FYI.

This story is over 5 years old.

Tres G: más que rap de Monterrey

Uno de los colectivos fuertes del rap regiomontano regresa después de años en la sombra de la violencia.

Esta noche es un viernes productivo en el estudio de Tres G, un colectivo de hip hop de Monterrey, Nuevo León, que comienza su resurrección. Ellos y toda la escena del rap, también resintieron la inseguridad que arreció en 2011 y decidieron pausar. Sin embargo, en mayo del año pasado, lo reactivaron y con más fuerza que nunca.

Son las 9 PM. Usualmente se juntan a esta hora de los viernes para crear. Fito Punto C graba algo de su nuevo material dentro de la cabina que montaron en la sala del departamento, ubicado en el sur de la ciudad. Jars Man se encuentra en los controles, es el beatmaker y productor del colectivo. Mientras tanto, Smok, graffittero y el comisionado de los visuales, edita un video en la computadora de enfrente.

Publicidad

En un rato llegan los demás integrantes. Quid Comba, es MC y promotor, también es el fundador de Tres G, junto con Fito, Jars y DJ Tocadiscos Trez, pero este último ya no forma parte del colectivo, actualmente toca con Adán Cruz. Tres G nació como sello discográfico en 2001 para producir el material de su grupo llamado Trigarante.

Ahora que ha evolucionado, otro componente de Tres G es Menuda Coincidencia, quien cuenta con una carrera de más de una década en la escena del rap mexicano y se ha mantenido activo a pesar de la violencia en la ciudad.

Nukenin Tab, es el MC más reciente de Tres G pero rapero de toda la vida, anteriormente estuvo en Phat Loot con Ezequiel. Sergio Funk rapea mayormente como colaborador y es diseñador. Y Blast-O, reconocido artista urbano de Monterrey, es el encargado de la imagen.

Tres G es la forma básica de un crew de hip hop desde diferentes disciplinas. Originalmente comenzó por la parte musical pero ahora tratan de abarcar más con la participación de Smok y Blast, así mismo, con la organización y promoción de eventos.

“La idea del colectivo es también como una comunidad. El hecho de poder hablar sobre el rap fue el primer eslabón. Escuchar otros puntos de vista porque somos de distintos lugares. Cada quien está en dinámicas diferentes pero de aprendizaje en conjunto”, dice Menuda Coincidencia.

En Monterrey, el rap, al igual que todos los géneros musicales, pasaron por una crisis debido a la disminución de la actividad de entretenimiento. No había dónde tocar, ni quién se atreviera a organizar un evento. Aunado a la falta de difusión y apoyo por parte de las disqueras y medios de comunicación, la escena rapera se tuvo que adaptar.

Publicidad

Con las redes sociales y el internet ahora es más sencillo ser independiente, la música llega a todas partes. Para Tres G no es la excepción. Ellos autogestionan todo, desde montar su propio estudio hasta el marketing de su producto. Procuran hacer un trabajo innovador y de calidad, sin mucho presupuesto. No viven del hip hop, cada quien tiene su profesión aparte, pero mientras puedan crear, expresar y aprender más de él, lo seguirán haciendo.

“No sólo es una postura de ser independientes, si no de libertad, es ser libre de tus decisiones y hacer algo propio. Y si hay un crecimiento gracias a eso, mejor”, dice Smok.

En sólo un año, desde que comenzaron con la reactivación, lanzaron el álbum de Fito Punto C llamado “Los hijos de los días” y el E.P. titulado “La Misión” de Nukenin Tab y Jars Man. Smok produjo tres videos: “My shit’s on fire” y “Skeet” de Nukenin y Jars, y de la canción homónima del disco de Fito. Además dieron una serie de conciertos en Monterrey y en el Distrito Federal.

Actualmente se encuentran grabando el primer EP de Sergio Funk como solista y un nuevo material de Fito Punto C. Sin duda, el que crea más expectativa, es el disco del colectivo completo llamado “Aún Independiente”, que será el próximo en darse a conocer.

Todos los integrantes tienen perfiles distintos, unos más políticos que otros, fiesteros, críticos o intelectuales. Como todo grupo tienen sus diferencias, pero también sus convergencias y hay confianza. Al final de cuentas, son amigos, unidos por el hip hop, su arma para hacer crítica a la sociedad, protestar contra el gobierno y retratar la vida en el mundo actual.

“La protesta es una parte de la que no nos podemos desligar, a la hora de tomar el micro unos son más explícitos que otros, pero todos de alguna manera hacemos una crítica social”, comenta Quid Comba.

Son casi las 12 de la noche, tres de ellos se preparan para ir a un evento a tocar. Los otros se quedarán aquí, en el estudio de Tres G, para trabajar un rato más.