FYI.

This story is over 5 years old.

En el Vive - Lo gay en AFI

No se han dado cuenta de que su homosexualidad tenía un potencial gigantesco en underground gay del 2008. Pero ya es el 2014 y sigue cantando rolas que le gustaban a los niños de doce años en el 2000.
28.3.14

Estábamos emocionados de ver a AFI. Quienes decidimos ir a ver eso somos de esa generación que puede explicar la evolución de su gusto musical desde el emo clásico de Taking Back Sunday hasta el éxito hipster de los Cloud Nothings. AFI es de esas bandas que se colaron entre el pop y el emo cuando empezaron a salir en el top 10 de MTV ya cuando estaba mutando a ser el compilado de los peores reality shows de la historia. Y es muy notorio cómo Davey Havok y sus secuaces fueron mutando en respuesta a lo que vende. Mientras caminábamos hacia el escenario donde ya estaban tocando los emos trasnochados, mi amigo Daniel, un evidente fan de AFI que lleva un fleco emo hasta el día de hoy a sus 28 años, me contaba que al mismo tiempo que The Postal Service empezó a pegar, Havok y su guitarrista, Jade Puget, sacaron un proyecto parecido de nombre Blaqk Audio. Cuando mostré entusiasmo por escucharlo, el tipo me dijo: “No, no. Está horrible”. Entonces entendí que AFI es como la epítome del oficinista de la industria musical de gringa. Y está bien, pero por eso tienen cuarenta años y siguen dando un show de plástico chafa.

Llegamos al escenario y empezaron a tocar “Love Like Winter”. Nos revolcamos por todos lados como cuando teníamos doce años. Hace mucho no me divertía tanto. Estaba lleno de tipos perdidos en la mitad de sus veinte que tenían muchísima pena de estar ahí pero en realidad estaban felices de haberse animado a pararse medio quietos esperando que nadie los viera. Cuando terminó esa y se pusieron a tocar otras cosas pude empezar a fijarme en lo ridículo que era todo lo que estaba pasando.

El baterista es un hombre. ¿Entienden lo que digo? Ha de tener unos cincuenta años, o no sé. Y sigue tocando la batería para una banda que se llama Tenemos Fuego Adentro. El bajista sólo corre de un lado a otro porque ya no puede dar piruetas en el aire mientras el bajo le da vueltas alrededor del cuello. Nunca supe si el guitarrista era un puberto oriental o un putito cincuentón. Traía ese fleco emo muy de peinado de salón de belleza de la zona rosa. Y Davey Havok merece un párrafo aparte.

Publicidad

Hay un concepto de banda que me encanta y que dibujaron muy bien en la película esa donde salía Kat Dennings con Michael Cera: Nick & Norah's Infinite Playlist (2008). En esa peli, los amigos de Cera son gays y tienen una banda a la que siempre le quieren poner nombres pendejos como los Jerkoffs o Shit Sandwich. Son guapos, son inteligentes, son cool, son gays y les encanta. Son exactamente la transisión entre el emo y el hipster. Cuando se dieron cuenta de que podían pasarla muy bien en lugar de cantar sobre asesinatos pasionales. Davey Havok es un excelente representante de este tipo de gay. Un treintón, a quien ya no le queda ser un chamaco llorón, que actúa en el escenario como lo haría un Jim Carrey interpretando al cantante de una banda emo.

Havok sufrió esta transformación de manera clarísima y paso a paso. Pasó de ser una porquería de chichifo coreano de la zona rosa a uno de esos tipos que podrían encabezar una banda de las que luego tocan en el festival de Pitchfork. No se ha dado cuenta de que su homosexualidad tenía un potencial gigantesco en el underground gay del 2008. Pero ya es el 2014 y sigue cantando rolas que le gustaban a los niños de doce años en el 2000.

Chichifo:

Líder de banda hipster de moda:

Gay respetable:

Esta es sólo una parte de la reseña del jueves de Vive Latino. Lee el resto aquí:

Lo bonito en Hello Seahorse!

El collage en Of Montreal.

Zurdok es como la revolución.

Machete y La Banda Bostik.

Little Jesus nos hizo un cómic.

Sigue a Raquel en twitter - @salvenseustedes