medio ambiente

¿Quieres salvar al planeta? Deja de consumir coca

Nota: incluso un consumo moderado contribuye a la deforestación.
ER
traducido por Elvira Rosales
17.11.17
Imagen vía Flickr y Wikipedia

Te lo han inculcado desde la infancia: las drogas son malas. Si antes tus padres te lo decían para protegerte a ti y tus preciadas neuronas, ahora la ciencia te dice que es para proteger al planeta. Mientras 15,000 científicos de todo el mundo coinciden, una vez más, en que se nos acaba el tiempo para salvar al planeta, es pertinente centrarnos en una de las drogas más queridas: la cocaína. Es una mierda para el ambiente.

Publicidad

La producción de cocaína está destruyendo los bosques de Sudamérica a un ritmo alarmante. Mira, no estoy aquí para sermonearte y decirte que deberías o no hacer algo. Pero es importante que sepas todo lo que sucede antes de que entres al baño del bar con tus llaves. (Y sí, existen razones éticas y sociales para no consumir cocaína, pero esa historia es otro artículo.)

Como seguro ya sabes, la cocaína se deriva de las hojas de la coca, una planta que crece de manera natural en muchos países de Sudamérica, incluyendo de Colombia, Perú y Bolivia. Pero las hojas de coca producen muy pocos alcaloides necesarios para fabricar cocaína. Para satisfacer la demanda mundial, deben cultivarse muchas hojas de coca y usarse pesticidas ilegales que son dañinos para la flora local.


Relacionados: Cómo afecta el más grande decomiso de coca en Colombia a los consumidores


Sólo algunas personas tienen el derecho de cultivar coca, cuyas hojas se utilizan en ceremonias tradicionales o son para que los indígenas puedan masticarlas para combatir los efectos de vivir en la altitud de los Andes. Debido a que el cultivo de casi todas las plantas de coca es ilegal, los productores tienen que cosechar la coca en estado salvaje, y las selvas sudamericanas son un ecosistema muy importante.

Además, el cultivo ilegal de la planta para producir cocaína provoca aproximadamente cuatro metros cuadrados de selva virgen deforestados por cada gramo producido. Con una producción mundial de casi 865 toneladas (casi 865 millones de gramos) de cocaína al año, son demasiados metros cuadrados de deforestación.

Publicidad

Ponte la bata, Heisenberg, estoy a punto de ofrecerte un curso rápido para fabricar cocaína. El método más común para producir cocaína "pura" es el siguiente. Debes triturar las hojas de coca muy finamente antes de mezclarlas con agua, limón, carbonato y queroseno (o gasolina o diesel). Déjalo reposar unos días, revolviendo de vez en cuando. En este punto la cocaína sigue adherida al solvente, así que calienta la mezcla y añade ácido sulfúrico. Luego debes filtrar y comprimir los componentes. A esta nueva combinación con sulfato se añade sosa cáustica, para separar el ácido sulfúrico de la pasta de cocaína.

Y, ¿qué crees que hacemos con el resto de los químicos usados? Se tiran en el cuerpo acuífero más cercano, por supuesto. Y, claro, puede contaminar el agua que beben los animales salvajes y los habitantes de las comunidades asentadas en la ribera, enfermándolos (o algo peor).


Relacionados: Este estudio encontró una pista para prevenir la adicción a la coca


Y el daño no termina ahí. En muchos de los países productores, el mercado de la cocaína es parte de la economía vital y estudios demuestran que la gente tiende a asentarse en sitios cercanos donde se produce, en busca de mejores condiciones de vida. A pesar de que la mayoría se asienta para participar en actividades vitales y perfectamente legales como la agricultura o el comercio, la construcción de nuevos hogares para esta población creciente agrava el problema de la deforestación. Estas zonas solían ser santuarios de paz para muchas especies en peligro de extinción.

De manera que sí, tomamos incontables decisiones que dañan al planeta —todos los días sufrimos una batalla de arrepentimiento ambiental—, pero podemos empezar por cuestionarnos las pequeñas acciones que podemos evitar. Quizá sea algo divertido, pero si olvidas empolvarte la nariz el sábado por la noche, la Selva del Amazonas te lo agradecerá.

Sigue a Billy Eff en Twitter.