Cultură

Por qué las mujeres estamos bebiendo más que antes

Para averiguar por qué ha aumentado el consumo de alcohol en las mujeres en tiempos recientes, decido llevar a cabo mi propio análisis altamente científico. Comienzo mi investigación a las 7 PM en una bar.
10.11.16

La autora en el bar.

Son las 11 PM y estoy sentada en un bar, soplando en un alcoholímetro. Un ícono aparece en la pantalla azul brillante y me dice que no debería conducir pronto. Tampoco debería hacerlo mi amigo Sam. Hemos consumido el mismo número de bebidas durante toda la noche, pero estoy más borracha que él.

Alguien se acerca y pregunta qué estamos haciendo. ¡No te preocupes! Le digo. ¡Es una cuestión científica!

Publicidad

Estamos aquí, bebiendo como un experimento, porque las mujeres hoy en día beben casi tanto como los hombres. Un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur descubrió que los hombres nacidos en la década de 1900 tenían 2.2 veces más probabilidades de beber que las mujeres. Según el estudio, los hombres nacidos entre 1891 y 2000 tienen apenas 1.1 veces más probabilidades de beber que las mujeres; la gran brecha de género respecto al consumo de alcohol casi se ha cerrado.

Para investigar por qué ha ocurrido esto, decido llevar a cabo mi propio análisis altamente científico. Comienzo mi investigación a las 7 PM en el bar con Sam, quien —junto con mi hermana Rosy— será otro participante en mi estudio. Sam y yo pedimos una pinta cada uno, Rosy un ron con coca, y así empezamos a beber.

Hace rato hablé con James Nicholls, director de Política de la organización Alcohol Research UK, para obtener su opinión sobre por qué las mujeres están bebiendo más. "Nos hemos vuelto menos patriarcales en muchos aspectos de la vida", comentó. "Y una de las consecuencias de esto es que la conducta de las mujeres se ha acercado a la de los hombres en actividades como beber".


Relacionados: Cómo afectan tu vida sexual el alcohol y la hierba


Todo comenzó en la década de 1960, dice, cuando el surgimiento del feminismo significó que "había menos tabúes sobre las mujeres que salían y frecuentaban espacios sociales, en los que hacían el tipo de cosas que hacen los hombres… más mujeres trabajaban y tenían más ingresos disponibles".

En una búsqueda por obtener más ganancias, la industria del alcohol comenzó a comercializar bebidas para la nueva generación de mujeres trabajadoras. Originalmente, el mercado de las lagers embotelladas eran las mujeres que querían beber con hombres después del trabajo, pero deseaban una alternativa más ligera a las pintas amargas y las cervezas oscuras.

La autora bebiendo un poco más.

Después de una hora y una bebida, el contenido de alcohol en mi sangre es de 0.037. El de Sam es igual, y el de mi hermana Rosy es sólo de 0.004. La envío a pedir otra ronda y recuerdo lo que dijo recientemente Jeremy Corbyn cuando criticó la cultura de ir a bares después del trabajo de Gran Bretaña como algo sexista, ya que discrimina a las madres que se sienten obligadas a ir al bar para no perderse un ascenso.

¿Acaso las mujeres de hoy sólo beben tanto como los hombres para ajustarse a las normas de trabajo, con la esperanza de que les brinde éxito profesional? La doctora Patsy Staddon, que ayuda a dirigir el servicio de Bristol Women's Independent Alcohol Support, dice que el estrés de equilibrar el trabajo y la vida familiar realmente está impulsando a las mujeres a beber más.

Publicidad

"Es un trabajo realmente duro tratar de mantener un hogar y sin embargo es una actividad que muchas mujeres llevan a cabo en mayor medida que los hombres", explica. "Por lo tanto, las expectativas que tenemos de nosotras mismas son muy altas, y luego hay otras razones que inducen a la gente a usar el alcohol como una droga, como los problemas de salud mental, y que les pueden suceder tanto a hombres como a mujeres".

De vuelta en el bar, son las 9 PM. Mi nivel de alcohol en la sangre es de 0.073, el de Rosy es de 0.008 y el de Sam de 0.057. Tengo la sensación de que otra bebida me producirá una cruda mañana, pero compraré otra pinta de IPA de todos modos y le pediré disculpas a mi hígado, que, según la doctora Staddon, es mucho más pequeño que el de Sam. Así que, además de ser unos centímetros más bajita y unos kilos más ligera que él, no voy a poder procesar tan bien este alcohol mañana.


Relacionados: Calificamos algunos de los chupes más baratos de México


"Si las mujeres beben la misma cantidad que los hombres, podemos esperar efectos más serios: simplemente no somos tan grandes y no tenemos tanta agua en nuestros cuerpos", explica. "Así que el alcohol es más tóxico para nosotras si bebemos la misma cantidad que los hombres". También señala que es peligrosamente tóxico: las mujeres son más vulnerables que los hombres cuando se trata del desarrollo del daño hepático inducido por el alcohol y más propensas a morir de cirrosis.

Si las mujeres de todo el mundo están igualando a los hombres bebida por bebida, como yo lo estoy haciendo ahora, ¿saben que se están emborrachando más? ¿Y qué empujaría a una mujer a querer embriagarse, rodeada de hombres que no están tan borrachos?

Publicidad

El doctor Angus Bancroft, profesor de sociología en la Universidad de Edimburgo, investiga las conductas de consumo de alcohol de las mujeres jóvenes y dice que el marketing tiene mucho que ver en el incremento de las mujeres bebedoras. "Hay una gran presión para adoptar este tipo de personalidad jovial todo el tiempo", señala. "El ideal de una mujer joven que siempre está dispuesta a beber es una imagen que se transmite constantemente y que se promueve a través de las compañías que venden alcohol, a pesar de que es muy probable que estar cerca de esa persona sea horriblemente molesto".

Otro trago.

¿Acaso tengo que ser una chica divertida y fiestera cuando salgo? No lo creo. Ahora son las 10 de la noche y el nivel de alcohol en mi sistema es de 0.11, pero eso es porque he estado bebiendo mucho durante una noche, no porque me haya sentido presionada para emborracharme. Vamos a un concierto, y empujo a mi hermana hacia un grupo de personas haciendo slam, para ver qué se siente divertirse, pero ella sólo se molesta. Ambas compramos más bebidas.

Son las 11 PM y mi nivel de alcohol es de 0.16, el de Sam es de 0.13, y el de Rosy es de 0.033. Me pregunto si ella ha estado tirando su ron con coca, y envidio su compostura sobria en el área de fumar. Pienso en cómo las mujeres borrachas son tratadas por la sociedad; cómo nos molestan por no "actuar como chicas" y nos llaman "tontas" cuando somos víctimas de agresión sexual y violación después de haber estado bebiendo. "Los hombres parecen tener un tipo de escudo contra la humillación, que hace que no nos juzguen cuando hacemos el mismo tipo de cosas", explica el doctor Bancroft.


Relacionados: ¿Es posible morir de una cruda?


Añade que una de las libertades que muchas mujeres jóvenes tienen hoy en día es que se les permite correr el riesgo de que las cosas salgan mal. "Beber puede representar un riesgo, pero tomar riesgos es algo bueno", explica. "Es parte de crecer… y de cómo puedes averiguar quién eres. Es natural que las mujeres quieran formar parte de eso".

Pero la realidad es que los jóvenes, en general, están bebiendo menos que sus padres. Así que quizá las mujeres no estén bebiendo tanto como los hombres, sino más bien los hombres están bebiendo tan poco como las mujeres.

Es medianoche, la banda acaba de terminar, y estoy parada en la calle, borracha, viendo a todos irse a casa. La mayoría de ellos no están tan borrachos como yo. Después de cinco o seis cervezas, mi nivel de alcohol en la sangre ha alcanzado 0.18, al menos 0.02 puntos por encima del nivel de mi amigo. Estoy mareada y enferma. Tomo un Uber para irme a casa y me quedo dormida en la parte de atrás del coche.

A pesar de lo que diga el doctor Bancroft, no me siento poderosa en absoluto.