FYI.

This story is over 5 years old.

Íñigo Vontier de Salón Acapulco es un tipo fresquísimo

El ahora único miembro de Salón Acapulco nos enseñó a preparar cócteles, y platicamos con él sobre su álbum debut y otros menesteres.
13.10.15

Foto tomada del Facebook de Salón Acapulco.

Desde el momento en el que lo conoces, te das cuenta que Íñigo Vontier es un tipo fresquísimo. Es el tipo de vato con el que podrías echar desmadre infinito. Algo de eso me había imaginado al escuchar sus beats relajados que recrean, a través de su música, la orilla de una playa con una fiesta bastante activa. Sin embargo, la idea me acabó de quedar clara cuando lo vi en la presentación de su nuevo video para “Sirenas”, el sencillo más reciente del álbum debut de Salón Acapulco (proyecto del cual ahora es el único integrante, tras la salida de Telésforo), en un bar de la Roma para corroborarlo. Por supuesto, Íñigo me recibió vestido como un galán de los 70 en una sala con paredes neutras y sillones muy amplios. Un auténtico papalord. Rodeados de bocinas con música electrónica árabe bien suave, y antes de que empezáramos a platicar sobre Fandango (el álbum de Salón Acapulco), Íñigo me ofreció un trago. Acepté. A cambio recibí un coctel con tequila y hojas aromáticas.

Publicidad

Luego de hacer las clásicas preguntas de cortesía y acomodarse con todo el estilo del mundo sobre el sillón, Íñigo me dijo que estaba listo para la entrevista. Durante los próximos 20 minutos platiqué con él sobre su primer disco, su tour por Europa, su drink favorito y el proceso de creación del video de “Sirenas”, en el que él es una caricatura. Las cosas fluyeron bien. Y, para cuando pude darme cuenta, ya tenía otro trago en mi mano. Al final lo comprobé. Sí, Iñigo suena a fiesta porque él es fiesta, una muy divertida. Vean el video de “Sirenas” y lean todas nuestras risas aquí abajo.

NOISEY: ¿Qué se siente tener tu propia caricatura?
Íñigo Vontier: Está bien chido. El otro día que lo estaba viendo dije, no mames, si lo hubiera sabido de morrito… si mi yo del futuro hubiera llegado y me hubiera dicho “Vas a tener una caricatura”, seguramente me cago [ríe].

Hubieras sido el más presumido de todos los niños.
Sí, claro, obviamente. Se lo quiero enseñar a mis sobrinos a ver qué pedo, qué dicen. A ver si es cierto que me reconocen. Yo creo que toda la gente debe tener una caricatura suya, es lo más chido.

¿De dónde salió la idea? ¿Por qué una caricatura para el video de “Sirenas”?
Pues es un recurso que se viene usando desde hace mucho y se me antojó utilizarlo; por ejemplo, Flying Lotus tiene unos bien locos. Hay otros bastante viejos que me gustan mucho, onda Pearl Jam. De ahí surgió un poco la idea. Pero siendo preciso, este video para “Sirenas” está inspirado en Grand Theft Auto. A mí me gusta mucho jugar ese videojuego y de ahí salió.

Publicidad

¿Quién se encargó de armar el video?
Me lo armó un compa de Oaxaca que tiene un estudio llamado Torito Estudio, y él es el que se encarga de hacerme todos los visuales de Salón Acapulco. La verdad es que hacen un trabajo bien chido. Ya platicando con él la idea, bajamos los balones y la cosa quedó increíble.

Portada de Fandango

¿Cuál es la historia detrás de tu personaje?
Pues el personaje es un Íñigo detective muy a la Miami Vice, pero de Acapulco. Dejémoslo en Acapulco Vice. Y bueno, Morenito de Fuego que también aparece en el video —me robó un amuleto y yo estoy en proceso de recuperarlo. Lo demás, pues bueno, tienes que verlo. Lo que quiero hacer es darle continuidad a la historia del video, igual ya no hacerlo en el mismo formato de caricatura, pero sí buscar otro ángulo para seguir contando la historia. Manejarlo en diferentes universos.

Ahora hablemos del disco. Te tardaste casi dos años en sacar Fandango, ¿por qué decidiste tomarte tanto tiempo? ¿Crees que fue mucho o poco tiempo?
Fue mucho tiempo, pero la verdad es que no lo sacaba porque no me gustaba, no estaba a gusto con lo que había hecho. Durante ese tiempo las rolas evolucionaron muchísimo. Incluso escucho las primeras maquetas de las rolas y nada que ver. Entonces por eso me tardé. Espero que el que sigue no me tome tanto tiempo, me gustaría sacarlo en un año. Ya tengo 20 maquetas sobre lo que quiero hacer, entonces igual con eso acelero el proceso.

Publicidad

¿Cuál fue el sintetizador que más amaste durante el proceso de este disco?
Usé varios, pero del que estoy enamorado es Polysix de Corp, un sintetizador de 1983 que compré en un tianguis en Estados Unidos y luego tuve que mandarlo arreglar.

¿Cuál es tu track favorito de este disco?
Eso cambia bien cabrón. Cuando recién terminé el disco la que más me gustaba era ”Fandango”, pero creo que se debe a que fue la última que hice. Eso le pasa a muchos músicos: te hartas de escuchar tantas veces las mismas canciones. Entonces, ahorita, me gusta mucho “Música Tropical”, porque es un arpeggio que te está tripeando todo el tiempo. También “Gin and Coconuts” no me deja de gustar porque es una rola tranquila que puede estar en loop y no cansa. Sí, esa probablemente sea mi favorita.

Acabas de regresar de promocionar el disco en Europa, ¿cómo te fue?
Sí, vengo regresando. Yo creo que en abril o mayo del próximo año me voy a volver a ir. Estuvo bien chido, toqué en muchos lados. Pero el lugar al que más me gusta ir es al Wunderlust en París, por lo general siempre toco ahí. El lugar tiene una terraza enorme que se llena de gente. La verdad es que se arma una fiesta muy cabrona, los franceses están locos [ríe]. Son bien drogadictos. Se pone bien perra la fiesta [ríe]. También fui a las Islas Canarias a un festival dentro de un museo y bueno, la gente terminó vuelta loca. Pasé a Israel, allá no entendía nada, está loquísimo. La cultura es otra onda, pero son bien parecidos a nosotros.

Publicidad

Dentro de toda esa fiesta, ¿cuál fue la locura más grande?
¿Cuál habrá sido? [Ríe]. Yo creo que en Israel, con una fiesta que me puse ahí con ciertas cosas… ahí. Vamos a dejarlo en puntos suspensivos [ríe]. Estuvo muy locochón.

Tu música, sobre todo este disco, está muy influenciada por el disco de los 70, entonces quiero saber cuál crees que es el mejor track de esa época.
¡No! ¿Por qué solo uno? Está muy difícil.

Bueno, dime dos.
Va, pero dame tiempo de pensarlo. Mientras dale un trago a tu drink…

Sí, respira.
Pues ve, está difícil pero yo creo que la “Everybody Salsa” de Modern Romance, es una rola que me gustaba muchísimo antes. Ahora está en otro concepto, como que después de hacerle un edit ya no la veo igual, pero hace cuatro años era mi favorita. Ahora pues ya es, digamos, el estandarte de Salón Acapulco, no sé. Ya no la quiero escuchar, pero está perrísima. Y bueno, toda la música disco me encanta, desde David Bowie hasta bandas underground que nadie conoce. También me gusta mucho el funk africano. En general todo lo de los 70. Vamos a dejarlo así, mejor.

Eres un DJ mexicano que, por decirlo de alguna forma, se vende bien en el extranjero, ¿cómo le hiciste para armar esos deals? ¿Qué tan difícil es lograr llegar a eso?
Es bien difícil. Pero yo creo que el truco está en producir un chingo y hacerlo bien, porque a mí las puertas se me fueron abriendo conforme fui sacando música. También hay que saberse mover para agarrar contactos. Pero en general si eres un DJ que produce muy poco, lo más probable es que te la lleves pesada. Está cabrón querer que la gente te conozca con solo un par de rolas. Hay que trabajar un chingo.

Publicidad

Ahora te voy hacer preguntas rápidas. ¿Ok?
Va.

Lugar tropical favorito.
Acapulco, aunque sea un cliché [ríe].

Hablando de Acapulco, ¿qué opinas de la fiesta que traen los de Acapulco Shore?
Creo que son la fiel representación del morbo humano. Eso es puro y auténtico morbo. Lo he visto algunas veces, la verdad es que los que vivían ahí se veía que la pasaban bien. No comparto muchas cosas, definitivamente, pero es algo que sirve para perder el tiempo. Si te quieres desconectar un ratito y ver cómo otros echan fiesta pues está bien, ¿no?

¿Rihanna o Katy Perry?
Katy Perry.

¿Por qué?
Porque está bien buena. Aunque también Rihanna… ya lo pensé bien. Mi respuesta final es: las dos. Estaría bien un trío.

¿Lo que nunca puede faltar en una fiesta?
Buena música y estupefacientes. Creo.

El emoji más chido es…
Mi emoji es el monito amarillo con lentes negros. Ese es el mío. Pero el más chido es la popó [ríe].

¿Qué más necesitamos saber de Salón Acapulco?
Su trago favorito [ríe].

A ver, vas.
El trago favorito de Salón Acapulco obviamente es gin con coco. A mi me encanta, entonces estaría increíble que la gente la probara. Mira, es agua de coco, con limón, un chingo de hielos y una pizca de gin. Es una bebida deliciosa que se tomaba en los 70 en Acapulco. Mauricio Garcés, por ejemplo, lo tomaba mucho. Pero la gente no lo conoce y deberían, porque te pone súper bien. Está tan rico que te lo tomas rápido y para cuando te das cuenta ya estás pedo. Es de peligro. Pero está buenísimo.

¿Qué viene ahora para Salón Acapulco?
Pues por el momento seguir con el tour de Fandango, seguir promocionando el video de para “Sirenas” y pues estoy en proceso de construcción del nuevo disco. Terminando con todo este rollo en diciembre, me voy a encerrar a darle forma a estas diez canciones que tengo planeadas.