocado ninguna gran manifestación contra el calentamiento global.

por Alba Carreres; ilustración de Teresa Cano
15 Marzo 2019, 5:00am

Ilustración por Teresa Cano

El cambio climático es un problema que afecta gravemente a nuestro país. El calor que hace en invierno en algunas zonas de la península se debe, en gran medida, al proceso de desertización que Greenpeace ya nos había avanzado. Según cuentan en esta publicación de National Geographic, la alteración de los ecosistemas y la proliferación de especies invasoras ya se están notando a fecha de hoy en España y, sin embargo, no parece que sea algo que nos importe demasiado.

En el resto de Europa, miles de estudiantes se manifiestan cada viernes ante las puertas de su facultad a modo de protesta por el cambio climático. En España, en cambio, han sido más bien pocas las manifestaciones por este tema hasta el día de hoy. Aunque el pasado 1 de marzo 300 personas pidieron delante del Congreso actuar contra el cambio climático, esta, la del 15 de marzo ha sido la primera quedada masiva estudiantil con la idea principal de agitar conciencias y sumarse al movimiento Youth For Climate.

El movimiento nació de la mano de Greta Thunberg, una activista sueca de 16 años que en agosto de 2018 decidió empezar una huelga delante del Parlamento de Suecia para protestar contra la inacción política de los líderes mundiales para frenar el cambio climático. El pasado mes de diciembre pronunció un histórico discurso en la cumbre climática de Katowice que se convirtió en viral.


MIRA:


El pasado 24 de enero, más de 35 000 estudiantes se manifestaron en Bélgica en apoyo de la causa. En La Haya, Holanda, fueron más de 1000. Científicos y expertos en el tema también han firmado peticiones para aplicar medidas que reduzcan drásticamente la emisión de gases de efecto invernadero. Pero, ¿y en España qué está pasando? ¿Por qué no se ha llamado a la Climate Strike hasta este viernes? ¿Por qué cada vez hay más mujeres que nos sumamos a la huelga del 8 de marzo y en cambio hemos infravalorado la llamada contra el calentamiento global?

Según nos cuenta Rubén Díez, Profesor de Sociología en la Universidad Complutense y coordinador del equipo de investigación dedicado a movimientos sociales de la Federación Española de Sociología, no es tanto una cuestión de poca concienciación por parte de los españoles, sino de que en esta ocasión los grupos y organizaciones de la sociedad civil no han sabido llamar la atención sobre el tema y convocar acciones colectivas, como sí lo han hecho en los países que aparecen en los mapas de la convocatoria bajo el impulso de la gente muy joven.

“La pregunta que deberíamos hacernos es por qué no se ha llamado a la Cimate Strike hasta ahora como sí ha pasado en otros sitios”, se cuestiona Rubén. “Una cosa son los grupos de la sociedad civil y otra, la ciudadanía en general. Los primeros son los que suelen llamar la atención de la ciudadanía sobre estos temas”, explica Rubén.

Según datos del Eurobarómetro sobre el cambio climático, el nivel de preocupación de la ciudadanía española (42 %) está en la media de europea (43 %), igual que Irlanda (42 %) o Reino Unido (44 %) y bastante por encima de Italia (33 %) aunque algo por debajo de Alemania (53 %) o Francia (50 %). Por lo tanto, según Rubén Díez, no habría una correspondencia a priori entre nivel de preocupación y convocatorias, ya que las iniciativas de estas convocatorias parten del Reino Unido, cuyo nivel de preocupación es similar al de España.

Sin embargo, el índice de preocupación del Eurobarómetro podría no ser realmente representativo. Según los últimos datos del CIS, los problemas medioambientales representan un 0,7 % del total de los problemas que preocupan a los españoles, mientras que el paro supone el 64,3 % y la corrupción y el fraude, el 38,5 %. Según nos explica Rubén Díez, esto tendría una explicación y estaría relacionada con una cuestión metodológica y del tipo de pregunta.

“La pregunta del CIS es cuáles son los problemas que más le preocupan. Se trata de una pregunta de respuesta espontánea, es decir, a la gente se le pregunta y te dicen lo primero que le viene a la cabeza como problema. No se le da una serie de opciones sobre las cuales elige. Los datos del Eurobarómetro sí son de respuesta cerrada y hay preguntas concretas sobre el cambio climático. Según estas últimas cifras, solo el 10 % de la población española cree que no hay cambio climático, y un 6,2 % está en duda o no lo sabe”, nos dice Rubén.

Es decir, cuando a los españoles nos preguntan por la calle qué nos preocupa, no nos viene a la mente el cambio climático, pero en cambio, cuando lo ven escrito o se les pregunta sobre ello, para todos nosotros es algo muy importante. Hay muchas investigaciones sobre este fenómeno. Según nos comenta Pablo Chamorro, coordinador de movilización de Greenpeace, es muy fácil empatizar con una conciencia, pero de la preocupación a la acción hay un trecho y tanto mentalidades como conductas tienen que cambiar rotundamente y se trata de un cambio muy radical.

“La creación de alarma social sobre el cambio climático también provoca inactividad", explica Pablo. El verdadero cambio se genera por indignación o por ilusión y esperanza. Por eso este movimiento de los jóvenes es muy inspirador, es una voz independiente que clama por un futuro mejor para ellos e incluso para sus hijos, y que no tiene ningún tipo de condicionante. A la vez, pone delante de los políticos que o hacemos algo, o dentro de 11 años ya no se podrá cambiar el calentamiento global y llegaremos a un punto de no retorno”, asegura Pablo.

La movilización de este viernes es liderada por jóvenes, y el papel de Greenpeace es solo el de amplificar, difundir y apoyar el movimiento según sus necesidades. En este sentido, han facilitado el contacto de varios jóvenes preocupados por el tema y les han dado herramientas para que se puedan coordinar entre ellos. Según nos explica Pablo Chamorro, el movimiento en España lo iniciaron unos estudiantes de Girona que, tras ver los vídeos de Greta, decidieron movilizarse delante de la sede de la Generalitat. “Primero eran cinco estudiantes, y ahora son 150”.

Desde Greenpeace reconocen que la mecha ha prendido tarde pero con fuerza: hace apenas dos meses que ha aterrizado en España pero según explican a VICE prevén que sea un movimiento muy potente y dicen que será solo el inicio de un cambio global.

Pablo explica que al ser un movimiento tan espontáneo no se puede saber exactamente cuántas manifestaciones habrá, aunque se calcula que serán más de 60. El hecho de que la huelga se haya convocado tan cerca del 8 de marzo podría llegar a perjudicar a este 15M ecologista, y aunque en España el derecho a la huelga se contempla a partir de 3º de la ESO, hay estudiantes que pueden enfrentarse a pérdida de puntos y ver afectadas sus calificaciones.

Aun así, el panorama es mucho más favorecedor que en otros países como Grecia, en los que solo hay una convocatoria en todo el país. Según nos explica Pablo, este tipo de movimientos tienen su ciclo según los paradigmas culturales, y las culturas más cercanas son las que se contagian primero.

“Sea como sea, esta será la movilización más grande que ha habido en España para luchar por el cambio climático y esto es una buena noticia”, asegura Pablo.

Sigue a Alba Carreres en @AlbaCarreres.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado