En la selva de Dani Boom: El Leopardo ruge para el mundo

En la selva de Dani Boom: El Leopardo ruge para el mundo

Un perfil del hombre fuerte de la cumbia techno y su plan para tomarse el orbe.
21.11.17

Sumérgete en el contenido sabroso de nuestra Semana de la Cumbia haciendo clic aquí.


La cumbia no deja de sorprender. Y lo hace porque sobresale sin pedir nada a cambio. Puede ser tan metalera como ligera, tan amigable como anárquica, tan intelectual como popular, tan elaborada como simple, tan local como posglobal, tan vieja como nueva, y hasta tan olvidada como rescatada.

En su simpleza radica su poder de cautivar y alcanzar los confines del orbe: los festivales populares, los bares citadinos, los salones de baile y las fiestas de fin de año de Monterrey, Lima, Buenos Aires, Santiago, Bogotá, Nueva York, París, Berlín y hasta Pekín.

Publicidad

Pero la cumbia todavía no está resuelta. Y no lo está porque no es una costumbre, ni un método de supervivencia sonora. La cumbia se transforma y se reinterpreta, y se acomoda como lo ha hecho, sin aminorarse, mediante la cumbia techno, alejada totalmente de la tecnocumbia que por tantos años escuchamos en el continente.

Esta cumbia techno es el éxtasis creativo de un personaje que ya por mucho tiempo ha rondado en los escenarios colombianos: Daniel Broderick, más conocido como Dani Boom.

Broderick ha tenido un intenso trabajo en su nueva apuesta artística llamada El Leopardo. Hizo su debut en el festival Sónar de Bogotá de diciembre de 2016 y tiene un vinilo publicado. Pronto presentará remezclas por Julio Victoria, por Fredo de Cero39 y por Blanali, un colombiano afincado en Barcelona. Tal es su manera de compartir con el mundo la unión musical que a él lo ha hecho fuerte: el techno y la cumbia.

Fuerza punkera y cumbia

Daniboom no es nuevo en este asunto de moverse en las perillas, los tornamesas, los escenarios y las noches musicales. La suya es una movida electrónica que comenzó en las fiestas clandestinas y resistentes del colectivo Mutaxion a finales de los años noventa y comienzos de este milenio. Luego pasó a tocar en clubes bogotanos que ya no existen como La Sala o Barfly y ahí se convirtió en motor creativo de uno de los ensamblajes más fundamentales de los últimos años: Systema Solar. Con este proyecto, la sonoridad del trópico y el techno han recorrido escenarios de América y Europa y han logrado hacer que lo local suene a global.

Mide un poco más de un metro ochenta y tiene pecas en la cara. De vez en cuando se fuma un cigarrillo, y cuando lo hace parece desprenderse del mundo. Pero normalmente está ansioso. Quiere lanzar los temas en los que trabaja y que lo conectan con el país y el mundo. Uno lo ve y recuerda aquel personaje que llevó al Teatro Colón de Bogotá una presentación de techno con tres tornamesas el 5 de noviembre de 2002. ¿Un DJ de techno en la casa cultural por excelencia? Sí. Y Daniboom es más que eso. Es una persona que se ha ganado la vida dedicado a la creación de nuestros tiempos: la música electrónica. Allí ha podido canalizar su fuerza punkera, pero también su encuentro con la raíz sonora colombiana, que ya es global: la cumbia.

Publicidad

Su cumbia se nutre de lo urbano y lo siniestro, pero también de las huellas que hacen a Colombia aparecer en ciertas encuestas globales de felicidad como “el país más feliz del mundo”. Es una cumbia basada en recuerdos del habitante de una nación en que la fiesta clandestina es una oportunidad (escasa, por cierto) para soñar con la igualdad. Una cumbia que ha habitado su corazón y que, propulsada por su mente y sus máquinas, se transformó en beats.

La educación sonora de Daniboom proviene de tardes enteras de jugar y experimentar con programas como Fruity Loops, Qbase, Ableton y con equipos para hacer así emerger un techno local, uno que habla de tú a tú con cualquiera. Y que tiene cómo hacerlo, pues su trabajo se nutre de las ideas, los viajes, los recuerdos y los lenguajes sonoros de la electrónica y el trópico, sin dar prelación a ninguno.

Hoy no solo las pecas marcan su tez blanca. También carga el peso del arte de sobrevivir, de la electrónica y de los hijos que le ha traído la vida. Gracias a su hija ha conocido el furor del reggaeton, el EDM y el hip hop. Con su hijo comparte algo que logra sacarlo del estudio: la compinchería entre un nativo de la sociedad digital y alguien nacido en los años setenta que confiesa no entender qué es una historia de Instagram.

Cortesía del artista

Permanecer elegante y único

Pero la vida familiar y el trajín de vivir en una ansiosa ciudad latinoamericana no han impedido que El Leopardo comience a caminar y a buscar un hábitat para vivir, sonar y rugir. Para ese bello animal dotado de enormes instintos de supervivencia que en la vegetación africana y asiática vive cazando, demostrando su poderío y compartiendo el territorio con otros animales, la libertad es todo. Y es la metáfora de una actitud: la de marcar territorio con sagacidad.

Hablar con Daniboom es sentirlo contento por hacer algo que venía devorándole la cabeza de tiempo atrás. ¿Cómo hacer para que las bases musicales de la electrónica y lo tropical con que creció permanezcan actuales, elegantes y únicas? Recuerda momentos que han marcado su vida musical: crecer con la fuerza del rock, ser joven con las bases del techno y llegar a la madurez de la mano de aquello que siempre estuvo ahí: la música colombiana, palpable y amalgamable.

Publicidad

La experiencia con Systema Solar fue tan fructífera como necesaria para encontrar un camino personal. Broderick reconoce que las ideas musicales de El Leopardo habían estado presentes por años, pero que necesitaron tiempo para salir a flote. No han pasado siquiera doce meses desde esa presentación, y ya El Leopardo se ha multiplicado.

Se ha convertido en una banda de techno que conforman Chongo, Pedro Ojeda, Daniel Michel y Mateo Rivano, y ya marcan un antes y un después porque esta es la primera banda techno de Colombia: un ensamble de electrónica con raíces locales y con una marcada referencia a la savia sonora nacional, a la cumbia. Techno ha habido y siempre habrá con DJ y live acts, pero algo así como El Leopardo nunca había rondado en estas tierras.

Esto inquieta a Dani Boom. Una salida al campo con sus equipos lo encontró una vez devanándose los sesos para darle forma a aquello que ya tenía guardado, pero que debía encauzar de otra manera. Las máquinas y las pistas no eran suficientes para lo que quería. Entonces llamó a estos músicos, y con ellos se apresta ahora a retumbar por el mundo entero.

El Leopardo está listo

Cuando recuerda lo que tuvo que vivir para darse cuenta que cargaba con una fórmula para hacer cumbia y techno, Broderick habla de tardes de escucha de vinilos y de los vinilos que Mateo Rivano le ha ayudado a seleccionar. Pero también de que debió hacer una introspección intensa en la poesía y de que solo así halló en el poeta Raúl Gómez Jattin una fuerza decisiva.

Capturar la voz del poeta en un video de YouTube fue el comienzo de un track con el que fue armando todo. Así se fue armando algo que tiene nombre y apellido a cumbia del siglo veintiuno.

Publicidad

Hoy, ya consolidado como un ensamble de electrónica en vivo, El Leopardo tiene el desafío de que su rugido también funcione en un disco. Vienen presentaciones en Colombia y Francia, pero la agenda de 2018 ya exige planeación, y sus miembros se sienten listos para sellos británicos como Ninja Tune o Warp Records. Bien saben que su sonido —un techno ancestral que a la vez es la unión entre la cumbia y la electrónica— es único. Bien saben que ya no pueden ser más indiferentes al mundo.

***
Próxima fechas de El Leopardo

Fechas Diciembre:
7th Dec - Transmusicales festival - Green Room 10:15pm
8th Dec - Stereolux - Nantes
9th Dec - Le Sucre - Lyon
15th Dec - Global - Copenhagen
16th Dec - 104 - Paris

Sigue a Noisey en Facebook y entérate de todo sobre nuestra Semana de la cumbia aquí abajo.