FYI.

This story is over 5 years old.

Noisey

La desaparición del periodista musical y la mecanización de la creación de contenidos

Automaticemos el ciclo 'Descubrimiento - Single - LP - Tour - Retorno - Caída en Desgracia o Glorificación' para hacer algo relevante.
27.1.16

Lana Del Rey en Hipster Runoff

Síguenos para descubrir tu música favorita

Carles de Hipster Runoff es famoso por haber acuñado muchos términos como 'chillwave' mientras viviseccionaba la actualidad indie/internetil entre 2008 y 2014. Sin embargo, mi favorito de lejos es "content farm", o 'granja de contenido', que es como llamaba a los blogs y publicaciones online.

En occidente nos gusta abusar de la idea de 'ciclo' como narrativa para todo. Desde los deportes hasta la naturaleza humana, todo es un ciclo que se repite ad infinitum. Por lo tanto, no es de extrañar que Carles extrapolase esa idea a un área tan 'comodificada' como la producción cultural.

Publicidad

La granja de contenido es la página/ revista_especializada/ blog que publica contenido con periodicidad diaria y siembra 'futuras estrellas de la música' para poder cosecharlas después de unos ciclos y seguir su trayectoria 'Descubrimiento - Single - LP - Tour - Retorno - Caída en Desgracia o Glorificación'.

El ciclo de contenido está tan tipificado que es posible hacer todo tipo de parodias y coñas con él. Es posible escribir artículos que actúen como 'template' y lo único que haya que hacer sea rellenar los huecos en blanco para poner los nombres del grupo/músico de turno.

Así que, como sucedió en las granjas de verdad, una 'revolución industrial' que mecanice esta labor manual es inevitable.

Este enero, una empresa llamada Wordsmith ha hecho disponible al público un software que convierte datos en un artículo. Sus usos varían desde informes corporativos llenos de estadísticas a "Game of Thrones battle recaps" (¯\_(ツ)_/¯) pasando por noticias de deportes. En la compañía ya profetizan un futuro en el que todas las noticias estarán individualmente personalizadas según las preferencias de cada lector.

En cuanto esta tecnología se perfeccione, su utilidad en el mundo del periodismo musical es evidente. Ya sucede hoy en día que la mayoría de noticias que leemos son anónimas o semi-anónimas: el estilo es tan rígido y común que resulta casi imposible distinguir a los autores. ¿Alguien es capaz de distinguir a quien escribe una noticia en Pitchfork de la persona que lo hace en The Fader? O en España, ¿seriáis capaces de distinguir a alguien de la sección de cultura de El Confidencial de alguien de Rolling Stone, Tentaciones o VICE?

En cierta forma, hemos estado profetizando este sistema de labor mecanizada desde hace ya varios años. En el futuro bastará con que las discográficas envíen sus notas de prensa para que el algoritmo de cada granja_de_contenido retoque y publique la noticia, según el estilo que cada editor quiera darle.

Esta especie de 'ciber revolución industrial' supondría un auge de las #thinkpieces, del ensayo crítico o del análisis sesudo. El periodista musical de medio pelo ya no podrá escudarse en regurgitar notas de prensa diariamente, sino que se verá obligado a ir más allá y a ofrecer una teoría, un análisis o una idea.

Por lo tanto, buenas noticias yall: nos espera un futuro plagado de profetas y comentaristas que pueden probar que Miley Cyrus es parte de los Iluminati.

Nicolás Prados escribe en YoungVibez