FYI.

This story is over 5 years old.

18+

Me senté toda la tarde del 4/20 a imitar los porros más cerdos de Instagram

¿Están estas obras de arte combustible al alcance de un mortal con un paquete de cueros y ganas de aprender?
20.4.16

Nada como la satisfacción que sentí cuando armé mi primer porro hace cuatro años. Abandonado a mi suerte con moño y un papel en el Parque Nacional, obligué a mis manos a imitar los movimientos que había visto mil veces en las de amigos, conocidos y desconocidos. Luego vino un proceso de prueba y error en el que las fofas y asimétricas empanadas de los primeros días se fueron estilizando, y armar porros dejó de ser un mal necesario para convertirse en mi manualidad favorita. Algo así es lo que deben sentir las abuelas cuando están cosiendo.

Publicidad

Pero un porro sólido, funcional y recto ya no basta. Hace unos días publicamos en VICE Colombia un artículo que daba cuenta de los porros-origami que ponían en sus cuentas de Instagram algunos usuarios. Bonitos, ¿cierto? La pregunta aquí es una sola: ¿están estas vanidosas esculturas combustibles al alcance de los mortales que no hemos hecho el diplomado en cartón paja de la Konrad Lorenz?

Por eso esta tarde, en pleno marco del 420, me senté a imitar algunos de los porros más cerdos de Instargram con la ayuda de tutoriales de Youtube.

[1. EL CROSSJOINT DE UNA CELEBRIDAD](Nada como la satisfacción que sentí cuando armé mi primer porro hace cuatro años. Abandonado a mi suerte con moño y un papel en el Parque Nacional, obligué a mis manos a imitar los movimientos que había visto mil veces en las de amigos, conocidos y desconocidos. Luego vino un proceso de prueba y error en el que las fofas y asimétricas empanadas de los primeros días se fueron estilizando, y armar porros dejó de ser un mal necesario para convertirse en mi manualidad favorita. Algo así es lo que deben sentir las abuelas cuando están cosiendo. Pero un porro sólido, funcional y recto ya no basta. Hace unos días publicamos en VICE Colombia un artículo que daba cuenta de los porros-origami que ponían en sus cuentas de Instagram algunos usuarios. Bonitos, ¿cierto? La pregunta aquí es una sola: ¿están estas vanidosas esculturas combustibles al alcance de los mortales que no hemos hecho el diplomado en cartón paja de la Konrad Lorenz? Por eso esta tarde, en pleno marco del 420, me senté a imitar algunos de los porros más cerdos de Instargram con la ayuda de tutoriales de Youtube. 1. El crossjoint de una celebridad ¿Qué tan abierto es Seth Rogen acerca de fumar marihuana? Pues tiene un video tutorial de cómo aramar un crossjoint grabado a las 4am. Los insumos son los siguientes: Cuatro papeles (uno grande, otro pequeño, y dos restantes para poder quitarles la franja de pegante) Marihuana (2.3g) Un filtro Quizá la peor idea de mi vida. El gordo Seth Rogen da a entender que abrir un hueco con una aguja para meter un porro dentro de otro porro es la cosa más natural del mundo. No lo es. La aguja abre en el papel un hueco desigual que va desangrando el porro a medida que uno lo va extendiendo. Para cuando el hueco es lo suficientemente grande como para meter el segundo porro (que, a su vez, debe estar perforado para dejar pasar el aire hasta la boquilla) ya el papel esta bastante trajinado, los dos porros no ajustan, las franjas de pegante untadas de saliva terminan por destrozar a una momia de 2.3 gramos de marihuana que podría pasar por la cruz del Minuto de Dios, pero no sirve de un carajo para fumar. 2. La trenza de tres porros Seis papeles (uno para cada porro y tres para poder romperlos y quitarles las franjas de pegante) Marihuana (1.5 g) Intentemos con uno de menos dificultad. La premisa es tan sencilla como el video: hacer tres porros, entrelazarlos, y amarrarlos (cual tamal) con las mismas franjas de papel que me resultaron tan difíciles de usar en el porro anterior. Ya los dedos están calientes y armar tres cigarrillos es cuestión de minutos. Algo que no consideré antes de armarlos fue que, para entrelazarlos, los porros deben quedar un poco flojos (cualidad que en cualquier otro escenario sería indeseable). Con algo de esfuerzo los porros cedieron a mi voluntad y se enredaron en un abrazo incómodo. Esta vez elegí unos papeles que parecen tener una franja de pegante más fresca y le pedí ayuda a un segundo par de manos para sostener la trenza mientras yo la ataba con la franja de pegante. Toda la operación tomó menos de 20 minutos y me enseñó una valiosa lección: saber manejar esas tiritas de pegante que vienen en todos los papeles es clave para poder hacer todos estos porros conceptuales, así que, si quieren ser alguien en la vida, pónganse a practicar con ellos. 3. Pipa de blunts Dos blunts 4g de marihuana 1 filtro Los blunts eran originalmente tabacos baratos que los marihuaneros gringos desarmaban para desechar su contenido y poder reemplazarlo con hierba. Debido a su sabor y a que ofrecen una combustión mejor que la del papel se han vuelto tan populares que hoy en día varias marcas le ahorran a los marihuaneros la tarea de desechar el relleno y venden un par de hojas sueltas de tabaco en más sabores de los que uno podría necesitar por menos de 4 mil pesos. Los blunts son, en mi opinión, una de las mejores formas para fumar marihuana y son sinónimo de domingo, de casa sola, de celebración. Así que la idea de hacer una pipa a partir de un par de blunts sonaba demasiado tentadora como para rechazar un miercoles 20 de abril. A pesar de que se trata de hojas mucho más grandes que un papel normal, armar un blunt es relativamente fácil. La clave, para mí, es rasgar la hoja por la mitad y cerrar el porro en dos partes como muestra la foto. Luego hay que hacer un cilindro del tamaño de una curita, hacerle una pequeña incisión e insertar el extremo del porro opuesto a la boquilla en esa incisión y juntar las dos partes con mucho amor y saliva. Luego se cierra la pipa con otro pedazo de blunt (afortunadamente lamerlos es para mí un placer) y estamos listos, solo que no. Así como un porro sólido y recto ya no es suficiente, fumar cogollos de marihuana tampoco. El autor del tutorial termina su pipa con dos derivados del moño que yo, por falta de compromiso con mi vicio, no poseo: el wax y el kief. El primero es un extracto de la marihuana que viene en presentación de cera o resina y tiene concentraciones de THC por arriba del 90%, el segundo es el polvo fino que se acumula en la parte baja de algunos trilladores, en el que se encuentran unos crsitales tricomas (la parte de la planta donde se concentra la mayor cantidad de THC) El wax es usado por el autor del tutorial para sellar los pequeños huecos que quedan en el punto el que la olla de la pipa y el blunt se juntan. El kief se pone en la pared interior de la olla para evitar que esta se queme muy rápido. Esto mismo es lo que deben sentir la abuelitas cuando tejen un saco. )

¿Qué tan abierto es Seth Rogen acerca de fumar marihuana? Pues tiene un video tutorial de cómo aramar un crossjoint grabado a las 4am. Los insumos son los siguientes:

Cuatro papeles (uno grande, otro pequeño, y dos restantes para poder quitarles la franja de pegante)

Marihuana (2.3g)

Un filtro

Expectativa:

Realidad:

Quizá la peor idea de mi vida. El gordo Seth Rogen da a entender que abrir un hueco con una aguja para meter un porro dentro de otro porro es la cosa más natural del mundo. No lo es. La aguja abre en el papel un hueco desigual que va desangrando el porro a medida que uno lo va extendiendo. Para cuando el hueco es lo suficientemente grande como para meter el segundo porro (que, a su vez, debe estar perforado para dejar pasar el aire hasta la boquilla) ya el papel esta bastante trajinado, los dos porros no ajustan y las franjas de pegante untadas de saliva terminan por destrozar todo.

Tras dos intentos y casi una hora de trabajo termina uno con una momia de 2.3 gramos de marihuana que podría pasar por la cruz del Minuto de Dios, pero no sirve de un carajo para fumar

2. LA TRENZA DE TRES PORROS

Había planeado probar suerte con los porros más descabellados que pudiera encontrar, pero en vista de mi fracaso con el relativamente simple crossjoint me dije: 'Intentemos con uno de menos dificultad'. La premisa es así de sencilla: hacer tres porros, entrelazarlos, y amarrarlos (cual tamal) con las mismas franjas de papel que me resultaron tan difíciles de usar en el porro anterior. Aquí los ingredientes:

Seis papeles (uno para cada porro y tres para poder romperlos y quitarles las franjas de pegante)

Publicidad

Marihuana (1.5 g)

Expectativa:

Realidad:

Ya los dedos están calientes y armar tres cigarrillos es cuestión de minutos. Algo que no consideré antes de armarlos fue que, para entrelazarlos, los porros deben quedar un poco flojos (cualidad que en cualquier otro escenario sería indeseable). Con algo de esfuerzo los porros cedieron a mi voluntad y se enredaron en un abrazo incómodo. Esta vez elegí unos papeles que parecen tener una franja de pegante más fresca y le pedí ayuda a un segundo par de manos para sostener la trenza mientras yo la ataba con la franja de pegante. Toda la operación tomó menos de 20 minutos y me enseñó una valiosa lección: saber manejar esas tiritas de pegante que vienen en todos los papeles es clave para poder hacer todos estos porros conceptuales, así que, si quieren ser alguien en la vida, pónganse a practicar con ellos.

3. PIPA DE BLUNTS

El blunt es, en mi opinión, una de las mejores formas para fumar marihuana: sinónimo de domingo, de casa sola, de celebración. Así que la idea de hacer una pipa a partir de un par de blunts sonaba demasiado tentadora como para rechazar un miercoles 20 de abril.

Los blunts eran originalmente tabacos baratos que los marihuaneros gringos desarmaban para desechar su contenido y poder reemplazarlo con hierba. Debido a su sabor y a que ofrecen una combustión mejor que la del papel se han vuelto tan populares que hoy en día varias marcas le ahorran a los marihuaneros la tarea de desechar el relleno y venden un par de hojas sueltas de tabaco en más sabores de los que uno podría necesitar por menos de 4 mil pesos. Esta es la lista de ingredientes más costosa de las tres:

Publicidad

Dos blunts

4g de marihuana

1 filtro

Expectativa:

Realidad:

A pesar de que se trata de hojas mucho más grandes que un papel normal, armar un blunt es relativamente fácil. La clave, para mí, es rasgar la hoja por la mitad y cerrar el porro en dos partes como muestra la foto. Luego hay que hacer un cilindro del tamaño de una curita, hacerle una pequeña incisión e insertar el extremo del porro opuesto a la boquilla en esa incisión y juntar las dos partes con mucho amor y saliva. Luego se cierra la pipa con otro pedazo de blunt (afortunadamente lamerlos es para mí un placer) y estamos listos, solo que no.

Así como un porro sólido y recto ya no es suficiente, fumar cogollos de marihuana tampoco. El autor del tutorial termina su pipa con dos derivados del moño que yo, por falta de compromiso con mi vicio, no poseo: el wax y el kief. El primero es un extracto de la marihuana que viene en presentación de cera o resina (esa masa amarilla que se ve en la imagen de expectativa) y tiene concentraciones de THC por arriba del 90% , el segundo es el polvo fino que se acumula en la parte baja de algunos trilladores, en el que se encuentran unos crsitales tricomas (la parte de la planta donde se concentra la mayor cantidad de THC). El wax es usado por el autor del tutorial para sellar los pequeños huecos que quedan en el punto el que la olla de la pipa y el blunt se juntan. El kief se pone en la pared interior de la olla para evitar que esta se queme muy rápido.

Esto mismo es lo que deben sentir la abuelitas cuando tejen un saco.