FYI.

This story is over 5 years old.

Sonora Palacios: 50 Años de Cumbia

Una de las agrupaciones más emblemáticas del Chile cumbianchero revisa sus 50 años de historia para Noisey.
9.7.13

La cumbia es el segundo baile en Chile, después de la cueca. Y Marti Palacios, 72 años, es el creador de la cumbia chilena tal como se conoce hoy en día. Hace 50 años, al fundar Sonora Palacios, supo adaptar los ritmos colombianos a la idiosincrasia nacional. Rolas sencillas que no buscan más que hacerte bailar. Aunque con unos que otros tintes psicodélicos. En esta entrevista Palacios habla sobre sus actuales conflictos con una banda doppelgänger, su coercitiva relación con los alucinógenos, las dificultades que tuvo en sus comienzos, y un nuevo disco a editarse este mes de julio.

Publicidad

Comienzos de los 60s: la fiebre mundialista sacude Chile, el rocanrol domina el dial y Marti Palacios —por ese entonces de 19 años, hoy de 72— forma la primera orquesta chilena que tocaba cumbias: Sonora Fantasía. El nombre duró menos que estornudo de gato: como la banda se componía por familiares, Pepe Galeri, dueño de El Capri, uno de las cantinas donde tocaban, les cambió el nombre a la fuerza: Sonora Palacios. «Los comienzos fueron muy difíciles —recuerda Palacios—. En esos años solo se hacían shows de variedades. Estaba el 'Show 007' de Óscar Arriagada —autor de 'El twist del esqueleto'— o 'El show de los Hermanos Vásquez' en Valparaíso, entonces teníamos que viajar en dos microsjunto a la compañía completa del show. Para nuestra primera gira atravesábamos durante horas el desierto para poder tocar en Antofagasta. Era muy sacrificado: a veces la distancia era tan grande que uno tenía que llegar solo a lavarse y afeitarse a los hoteles, durmiendo arriba de los buses, incómodo, porque los asientos y la comida eran terribles. Pero nos gustaba lo que hacíamos, así que cuando tocábamos nos olvidábamos de todo. Ahora las cosas ha mejorado: viajamos en aviones Hemos estado en Alemania, España, Italia, Francia, Bulgaria».

Todos odian a Marti

Por aquellos años, en Chile, nadie creía en una sonora que tocara cumbias. Tanto que cuando Sonora Palacios tocaba en vivo, los músicos de las otras orquestas iban a burlarse a sus presentaciones. «Marti Palacios tuvo la contra de los músicos en Chile —dice Palacios, hablando en tercera persona— Sin embargo, nosotros éramos la única orquesta que terminaba a las seis de la mañana porque gustábamos. Todas las otras terminaban a las tres porque no iba más gente. Y cerca de las cinco, cuando quedaban los VIP en el Capri, llegaban los músicos de las boîte La Sirena o El Lucifer a sentarse al fondo del local y reírse de nosotros».

Publicidad

¿Qué pasaba por su cabeza, en ese momento?

«A pesar de todo, quería grabar un disco. En esa época Odeon estaba al lado de El Capri, en San Antonio, y recuerdo que llegaba Jorge Oñate, director del sello, a comer y bailar con la Sonora. Le gustábamos pero nunca quiso grabarnos. Nos costó un mundo imponer la cumbia en Chile. Fueron tres años tocando puertas para poder grabar el disco. Decir cumbia era mal visto».

¿Cómo logran grabar?

«Mediante Saúl San Martín, un pianista argentino al que le gustó la Sonora. Me decía: 'Cómo es posible que estos tal por cual no quieran grabar; esto va a ser un boom'. Y un sábado me dice: «Tengo una sorpresa. Philips chilena ha creado un sello y me han llamado como director artístico. Conseguí hacer un 45 de prueba».

Explosión de cumbias

El disco fue grabado en un estudio de RCA Victor, Santiago de Chile. Un maxi single que incluía 'El Caminante' y 'La Mafafa', las dos primeras cumbias chilenas. Y gustaron: ese mismo día les solicitaron seguir grabando más y más temas. «A las doce Saúl me dijo —recuerda Palacios— '¿Eres capaz de hacer un LP? Para callado lo voy a grabar, tengo fe en esto y voy a guardar la cinta'. Lo hicimos con entusiasmo, como si estuviésemos tocando en un local». Nace oficialmente la cumbia en Chile. Con Sonora Palacios y el LP 'Explosión de cumbias' (1966).

«Le pusimos así—recuerda Palacios— porque a mediados de los sesentas Charles de Gaulle,un militar francés, amenazaba con lanzar una bomba en el Pacífico. Y como todos los latinos empezamos a reclamar, llegó Nelson Navarro —el cubano compositor de Sonora Matancera — y nos ofreció un tema que hablaba sobre eso: 'La bombita de Gaulle'. Para la caratula dibujaron unas palmeras, un sol rojo, el mar y le pusieron en grande “Explosión en cumbias”. A la semana las radios empezaron a tocar nuestros temas y la gente comenzó a pedirlos. Copamos todas las radios en Chile».

Este mes aparece el nuevo disco de Sonora Palacios. El sencillo para promocionarlo se titula “Violencia”. «Es un mensaje a favor de la paz: actualmente hay mucha delincuencia y protestas en Chile —dice Palacios hijo—. Por otro lado vemos a Corea del Norte amenazando a todo el mundo y entonces surgen guerras en distintos lados. Nuestro tema es una oda a la paz. Al igual que nuestra cumbia».

De pronto su cumbia suena psicodélica. ¿Han utilizado sustancias psicoactivas al componer?

Publicidad

Marti Palacios: «Jamás he probado drogas. Mi padre era muy estricto. A las diez de la noche estábamos todos acostados. A las once se apagaba la luz. A las siete todos en pie para ir al colegio. Y el que no se levantaba, a correazos. A nosotros nos pegaban realmente; era una cosa terrible. Después yo le tenía miedo a todo. Entonces con mis hermanos aprendimos de forma muy diferente, esto conllevo a que no miráramos otras cosas como la marihuana o el mismo trago. Mi papá no lo permitía».

¿Qué opinan sobre el consumo de marihuana?

Palacios hijo: «A la marihuana la tenemos erradicada de la orquesta No nos gusta. No la permitimos».

Don Marti: «El problema ha sido que se han mal utilizado estas cosas. Da pena ver gente que anda completamente en pedo. Ahora, si es de forma medicinal, no tengo opinión en contra de ese uso».

Todos quieren a Marti

En enero de este año, Sonora Palacios recibió el sello Presidente de la república de Chile a los 50 años de trayectoria. Un reconocimiento que tiene a los Palacios con el pecho inflado: «Cuando tenía 19 años y formé la Sonora dice Palacios nunca pensé que íbamos a durar tanto. Que la orquesta se iba a mantener. Que los temas iban a gustar. El reconocimiento me significa una alegría enorme, ya son tres generaciones que han pasado por esta orquesta: están hasta mis nietos».

¿Cuáles son los orígenes de la Sonora?

«Ahí a mi abuelo le picó el bichito de enseñarles música a sus hijos —responde Palacios hijo—. Cuando se vinieron a Santiago, para sustentar la vida en la capital, armó una banda con sus hijos. La llamó “Los hermanitos Palacios”. Mi papá tenía ocho años y actuaba tanto en radio como en cumpleaños para niños. Después, cuando crecieron, se hicieron llamar “Los hermanos Palacios”. Eran siete —de uny total de catorce—; tres hombres y cuatro mujeres. Pero a los años las mujeres comenzaron a retirarse porque se empezaron a casar».

Publicidad

Una suerte de Jackson 5 ¿Qué ocurrió después?

«Se acabó esa banda. Y tras pasar por el Conservatorio de la Universidad de Chile, mi papá se quedó trabajando en RCA Victor, donde armaban parlantes. En esa época estaba la Orquesta Huambaly la Cubanacán (http://www.musicapopular.cl/3.0/index2.php?op=Artista&id=1269) y, entonces él, a los 19, quiso armar una orquesta similar a la Matancera. Así nace Sonora Fantasía».

Doppelgänger

Palacios hijo afirma que en el centro de eventos La Tuna (http://www.latunarestaurant.cl/eventos_latuna.html),actualmente, se presenta una orquesta llamada “Sonora J. Palacios”, liderada por un tal Jorge Palacios, unwey que no tiene relación con Sonora Palacios. Una versión “pirata” que ha traído problemas de toda calaña. «Yo estoy todo el día pendiente, en Google Alert, de lo que aparece referente a Sonora Palacios —dice Mario Zuñiga (50) manager de la banda. Y en varias ocasiones me he topado con avisos de presentaciones de estos pendejos usando nuestro nombre e imágenes. Actualmente tengo un abogado que está tratando de bajar sus eventos».

Frente a estos hechos: ¿Qué respuesta dan los tipos de Sonora J. Palacios?

«Cuando hemos llamado, el productor responde por ellos y dice 'Jorge es de apellido Palacios. Está en su derecho usar ese nombre, ya que usa una 'jota' en medio: Sonora J. Palacios'»

Zuñiga recuerda que el año 2012, en la Feria internacional de Los Andes, Sonora J. Palacios ocupó el nombre 'Sonora Palacios' —sin intercalar la 'jota'— y en los afiches promocionales usaron la imagen de don Marti. «Los pillamos y les mandamos el abogado —recuerda—. La resolución fue que ellos tenían que tachar el nombre Sonora Palacios con un plumón. Eso fue todo».

¿Han pensado encararlos cuando estén tocando?

«Una vez ellos actuaron en Universidad de las Américas, en una fiesta de bienvenida a los estudiantes—dice Palacios hijo—. Nuestro abogado se enteró y llamó a la Universidad. Esa vez se paró el evento».

Pero los de Sonora J. Palacios tomaron represalias. Y con sus propias manos: luego de masticarcomo el show se bajaba, se dirigieron directamente a la casa de la familia Palacios, en Quinta Normal, Santiago. Al llegar comenzaron a patear la puerta de la vivienda, paralelo destruían las ventanas y los amenazaban. «Fue tanto el escándalo que vino un pastor de la iglesia de la esquina para ver que sucedía —recuerda Palacios—. Los vecinos pensaban que nos estaban asaltando».

«Ellos llegaron increpándonos —agrega Palacios hijo. Gritaban por qué les habíamos parado el evento, por qué los molestábamos, por qué colocábamos abogados en su contra. Llamamos ala policía, pero demoraron en llegar. Después tomaron antecedentes pero no se hizo nada. De hecho después tuvieron el descaro, en otras ciudades, de persistir con ponerse el nombre Sonora Palacios y usar, en los afiches, fotografías de nuestra banda. Es lamentable: llevamos cinco años en el juicio contra Sonora J. Palacios y todavía no tenemos sentencia».