“Yo sigo siendo punk”: hablamos con Bebe antes de su presentación en Bogotá.

Aquella niña rebelde y contestataria de años atrás se ha sabido transformar en un aura mucho más definida, tranquila y madura.
3.5.16

¡Estamos estrenando Fan Page! Síguenos por acá. Bebe: Dos vocales y dos consonantes que empezaron a sonar con fuerza en la escena musical española hace 11 años. El nombre artístico de una mujer que con una actitud frentera y rebelde se paró en la raya y expresó, con su voz, inconformismos, caprichos y realidades. Es de esta actitud que han salido frases como “hoy vas a ser la mujer que te dé la gana de ser”, “cómo decir que me partes en mil las esquinitas de mis huesos”, y la tan mentada “malo, malo, malo eres, no se engaña a quien se quiere”.

Publicidad

Su apuesta desde muy temprano fue la música, un camino en el que ha sido intermitente y el cual ha mezclado con su faceta como actriz. Sin embargo, María Nieves, ha sacado al día de hoy cuatro álbumes: Pafuera telarañas (2004), Y (2009), Un pokito de rocanrol (2012) y Cambio de Piel (2015). Precisamente este último será el que presentará en Bogotá el próximo 20 de mayo en el Jorge Eliécer Gaitán. Un álbum mitad oscuro, mitad tranquilo, donde el piano juega a potencializar la energía introspectiva o las melodías más dulces de estos nuevos tracks que con letras dejan entrever una suerte de catarsis, el cierre de un ciclo y el inicio de otro. Lo que sí queda claro es que, aquella niña rebelde y contestataria de años atrás, se ha sabido transformar en un aura mucho más definida, tranquila y madura. Antes de su llegada a Bogotá hablamos con ella de la actitud punk, de su más reciente disco y de los recuerdos que le trae esta ciudad.

Hace un buen tiempo que no sacabas música nueva, lo último que escuchamos de ti fue Un pokito de rocanrol, luego de eso te alejaste un poco de la música como tal. ¿Qué pasó durante esos cuatro años? Bueno, alejadita, alejadita… digamos que en estos cuatro años he estado un poco poniendo orden en mi vida personal, a nivel profesional, pero tampoco he estado tan alejada. Me he tardado como un año en preparar el disco, o sea que he estado ahí dándole. Uno siempre permanece, lo que pasa es que entre cada proyecto está bien que pase un poco de tiempo. Que uno también recoja ciertas vivencias, ciertas cosas, para poder decir algo interesante.

Publicidad

Vienes a Colombia a presentar Cambio de piel, un disco que parece un relato nostálgico y una especie de catársis de momentos fuertes, donde predomina el piano y letras un tanto oscuras. A diferencia de tus primeros tres álbumes es un poquito más suave, en el sentido que no es tan contestatario, no tiene una voz tan fuerte como la que venías presentando. ¿Qué te querías sacar del pecho en esta ocasión?

Yo creo que el título habla por sí solo. Un cambio de piel implica una evolución y de alguna manera en estos cuatro años cerré una etapa a nivel profesional, a nivel personal e incluso con la banda. Entonces bueno, este disco me apetecía hacerlo así: transmitir un momento tranquilo y hacer algo muy cantado. Son etapas. En el segundo por ejemplo, la voz está muy susurrada y las melodías son muy cerradas, mientras que en el tercero hay un poquito de rockanroll y es un mucho más duro, digamos, tanto en las letras como en la manera de cantar y en la producción.

En este último la producción es preciosa. La ha hecho Carlos Jean y yo tenía ganas de que el protagonista fuera el piano, que nunca metí casi nunca en los anteriores discos porque le decía a Carlos que lo haría "cuando fuera mayor". Me lo estaba reservando y creo que ha llegado el momento. También tenía muchas ganas de cantar melodías muy abiertas, entonces para esto el piano era el mejor instrumento.

Hablemos un poco de la gama de paisajes que logras pintar, las historias que logras contar y los momentos de tu vida en los que hiciste estas canciones.

Publicidad

Antes de Cambio de piel pensé ponerle de título Final y Principio, pues todo empieza con un final y termina con un principio. Tenemos momentos un poco más no necesariamente oscuros, pero sí un poco más fuertes. También tenemos momentos más tranquilos que me transportan a paisajes muy especiales, por ejemplo, canciones como "Tan lejos tan cerca". Una canción que fue el punto de intuición para Carlos y para mí, que me lleva a una cena en el campo, en una sobremesa, con los niños jugando por ahí y nosotros tocando la guitarra y cantando tranquilos. Hay espacios para la calma, el sosiego y, lo que más me gusta de todo, para mucha alegría. De ahí salen canciones como "Más que a mi vida", "Una canción" o "Todo lo que deseaba" o incluso "Que llueva". Evidentemente tiene todo que ver con mi hija.

Hace unos años tuviste tu etapa de rebeldía, con tu actitud contestataria, femenina, arriesgada y medio punk. Ahora se te nota más tranquila, ¿qué fue lo mejor de esa época?

Yo sigo siendo punk, el punk se lleva adentro también. Cuando eres más joven te vistes o haces muchas más cosas buscando verse más contestatario. Haces más ruido. Pero creo incluso que con el tiempo esa rebeldía se afianza más, lo que pasa es que la manera reflejarla es distinta. También es cierto que evidentemente uno va simplificando su manera de vestir cuando ya va evolucionando, creciendo y madurando. Y eso es positivo, pero yo sigo teniendo bastante de punk por dentro, además me gusta tenerlo. De esa época guardo los mejores recuerdos del mundo, lo disfruté muchísimo y lo volvería a repetir.

Publicidad

¿Qué palabras definirían este momento de tu vida?

Podría decir que serían: Animal, Sexo -siempre jajajaja-, y mucho sentido del humor, aunque parezca que no. Un sentido del humor negro, bien negro. Hablando un poco de sentido del humor negro, no vamos a decir tu edad, pero es claro que ya no eres una bebé, ¿cuál es el significado real de este alias?

Cumplo 38 años ahora el 9 de mayo, no tengo problema con decirlo. Y bueno, me llamo Nieves, bebe me lo puso mi madre porque a su hermana — ella también se llama Nieves— no le salía decirle Nieves, entonces le decía bebé. En un principio fue un apodo familiar, lo que pasa es que acá la gente te lo va diciendo y se te queda. No tiene mucho misterio.

¿Qué recuerdas de tu primera vez en Bogotá?

Recuerdo a una familia maravillosa que tenía una especie de restaurante-bar que creo que se llamaba El Recuerdo. Fueron super cariñosos y yo me sentaba con ellos, estuvimos como tres días y me sentaba con ellos a charlar. Además seguí en contacto con ellos, nos estuvimos escribiendo y fueron super agradables. Incluso estuvieron en el concierto. Muy lindos.

Es que el primer concierto que yo di en Bogotá fue en un lugar muy raro en el que costaba mucho trabajo mantener la concentración. Ya cuando volví hace dos años me quité la espinita y estuvimos en el auditorio y fue maravilloso.

¿Qué esperas de Bogotá en esta ocasión?

Pues lo mismo que en la última, que disfrutemos todos.

***
Bebe se estará presentando en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán el próximo 20 de mayo. Para ganarte una entrada todo lo que tienes que hacer es compartir este artículo en tu muro con la etiqueta #NoiseyLlévameABebe; y comentar en nuestra publicación la razón por la cual deberías ir al concierto. Las mejores respuestas a nuestro criterio se van a ver a Bebe en vivo. Los ganadores serán anunciados el jueves 19 de mayo en horas de la tarde através de un inbox.