FYI.

This story is over 5 years old.

En el Vive - Machete y la Banda Bostik

No lo sé de primera mano, pero es muy probable que Robert Rodríguez haya visto a la Banda Bostik antes de caracterizar a Machete.
29.3.14

Foto vía Tono.tv

Salió El Guadaña al escenario con un abrigo fino, grandote y peludo, que parecía de piel curtida en tiempos prehispánicos. Llevaba un penacho blanco, el pelo largo y ese bigote que sin duda podría ser del Danny Trejo. No lo sé de primera mano, pero es muy probable que Robert Rodríguez haya visto a la Banda Bostik antes de caracterizar a Machete. Ese parecido no es casual. O tal vez El Guadaña es rocanrolero de Tlalnepantla de 9:00 a 7:00 y actor de cine en su tiempo libre. Se soltaron a tocar un rocanrol de ese que pone a bailar a todo el mundo. De inmediato se les nota que tienen más de treinta años tocando (probablemente) cada fin de semana. Son buenísimos. Terminando la primera canción, El Guadaña pidió ayuda para deshacerse del mamut que traía puesto. Para ese momento, todos los vendedores de cerveza estaban concentrados alrededor del escenario con sus charolas abajo, muy atentos a lo que el líder de la Banda Bostik tenía que decir. “Banda, nosotros sí tenemos huevos. Nosotros sí somos de barrio. A nosotros sí nos gusta el rocanrol” decía El Guadaña entre pausas para dejar que la gente interviniera con alaridos de apoyo. Todas esas eran verdades.

Después de darle unos llegues a su botella de Jack Daniels, entre gritos y chifliditos groseros, este veterano de los hoyos funkys le respondió a su público “¿Qué, cabrones? Si ya me lo gané”. Habló con consciencia absoluta. “Banda”, decía jadeando y sobándose la panza, “Tenemos 31 años haciendo lo mismo. 31 años de mentarle la madre al gobierno”. Se organizaron unas mentadas de madre colectivas. “Que se escuche hasta el pinche palacio municipal, cabrones”. El Guadaña habló con indignación de que el gobierno no ayude a los adictos y que sus familias los metan a los anexos. Se soltaron a tocar “Perdido”. Un vendedor de cerveza paseaba bailando, como se baila el rock urbano, soltando un a de las extremidades a la vez, agarrando su charola con una mano. Después de eso, el saxofonista sacó una flauta dulce y se puso a hacer riffs rocanroleros con la flauta. Uno de los detalles más finos que vimos en el festival.

Foto vía Tono.tv

Terminaron de tocar esa y El Guadaña anunció que el siguiente era un mensaje muy bonito para las mujeres. “Porque luego nomás las andan chingado”. Al mismo tiempo que estaba pasando esto en la carpa Rockampeonato, en el escenario principal estaba tocando Cut Copy. En las pantallas había un mensaje en helvética. Todo en minúsculas. Porque la helvética se ve más guapa en minúsculas. El mensaje decía “free your mind”. Una frase de libertad abstracta, como publicidad de Apple. Mientras, la Banda Bostik vendía moralejas prácticas que señalan problemas sociales específicos de barrio. “Si la ves que se está drogando, no la lleves con la Señorita Laura, pendejo”. Se escucharon las carcajadas. “Si la ves que se está drogando y no la vas a ayudar, no la ataques”. Ellos venden su mensaje como la gente vende chicles en el metro, explicando para qué sirve. “Vive…” y el público completó el resto de la frase “… y deja vivir”. Se armaron las paredes de slam y se pusieron increíbles los putazos. La Banda Bostik asesinó a la carpa Rockampeonato.

Publicidad

Esta es sólo una parte de la reseña del Vive. Lee el resto aquí:

Lo bonito en Hello Seahorse!

Lo gay en AFI.

El collage en Of Montreal.

Zurdok es como la revolución.

Little Jesus nos hizo un cómic.

Vean más fotos del vive latino en tono.tv.