Nueve temas que nos demuestran que la locura baila al ritmo de la cumbia

La cumbia es todo y todos somos parte de la cumbia.
29.7.16

Probablemente el único ritmo que une a toda Suramérica es la cumbia. Nadie puede discutir que este es el ADN de la región y es la mayor expresión del mestizaje. Negra, india, blanca, mulata, criolla, albina, la cumbia es todo. Es ese espíritu rebelde y sandunguero que recorre todas las venas de este fracturado continente. Cada país le ha inyectado su propio aroma a este ritmo inmortal que nos hace herbir la sangre.

Publicidad

Pero no todo es magia y sabrosura. Lamentablemente a la buena cumbia también le han dado harto palo. Por todo el continente hay gente haciendo una serie de versiones que uno no sabe si son geniales o nefastas. Aunque no seamos tan duros, también hay gente que le mete una genialidad muy creativa a la cumbia digna de aplaudir de pie. Pero sin duda lo más curioso de este ritmo es que al parecer existe una cumbia para todo. Literalmente de todo, y aquí tenemos una listica para que rían, lloren, se asombren y se indignen como Dios mandan.

¡Cuuummbiiiaaa!

“La cumbia de Gokú” – Los Weyes de la Cumbia ft. Cañada de la Cumbia

Empecemos con un doble sacrilegio. No sabemos a qué le fue peor, a la cumbia o Dragon Ball. Desde Oaxaca, México, llega este peculiar homenaje al héroe más grande de todos los tiempo: Gokú. Solo que este sentido tributo es un poco paupérrimo. Ahora, hay que admitir que el paso de la genkidama es bastante sabroso.

“Cumbia metalera” – Los Querubines Negros del Molocotongo

Hace unos años aparecieron de la nada y se esfumaron rápidamente. Los metaleros mas guapachosos de todos los tiempos, Los Querubines Negros del Molocotongo, demostraron que el metal y la cumbia son familia. Oscuridad y sabrosura a lo que marca. Este genial video era parte de un sketch de un programa cómico costarricense llamado Media Docena. Lástima que no sacaron más cosas porque con ese ritmo cualquiera baila.

“La cumbia papal” – Yayo y los puntos cardenales

Hablando de parodias, en Argentina hay un grupo de cómicos que tenía un programa llamado Videomatch, en el que básicamente se cagaban en todo. El programa se acabó pero esos degenerados siguieron burlándose del mundo. Entre este grupo está Yayo, un loco de mierda que cuando se posicionó Francisco I como Papa, decidió hacerle este homenaje al sumo pontífice argentino y de paso le tiró un poquito de caca a los brasileños. Ya saben: “el que no hace palmas es hijo del Diablo”.

“La cumbia de Rambo” – Diego Alione y su banda comando

A lo que a Rambo le gusta es bailar. Nadie entiende eso. Todos creen que Rambo es un guerrero eterno, pero en verdad es un pobre hombre con estrés postraumático que le gusta gozar al ritmo de la cumbia. Déjenlo bailar caramba.

“La cumbia imperial” – Patricio Cobarde

Ya lo hemos dicho antes y lo volvemos a repetir. Esta es una de las mejores cumbias de la historia. La marcha imperial de Darth Vader pero impregnada de sabrosura. La pura locura. Patricio Cobarde es el padre de todos.

“La cumbia del Chavo de Ocho” – Los Reyes Locos

¿Qué putas es esto? No sabíamos que se podía hacer tanto daño con una organeta.

“La cumbia del jotdoc” – Rocola Bacalao

El perro caliente es un plato sagrado. Es lo que te levanta cuando vas por las calles borracho y tienes que llegar a la casa. Es lo que comes cuando tienes cuatro mil pesos para almorzar, es lo que cocinas cuando no tienes mercado. Por esos Rocola Bacalao, una banda de culto ecuatoriana, le dedicó esta cumbia hecha al ritmo de “La cumbia del amor” de Lisandro Mesa a esta comida imortal.

“La cumbia gramatical” – Los Wikipedias

¿Quién dice que la cumbia es pura fiesta? Los Wikipedias decidieron meterle academia a la rumba y sacaron varios temas interactivos para aprender filosofía, gramática y matemáticas. Pero la mejor de todas estas cumbias es la segunda, la gramatical porque toma el idioma de la calle y le da un toque de solemnidad. Esa es la actitud.

“La cumbia de Satanás”

Oh Satanás la cumbia te pertenece. Este es un genero con una alta dosis de sincretismo, lo que significa mucho paganismo. Además, la cumbia usa el famoso tritono, conocido como el intervalo del Diablo, un sonido prohibido por la iglesia y que es la base del metal. Ahora saben de dónde viene toda esa sabrosura. De ahí salen todos esos espíritus indios, africanos y sobre todo latinos que le dan vida a este género. ¡Qué viva la cumbia y que viva el Diablo”.