FYI.

This story is over 5 years old.

Altavoz: Onyx tu papá

​Medayork meets Nueva York​.

​Apenas llegamos al festival ya se notaba que la gigante escena del hip hop del Valle de Aburrá estaba firme, madrugada y con la percha propia para estar en el evento histórico que desde hace mucho sabían, tenían que ver sí o sí. La cita era a la hora cuatro de la tarde, la hora precisa en la que Sticky Fingaz y Fredro Starr, los héroes del hardcore hip hop de la Costa Este, -esa que en los noventas se cogía a balazos con la Oeste - volvieran a montarse en una tarima de este país después de su presentación en el hip hop al parque de Bogotá hace ya casi 10 años.

Publicidad

Un par de MCs que se enfrentan a su público con la confianza de quienes llevan más de 25 años mezclando beats moledores y oscuros con letras en las que se escucha la rabia y la confrontación del underground donde se formaron, del guetto de su Queens. Son ídolos desde Nueva York hasta Medayork, los tipos de "Slam".

"¡We represent the 90s hip hop!"

Así Sticky y Fredro fueron calentando a la gente que se ahorró las lagrimas de nostalgia y prefirió mandarse un desfogue de energía en el que la armaron. Se pusieron a saltar, a chocarse a entre ellos y a tirar puñetazos a lo que marca, a sentir lo que la obra de Onyx lleva produciendo desde los ochenta cada vez que lleva el rap a ese lado azaroso que toca escuchar cabeceando duro y con los ojos bien abiertos.

Fue el momento exacto para que la gigante cultura hip hopera de Medallo se volviera a reunir con una de las tantas partes de la vieja escuela americana, una especie de unión entre dos guettos que están a kilometros de distancia pero que sienten muy parecido. Tal vez fue por eso que llenaron el Aeroparque como muy pocos artistas lo hicieron en estos tres días de festival y conectaron con el público así: con ganas de romperla desde el comienzo y encender a su gente como lo hicieron las bandas más extremas que vimos en el Altavoz.

Esto había que verlo completico y la conclusión fue definitiva: Menos mal lo hicimos.