FYI.

This story is over 5 years old.

Música

TOP 5 DE ABERRACIONES MUSICALES DE LA RECIENTE CAMPAÑA ELECTORAL COLOMBIANA

Compilamos algunos de los éxitos musicales más viles de las recientes elecciones parlamentarias.
12.3.14

Al interior de las instituciones más honorables del Estado colombiano se está orquestando una de las movidas más viles de toda nuestra historia republicana, como si la parapolítica no hubiese bastado. Hemos investigado a fondo para encontrar las evidencias que incriminan a más de un político en actividades desde todo punto de vista reprochables y luego de noches incansables y atemorizantes amenazas: aquí están.

Publicidad

Como siempre, está en manos de la ciudadanía llevar a los responsables a las instancias que corresponden, porque sin duda: merecen castigo… y largo. Y aunque el reconteo de votos a cargo del Consejo Nacional Electoral sigue su curso aún dejando en suspenso aquello de quién nos representará allá arriba, he aquí nuestro dictamen: ¡que se quemen todos estos candidatos por su evidente carencia de oído! ¡Que por derecha y de una buena vez queden todos descalificados!

En todo caso, he aquí nuestro Top 5 de aberraciones musicales de la más reciente campaña electoral que se vivió en nuestro país.

¡Súbele el volúmen a la música satánica!

1. Aunque pensamos que este jingle era de estas elecciones, un lector nos hizo caer en cuenta  de que esta abominación es de 2010. Con todo y eso, es tan paila, que sigue ganándose todas las copas de la infamia.

2 Jorge Acevedo echó mano del éxito del Gangnam Style y con muy poca creatividad salió con esta vaina.

3. La balada-fusión, a medio camino entre el reggaetón  y el tropipop, también tuvo cabida en nuestra selección con este jingle bien cursi de Benedetti.

4. El brief que José Norbey Salazar (candidato al senado por el Partido de la U) le dio a su jinglera fue: "Hágame un temita así como de canción protesta". ¿El resultado?

5. A ritmo de champeta, al compadre Jefferson Banguera le dio por simular un coito con una Hummer para seducirnos a votar por él a la Cámara de Representantes.

Bonus Track. Aunque no es formalmente una canción, ¡qué carajos! A través de esta iniciativa, el viejo Ramón Palomeque se encueró para demostrar que no tenía nada que esconder. Eso sí tuvo que usar un afiche de campaña bien grande.