FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

¡Oh! ¿Y ahora quién podrá defenderme?

Los intelectuales apoyan la ‘Ley Beltrones’
12.2.14


Da click en la imagen para verla más grande.

Hoy me rompieron el corazón. El periódico Reforma publicó una inserción pagada, como las que pagan muchas empresas o sindicatos, que llama a apoyar la "¡Protección de los derechos de autor en internet!", con signos de exclamación y todo.

Los triste de la inserción no es que busque apoyar una iniciativa con consecuencias absurdas (como multas de 20 mil días de salario mínimo) o que limite la libre expresión a través del único medio público que aún se respeta como tal. Lo que me arruinó este soleado miércoles fue que la inserción estaba firmada por aquellas personas que leía para sentirme rebelde o para recordar que en México algún día se cuestionaban las cosas: Elena Poniatowska, Juan Villoro, Paco Taibo II, Fernando del Paso, Ángeles Mastreta, "y otras firmas", representantes de la Sociedad General de Escritores en México (SOGEM).

Publicidad

Me pareció raro que firmaran algo así, un desplegado con tres o cuatro frases sin ninguna explicación que lo acompañe. Entonces llamé a la SOGEM para saber cuándo o cómo habían firmado el comunicado nuestras vacas sagradas. "Todos nos dieron su autorización por email", me dijeron en la presidencia de la sociedad. Quizás (espero) sólo hayan contestado un mail que no leyeron, o que a sus asistentes se les haya chispoteado y hayan contestado al aventón, pero siendo quienes son, me parece poco probable.

En la justificación de la iniciativa, conocida como Ley Beltrones —y que apoyan estos escritores— se encuentran frases como éstas:

"El contexto social y el entorno cotidiano es muy diferente de aquél que se tenía hace tan sólo diez años".

"Como consecuencia de este cambio acelerado en los diversos ámbitos de desarrollo del ser humano, varias leyes han quedado obsoletas".

"México requiere de leyes actualizadas que propicien un ecosistema que detone la creatividad y la innovación".

Es curioso que esto aparezca en la justificación, porque estas mismas frases podrían usarse para refutar esta iniciativa.

Es cierto que el mundo no es el mismo que hace diez años. Es cierto que algunas leyes ya son obsoletas. Y es cierto que se debe detonar la creatividad y la innovación. Pero acaso se puede detonar la creatividad y la innovación acotando tanto la búsqueda de otras creaciones, que puedan estimular y ampliar el conocimiento y la imaginación, como la expresión misma de un resultado creativo.

Publicidad

Tampoco falta la clásica justificación: "México ha quedado rezagado, en comparación con algunos de sus socios comerciales, en la atención oportuna a estos nuevos retos desde el punto de vista legislativo". No hay nada más cierto. Las leyes de derecho de autor son obsoletas. También son abusivas.

México es el país en donde la vigencia del derecho de autor tiene más duración en el mundo. En este país la obra está protegida hasta cien años después de la muerte del autor, mientras que en la mayoría de los países, incluso el estandarte del copyright —Estados Unidos— se encuentran entre los 50 y 70 años después de la muerte del autor. ¿Se quieren comparar con países más avanzados?

Si bien la iniciativa no se enfoca en castigar los usuarios que navegan y buscan por internet, sí va en contra de los portales que se atrevan a "Producir, reproducir, almacenar, distribuir, transportar, comercializar o poner a disposición del público en general, obras, fonogramas, videogramas o libros, protegidos por los derechos de autor o por los derechos conexos, sin la autorización de los respectivos titulares en los términos de esta ley".

Así que mientras todo lo que hagas en internet sea buscar y bajar cosas estás bien. No se te ocurra compartir algo en un blog o una página, porque como ya mencionamos, la sanción señalada por esta iniciativa por infringir el derecho de autor podría llegar hasta 20 mil días de salario mínimo, además de que te harían cerrar tu página. ¿Pero a quién se le ocurriría abrir un blog o compartir algo chingón con tus amigos? Ni que fuéramos criminales.

Entre las firmas a favor de apoyar la iniciativa estaba la de Roberto Gómez Bolaños, Chespitrito, a quien con una atrevida ironía (viendo que firmó la inserción) le voy a robar una frase antes de que sea ilegal: "Y ahora, ¿quién podrá defendernos?"

Sigue a José Luis en Twitter:

@limonsaurio