La miel de EE. UU. es radiactiva debido a décadas de pruebas nucleares

Un nuevo estudio encontró que las abejas han estado recolectando polen con altos niveles eleva de radiación durante décadas.
23.4.21
GettyImages-1210704042

Hasta ahora, se han detonado más de 500 bombas nucleares en la atmósfera. Estas explosiones fueron ensayos, demostraciones de poder a naciones rivales y prueba de que países como Rusia, Francia y Estados Unidos habían dominado la ciencia detrás de estas bombas. Una víctima colateral de estas pruebas son las abejas. Según un nuevo estudio publicado en Nature Communications, la miel de Estados Unidos está llena de los desechos que quedaron de esas pruebas nucleares atmosféricas.

Publicidad

Para el propósito del estudio, los investigadores recolectaron muestras de miel de más de 100 colmenas y del suelo de 110 ubicaciones en el este de Estados Unidos, y encontraron niveles elevados de cesio tanto en el suelo como en la miel. "Si bien la mayor parte de la radiación producida por la detonación de un arma nuclear se desintegra en los primeros días, uno de los productos de fisión más abundantes y resistentes es el cesio, que tiene una vida media de 30,2 años", se lee en el estudio.

Investigaciones anteriores sobre el desastre nuclear de Chernobyl han demostrado que los niveles de cesio en la miel y el polen en Europa han aumentado. La buena noticia es que, según los investigadores, la mayor parte de esta miel es segura para el consumo.

“Aunque las concentraciones de cesio mencionadas en el informe son inferiores a la medida prescrita para el consumo humano en la dieta de muchos países, el resto de la radiación es sorprendente, aunque han pasado casi dos vidas medias desde que se produjeron la mayoría de estas bombas".

Estados Unidos realizó la mayoría de sus pruebas nucleares en las Islas Marshall y en sus estados del suroeste. La lluvia radiactiva se extendió por la atmósfera y se instaló por todo el planeta. "El este de Norteamérica estuvo desproporcionadamente contaminado durante las décadas de 1950 y 1960, aunque está relativamente lejos de donde ocurrieron las detonaciones, debido a los vientos y la humedad", dice el estudio.

Publicidad

La mayor parte de la contaminación se disipó rápidamente, pero el cesio permaneció y empapó el suelo donde su estructura similar al potasio lo hacía atractivo para las plantas. El potasio y el cesio son químicamente similares y el estudio asume que esta es la razón por la que las plantas lo han absorbido tanto, lo que ha llevado a las abejas a convertir el polen radiactivo en miel.

También encontraron una relación inversa entre la cantidad de potasio que se encuentra naturalmente en el suelo y la cantidad de desechos que se encuentran en la miel. Los estados del sur tenían tres veces más residuos que los estados del norte. El suelo de los estados del sur no contenía tanto potasio y el suelo del norte era rico en este mineral.

Aunque esta miel probablemente siga siendo segura para que los humanos la consuman, es posible que no sea tan segura para las abejas que la producen.

“En los últimos cinco años, ha quedado claro que los insectos sufren importantes consecuencias negativas de estas cantidades de radiación que antes se consideraban seguras, pero sigue en debate el umbral en el que se producen los daños”. “Algunas investigaciones sugieren que los niveles bajos de contaminación por cesio podrían ser mortales para los insectos polinizadores y que cualquier aumento podría dañar significativamente los ecosistemas circundantes".

Gran parte del mundo dejó de detonar bombas nucleares en la atmósfera en 1963 cuando las potencias nucleares del mundo firmaron el Tratado de prohibición parcial de ensayos nucleares. Casi 60 años después, todavía vivimos con las consecuencias de esas explosiones nucleares.