Publicidad
Cultură

Gangbangs y gafas de pasta: el mundo de la ficción erótica protagonizada por hipsters

Hanna Wilde convierte todos los estereotipos hipster en una oportunidad para hacer un gangbang.

por Arielle Pardes
08 Enero 2016, 4:00am


Todas las fotos cortesía de Hannah Wilde

En la mayoría de búsquedas artísticas resulta imposible coronar objetivamente a una persona como "el mejor" en lo suyo. ¿Quién puede decir que Van Gogh era superior a Monet, o que Zayn está más bueno que Justin? Sin embargo, existe una absoluta líder sin parangón en el género de las novelas eróticas sobre hipsters. Su nombre es Hannah Wilde y es la creadora de The Complete Hipster Gangbangs (actualmente disponibles en formato audiolibro, si es eso lo que te pone).

Esta obra, que consta de diez partes, convierte todos los estereotipos hipster en una oportunidad para hacer un gangbang. Tenemos la historia de Amy, la camarera hipster que organiza una orgía en su cafetería super cool; Danielle, la hipster gótica a la que se follan diez hombres a la vez; Lauren, una hipster aficionada a los videojuegos que "se encuentra en medio de la acción multijugador más caliente que habría podido imaginar" y muchas, muchas más. Por lo que sé, no hay otra colección de novelas eróticas sobre hipsters más extensa que esta.

¿Quién es Hannah Wilde?, me pregunté, ¿y cómo sabe tanto de sexo hipster? ¿Escribe a partir de su propia experiencia o son fantasías recurrentes suyas? ¿Es más bien una estudiante hipster de posgrado o, digamos, el tipo de tía que recorre todos los festivales de música llevando plumas en la cabeza? Le seguí la pista y, para mi sorpresa, Hannah Wilde no tiene nada de hipster: se trata de una escritora de novelas eróticas que vive en Los Angeles y que se dedica a escribir libros que sabe que se van a vender bien. Hablé con ella acerca del origen de la serie de novelas, de cómo desarrolla sus personajes más allá de los estereotipos superficiales y de por qué un solo libro sobre erotismo hipster no fue suficiente.

VICE: La serie 'The Complete Hipster Gangbangs' se compone de nueve libros.¿Por qué te has centrado en los hipsters?

Hannah Wilde:Intentaba buscar algo especial que me hiciera destacar de entre el resto, [y esto era] algo que a mí personalmente me parecía bastante sexy y sobre lo que no se había escrito hasta la saciedad. También quería dirigirme a un público más joven, universitario, en lugar de a la típica ama de casa que normalmente consume este tipo de libros con un tío sin camisa sobre un caballo en la portada. Me pareció que escribir sobre hipsters tenía sentido.

También sabía que quería hacer una serie de libros, porque siempre he tenido tendencia a coleccionar cosas y me imaginé que mi público quizá también. Recuerdo que cuando era joven estaba obsesionada con la serie de libros 'Pesadillas' y que iba a la librería y compraba cada número que salía porque me gustaba el aspecto que tenían todos puestos en mi estantería. La razón por la que importa el hecho de que se trate de una colección es porque hay muchos tipos de hipsters. Me pareció muy buena idea intentar abarcar todas las subcategorías que se me ocurrían y hacerlas participar de algún modo en un gangbang: un gangbang en un festival de música, un gangbang en una cafetería de moda, aficionados a los videojuegos haciendo un gangbang con una chica... En realidad es una fuente inagotable de ideas. Ahora que lo pienso, me molesta un poco que solo haya nueve libros en la serie.

Si fueras a escribir un décimo libro, ¿sobre qué tipo de hipster trataría?
Estaba pensando en escribir uno sobre un salón de tatuajes. También, aunque ya he escrito un libro sobre aficionados a los videojuegos, nunca he escrito sobre programadores. Me refiero a hablar de ordenadores en lugar de videoconsolas y añadir algún elemento sobre hackers o algo así. También estuve pensando en escribir sobre el mundo del punk, ya que mi definición del mundo hipster era esencialmente contracultural, pero supongo que las otras ideas me surgen más fácilmente.

Entonces, ¿cómo decides sobre qué hipsters escribir?
Para ser sincera, a veces el tipo de hipster que elijo depende de si encuentro una foto para la portada realmente buena. Por ejemplo, el libro Yoga Hipster Gangbang se me ocurrió así. Tuve la idea, pero lo que realmente me puso en marcha fue la fantástica foto de la chica de la cubierta.

Además, las novelas eróticas de formato breve se centran mucho más en la acción que en cualquier otra cosa. Tienes como unas 5.000 palabras para entrar, ponerte a lío guarro y salir, así que hay un fuerte elemento de estereotipación en todo el proceso. Supongo que esto se aplica al porno en general: tomas un personaje o una fantasía y exageras todos los elementos hasta niveles épicos de sexualización. La mayor parte de las veces la voz de los personajes es la mía, por lo que todo está impregnado de un sarcasmo y una juventud naturales que creo que encajan muy bien en la estética hipster. Quizá se trate simplemente de diferentes aspectos de mi propia personalidad.

¿Existe un elemento autobiográfico en tus libros?¿Te identificas a ti misma como hipster?
Creo que depende de la definición que tengas de hipster. Si hablas en general y abarcas todos los tipos de contracultura, definitivamente yo encajo en alguna parte de esa definición. Pero si hablas del hipster tradicional que va en su bicicleta plegable a un maratón de cine sobre Wes Anderson, esa definitivamente no soy yo. El primero de los libros, Graduate Hipster Gangbang, es realmente mucho más autobiográfico de lo que debería haber sido. [Nota del editor: Graduate Hipster Gangbang trata sobre una chica de 19 años llamada Hannah que hace un gangbang con un equipo entero de fútbol americano].Pero hasta ahora nadie involucrado en tales hechos ha dicho nada al respecto, así que parece que mi anonimato está a salvo de momento.

"La mayoría de la gente preferiría mirar a un chico o a una chica, ver sus cuerpos tatuados y pensar al instante: 'Yo me identifico con eso', que una introducción de 20 minutos acerca de lo mucho que les gusta Jack Kerouac"

¿Qué diferencia al "sexo hipster" de, por ejemplo, las novelas eróticas que escribes sobre personajes paranormales?
Las novelas eróticas paranormales que escribo se centran mucho más en la acción que cualquier otra cosa. Son historias cortas y deben pasar inmediatamente a la acción porque normalmente hay algún tipo de monstruo terrible o algún aspecto de la aventura que no tienen nada que ver con el sexo. Hay que hacer que pasen muchas más cosas en cada página. Las novelas eróticas sobre hipsters son más de crear ambiente, especialmente escribiendo diálogos que parezcan jóvenes y divertidos. Si alguien lee alguno de mis libros de la serie 'Hipster Gangbang', lo hace porque desea leer sobre las bandas que escuchan estos chicos y chicas, o sobre qué ingeniosa y sarcástica ocurrencia tendrán cuando se les ponga en una situación pornográfica bastante absurda. Hay mucho de comedia en los libros de la colección 'Hipster Gangbang' que surge directamente de hacer que los personajes reaccionen como lo haría yo en estas situaciones sexuales descabelladas.

Por lo que dices, te concentras mucho en desarrollar a estos personajes hipster.¿Qué opinas acerca del porno con temática hipster, que es básicamente porno mainstream pero incluyendo gafas con montura de pasta negra?
A mí personalmente me da igual, porque la gran mayoría de hipsters en realidad hacen eso: se ponen unas gafas, se dejan barba, tocan el banjo o lo que sea. Se trata de una opción estética que mucha gente adopta y que podría reflejar lo que les pasa por la cabeza, o nada en absoluto. La inmensa mayoría del porno, especialmente si hablamos solo de fotos y vídeos, se supone que es como tomarse unas pequeñas vacaciones en el mundo de la fantasía; entras, sales y continúas con tu vida. Eso significa que la mayoría de la gente preferiría mirar a un chico a una chica, ver sus cuerpos tatuados y pensar al instante: 'Yo me identifico con eso', que una introducción de 20 minutos acerca de lo mucho que les gusta Jack Kerouac. Esa no es la forma en que la mayor parte de la gente consume porno y me parece perfectamente correcto.

La literatura erótica, por el contrario, está dirigida a un tipo diferente de público, a un público que busca algo más cocinado a fuego lento, que le permita conocer al personaje y aproximarse a este tipo de personalidad hipster de una forma ligeramente más real. En realidad las novelas eróticas son perfectas para el porno hipster porque son una de las únicas subsecciones de la pornografía que se centra en revelar la personalidad de los participantes y lo que les pasa por la mente.

¿Y en qué piensan los hipsters durante el sexo?
Creo que la estética hipster va acompañada de bastante cantidad de postureo, para bien o para mal, de modo que imagino que pensarán bastante en ellos mismos en lugar de disfrutar del momento. Obsesionados con su aspecto, con la ropa que llevan (o no llevan)... En el mundo de las fantasías de la literatura erótica no hay nada de eso, afortunadamente, porque ahí radica precisamente la naturaleza del mundo de las fantasías, pero las situaciones son cosas que podrían suceder a un hipster: follar para conseguir pases VIP en un festival de música, por ejemplo, o expandir la mente en una clase de yoga, o impresionar al jefe de la cafetería gourmet en que trabajas.

¿Tienes pensado seguir escribiendo novelas eróticas de temática hipster?
Con el tiempo he aprendido a dirigir mis esfuerzos hacia lo que vende, y aunque los gangbangs con hipsters se vendieron bien, los gangbangs con monstruos se vendieron todavía mejor. [Nota del editor: Hannah Wilde también ha escrito una serie de libros titulada Violated By Monsters (violada por monstruos)].Me resulta totalmente fascinante saber que hay más gente por ahí interesada en follar con el Monstruo del Lago Ness o al menos en reírse sobre follar con el Monstruo del Lago Ness— que en follar con una barista o algo así.

Sí. A propósito de eso, me he enterado de que has escrito un libro sobre follar con una manada de Chupacabras. ¿Cómo se te ocurrió algo así?
Hay un episodio de Expediente X sobre el Chupacabra en que, si no recuerdo mal, jamás se mostraba al monstruo y creo que me sentí decepcionada desde entonces. Quizá este libro me sirvió para enmendar aquello en mi propio subconsciente, no lo sé. Ese libro forma parte de la serie Violated By Monsters, que acabo de terminar y que ha acabado incluyendo 60 libros con un monstruo diferente en cada uno. Llegados a este punto, creo que me resultaría extremadamente difícil pensar en algún tipo de monstruo sobre cuya vida sexual no haya escrito.

Puedes encontrar todas las novelas eróticas de Hannah Wilde aquí.

Sigue a Arielle Pardes en Twitter.

Tagged:
Porno
sexo
Libros
Hipster
Vice Blog
literatura erotica
Hanna Wilde
literatura hipster