FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Un fumeta profesional nos cuenta cómo hay que fumar hierba correctamente en 2016

La marihuana ha pasado de ser un planta penada y perseguida a estar cada vez mejor por valorada por la sociedad, pero la aceptación y la la legalización son solo los primeros pasos.
18.4.16

David Bienenstock

Ahora que el consumo de marihuana con fines medicinales es legal en 23 estados de Estados Unidos y su consumo con fines recreativos es legal en otros cuantos, se podría decir que la forma en que la sociedad estadounidense percibe la marihuana actualmente ha dado un giro de 180 grados. La planta que tenía tan mala fama, que fue objeto de cientos de campañas en su contra y que se utilizó como pretexto para detenciones por motivos raciales, ahora está experimentando un renacimiento bien merecido. Como experto en cannabis y exprisionero de la guerra contra el narcotráfico, ser testigo de esta ola de despenalizaciones ha sido una sorpresa agradable. Este mes, los fumetas van a celebrar el 20 de abril con más libertad y menos paranoia que las generaciones pasadas.

Ahora que la marihuana es más normal, David Bienenstock —antiguo editor de High Times, columnista de VICE, productor de Bong Appetit y experto en hierba— escribió How to Smoke Pot (Properly): A Highbrow Guide to Getting High [Cómo fumar hierba (correctamente): Guía culta para colocarse], que saldrá a la venta el próximo martes. En su libro, David Bienenstock ofrece ilustraciones detalladas de las cosas más básicas, como técnicas para liar un porro si hay mucho viento, aunque también plantea cuestiones más fuertes, como dónde entra la marihuana en las reuniones, ahora que estamos en la era posprohibición. Para Bienenstock, la hierba es un droga milagrosa y estar fumado es un estado que potencia los mejores momentos de la vida, ya que ayuda a la gente a tener una vida más significativa y aumenta la creatividad. Como todos los defensores, cree que la maría es una alternativa más segura que el alcohol y muchos fármacos —pero solo si se fuma de la manera correcta y con la actitud apropiada—. Contactamos con él para hablar sobre el libro y la cultura de la hierba en 2016.

Catando marihuana legal en Colorado. Foto cortesía de David Bienenstock

VICE: ¿Por qué crees que la gente no está fumando de la forma correcta? David Bienenstock: El título del libro es irónico. Pero bueno, Bill Clinton estudió con beca en Oxford y no sabía inhalar, así que una guía sobre cómo se fuma quizá no le vendría mal a nadie. El libro trata sobre qué significa ser un entusiasta/defensor del cannabis en la actualidad, cuando la opinión de la sociedad está cambiando enormemente. Creo que la cultura underground del cannabis tiene muchas cosas importantes que enseñar al resto de la sociedad. Cuando hagamos este cambio de paradigma, quiero asegurarme de mantener vivo lo bueno de la cultura underground de la marihuana. Los medios promueven la idea de que con la legalización de la marihuana, se va a crear un gran negocio. Pero deben saber que la marihuana está más allá de ser legal o no: es una medicina increíble y un sacramento para mucha gente.

Estuve involucrado en la industria de tráfico de marihuana a finales de los 80 y principios de los 90, y me condenaron a 25 años de cárcel por tráfico de LSD. ¿Qué me he perdido en esos 25 años? Parece que he salido justo a tiempo. Puedes estar en Colorado, comprar marihuana en una tienda legal, pagar impuestos por esa compra y ser un ciudadano honorable. Pero si cruzas la frontera con Kansas, las autoridades pueden quitarte a tus hijos solo por consumir la planta con fines medicinales. Esta cultura ha vivido mucha opresión, igual que tú y muchos otros que he conocido gracias a mis reportajes.

Publicidad

Cuando empecé a colaborar para High Times, escribía acerca de la postura política sobre la marihuana en la sociedad y era un trabajo muy deprimente. La mayoría de los reportajes que escribía eran sobre detenciones terribles y personas cuyas vidas quedaban arruinadas sin motivo alguno. Todos los que saben la verdad sobre la marihuana entienden que la guerra contra esta planta en realidad no es para luchar contra la droga, sino para fomentar el racismo, la opresión y llenar las cárceles para el enriquecimiento de unos cuantos. Era un trabajo muy difícil. De hecho, lo sigue siendo.

Todas las personas inteligentes que conozco entienden que la prohibición de la marihuana es un error desde que son adolescentes. Este cambio en la sociedad ha sido gracias al activismo político y a una comunidad oprimida. Muchos arriesgaron y perdieron su libertad para abrir paso a este cambio. Creo que todos los que participan en la cultura del cannabis forman parte de uno de los mayores actos de desobediencia civil en EUA y en la historia del mundo, y al fin estamos viendo resultados.

Lo mejor sería que no detengan o encarcelen a nadie por la marihuana, que las minorías no se vean afectadas por los actos de la policía y que ya dejaran por la paz esa mierda de la guerra contra el narco

¿Qué opinas del estudio reciente que afirma que fumar hierba te hace un perdedor? Ronald Reagan dijo que fumar aunque sea un porro de marihuana causaba el mismo daño cerebral que estar en el Atolón Bikini durante la explosión de una bomba nuclear. Todos dicen que te va a dañar tal o cual cosa, que te va a dejar impotente y que te va a provocar cáncer de pulmón. Y se ha comprobado que nada de eso es cierto. Esos estudios no tienen nada de credibilidad. De hecho, según mis quince años de experiencia en este campo, me atrevería a afirmar lo contrario.

No podemos realizar un estudio para averiguar si el cannabis ayuda a los soldados que padecen trastorno de estrés postraumático pese a que existen muchas pruebas. El gobierno bloquea ese tipo de investigación. Pero si quieres hacer un estudio para demostrar los daños, te facilitan todo el dinero del mundo.

Publicidad

¿La legalización hace que la marihuana sea un tema menos interesante? Me refiero a que la droga parece haber perdido un poco de su misticismo, ¿no? Por una parte, me encanta la cultura de lo proscrito, y con cultura de lo proscrito me refiero a romper una ley que crees que está mal. No es ser un criminal, es ser un proscrito y siento mucho respeto por esa cultura. Creo que las personas que rompieron esas leyes con honor han sido una parte importante de este movimiento de desobediencia civil. Aunque saber que tú estabas en la cárcel mientras yo me fumaba un porro me hace sentir muy mal. Estoy seguro de que cualquiera que lo analice se sentiría igual que yo.

Para mí, lo mejor sería que no detengan o encarcelen a nadie por la marihuana, que las minorías no se vean afectadas por los actos de la policía y que ya dejaran por la paz esa mierda de la guerra contra el narco. Estamos progresando mucho al rechazar la guerra contra la marihuana y debemos seguir.

¿Qué candidato a la presidencia es mejor para los amantes de la maría en 2016? Apoyo a Bernie Sanders en muchas cuestiones; en cuanto a Gary Johnson, el candidato del Partido Libertario, no creo que tenga tantas probabilidades de ganar como Bernie Sanders, pero los dos son muy positivos en este tema. Si analizamos la administración de Clinton, cuando se aprobó la marihuana con fines medicinales en California, amenazaron a los médicos con quitarles sus licencias si recetaban marihuana a sus pacientes. Y por parte de los republicanos, la idea es algo impensable. Si buscas un candidato presidencial que sea imparcial, justo y positivo en ese ámbito, y que tenga una trayectoria real, las únicas opciones son Bernie Sanders o Gary Johnson.

No me gusta pensar que la cultura de la marihuana va a cambiar si los ricos empiezan a consumirla y si se vuelve más cara y elitista

¿Qué opinas del extracto de aceite de marihuana? Para un fumeta tradicional como yo, suena un poco intenso y quizá hasta problemático. Un ejemplo podría ser la diferencia entre beber cerveza y beber licor fuerte. Es la misma droga, pero en una forma mucho más potente, y debes ser consciente de eso. Las personas a las que les gusta el extracto de aceite de marihuana no son porreros casuales. Son personas que fuman o ingieren mucha marihuana.

En mi opinión, creo que esa no es la mejor forma de que la gente conozca el cannabis. Aunque si ya la conoces y te gusta esa experiencia tan intensa, adelante, haya cada cuál. Simplemente tienes que ser consciente de que puede ser muy potente. Si eres nuevo en esto de la hierba, quédate con la planta y desarrolla una relación con la planta de la marihuana en su forma más pura y hermosa.

Publicidad

¿No te preocupa que se pierdan los métodos clásicos para fumar ahora que hay tantos alimentos, vaporizadores y demás? Creo que hay lugar para todo. Es como cuando participé en el programa Bong Appétit, de MUNCHIES. Cenamos platos superelegantes preparados por los mejores chefs y con las mejores cepas. Fue increíble. Pero con gusto fumaría una pipa de manzana en un callejón cualquier día de la semana. Para mí todo es bueno. No creo que nada desaparezca. No me gusta pensar que la cultura de la marihuana va a cambiar si los ricos empiezan a consumirla y si se vuelve más cara y elitista.

¿La marihuana está perdiendo su influencia en la cultura norteamericana? Acabamos de ver que la administración Nixon usó la marihuana para perseguir a las minorías y a la izquierda antiguerra. Yo llevo 15 años diciendo lo mismo. Las personas que llevan más décadas que yo en este movimiento siempre lo han dicho. A medida que la marihuana se extiende, cada vez hay más personas que tienen la oportunidad de probar la planta sin sentir paranoia —que no la provoca el consumir marihuana sino el miedo a que te arresten—. En el libro digo que si detuvieran a 800.000 personas por posesión de aguacates, todos dirían que el guacamole les da paranoia.

¿Qué opinas de Nueva York y otros estados que tienen leyes muy restrictivas con respecto a la marihuana con fines medicinales? Siempre hemos tenido políticos a los que les preocupa ser demasiado indulgentes con el crimen o el narcotráfico, pero ahora les preocupa ser demasiado caritativos al proporcionar medicinas a las familias que lo necesitan. Sin embargo, el sistema del estado de Nueva York no se basa en cómo podemos ofrecer toda la ayuda posible a todas las personas que lo necesitan, sino en cómo eliminar la amenaza política de ser visto como una persona insensible con las familias y al mismo tiempo ofrecer el mínimo de ayuda al mínimo de personas necesitadas.

¿Qué futuro le espera a la marihuana en Estados Unidos? Esta planta es una amenaza inmensa para la industria farmacéutica y todos los que estamos esperando a que termine la guerra contra la hierba debemos tener eso en mente. Con ver el número de fármacos que se pueden reducir o reemplazar con marihuana con fines médicos y la cantidad de dinero que perdería la industria farmacéutica por ese cambio, resulta obvio que la industria no va a rendirse tan fácilmente. El hecho es que si la marihuana se utiliza para tratar enfermedades, habría una pérdida de miles de millones de dólares. Es por eso que todos son muy agresivos al tratar de limitar el acceso y la aceptación de la marihuana con fines medicinales.

Puedes comprar el libro de David aquí.

Sigue a Seth Ferranti en Twitter.