FYI.

This story is over 5 years old.

More Light: El chiste multicolor de Primal Scream

El disco es ese chiste que sigue sonando fresco y aún da risa porque quien lo cuenta sabe hacerlo, no se siente forzado aunque ya no es joven.
30.7.13

Siempre he pensado que la banda escocesa aprovecha la falta de memoria de muchos y su estatus como banda de culto para seguir estirando la liga, estirar la liga y seguir contándonos ese chiste musical que tan bien les sale: rock a la Rolling Stones, esa psicodelia rebajada con la voz sexualizada de su cantante, Bobby Gillespie. Primal Scream ya no hace discos muy corrosivos o contundentes, aunque se les sigue percibiendo las ganas de sangrar la fórmula (¿gastada?) de su obra maestra, el aún fabuloso Screamadelica (1991).

Publicidad

Sin embargo, More Light, el más reciente placazo de{ Primal, es uno de sus mejores discos a la fecha, mismo que incurre en ciertos temas intrascendentes y tibios como en sus dos discos anteriores (Riot City Blues de 2006 y Beatiful Future de 2008). Cinco años tuvieron que pasar para que Primal Scream decidiera hacer rock con sexo y drogas psicodélicas de nuevo.

Bobby Gillespie sigue sonando prendido, divertido y caliente. muuuuy caliente, con su despliegue de rock desmadrozo y letras incisivas, aunque ya se nota también que esa gasolina podría verse quemada en temas como “Invisible City”, la apresurada “Turn Each Other Inside Out” o la copiona del Screamadelica “It´s Alright, it´s OK”. Gallina vieja sigue haciendo buen rock desde el Reino Unido, y More Light es en definitiva un disco con bajeo sabroso y británico proveniente de las cuerdas del Stone Roses, Mani Mounfield.

Un disco largo para los tiempos de inmediatez de “usa y tira” que vivimos, pero que tiene temas realmente ponedores, los más sosegados, oscuros y hasta pervert, en su mayoría (“River of Pain”, “Tenement Kid”, o la fabulosa y cadenciosa “Goodbye Johnny”), bien equilibrados y lo suficientemente espesos como para clavarse en la textura, pero con la fiesta y el homenaje sesentero y setentero, que sigue siendo su marca de agua. Temas más, sí, luminosos y hippis lo corroboran: ahí está la ya mencionada “It´s Alright, it´s OK”, “I Want You” con esa reminiscencia a la clásica “Wild Thing”, o el cuasi punk de cierre con “City Slang”.

Primal Scream sigue estando aceitado, todavía no dan el viejazo ni suenan a grupo aferrado a sus glorias pasadas, aunque no arriesgan más allá de sus formas. Un grupo con casi treinta años de trayectoria que no sólo ha sabido pulirse en sus producciones, también sigue haciendo como pocos, discos interesantes que suenan frescos y machacones, para toda ocasión y que se anotan un win win para todo su público, ya sea el que gusta de sus baladitas sensuales (“Walking with the beast”), el que se aferra a la idea de una banda rock post rave, o el que los quiere con todo y rock sesentero.

More Light es ese chiste que sigue sonando fresco y aún da risa porque quien lo cuenta sabe hacerlo, no se siente forzado aunque ya no es joven. Esperemos que el corte de caja esté por lo menos así de bueno. Todo ese sabor nostálgico y hasta cierto punto desangelado que dejó su gira de aniversario del Screamadelica, se borra y hasta perdona con este disco, que es más esperanzador y pacheco que los corrosivos y altamente electrónicos XTRMNTR (2000) y Evil Heat (2002), pero que mantiene ese crisol multicolor y viajado aún en buena forma.