FYI.

This story is over 5 years old.

Olvídate de la franela: El futuro de Seattle es su escena punk feminista

Exploramos la lluviosa Seattle y con encontramos con una nueva oleada de punks feministas, incluyendo a Tacocat, Mombutt, Chastity Belt, y más.
3.12.15

Foto cortesía de Mommy Long Legs

Son las once de un viernes por la noche. Estamos en Pine Street, en el barrio de Capitol Hill de Seattle, y la cuadra está llena de gente joven entrando y saliendo de clubs y bares. Un grupo de veinteañeros se reúne alrededor de un selfie stick. Se ríen y apuntan sus caras rojas, sudorosas y sonrientes hacia la cámara. Una mujer pasa enfrente, tambaleándose en tacones de cuatro pulgadas mientras camina colgada del brazo de su novio. Alrededor de la esquina un mirrey ebrio, con una polo puesta, está con su cabeza agachada, vomitando los hash browns que se comió recientemente en el carísimo diner que está cerca de aquí. Su amigo, que trae una gorra volteada de los Seahawks, le grita obscenidades indescifrables a una mujer que pasa y trae puesta una minifalda, cuyas lentejuelas brillan en la oscura calle.

Publicidad

Pero entre este apocalipsis de tipos saturados de vodka existe esperanza. Alrededor de este desastre está el Cockpit, un foro queer, DIY de música y artes. Es un espacio mágico, bañado en luces tecnicolor místicas y decorado con un maniquí vestido con ropa bondage. El espacio incluso tiene un loft largo y un columpio. Es colorido, ridículo, de otro mundo, e incuestionablemente queer. Sin embargo, pese a la floreciente presencia del Cockpit, en los últimos dos años han aumentado bastante sobre la gente que se identifica con ser LGBTQ, en un barrio que históricamente ha sido LGBTQ.

El barrio de Capitol Hill ha cambiado de manera extraordinaria en los últimos años. Lo que alguna vez fuera la base de la comunidad queer de Seattle y el epicentro de la escena de las artes, es hoy en día el hogar de numerosos condominios genéricos, bares para mirreyes, y lugares en los que un smoothie cuesta veinte dólares. Sorprendentemente, en medio de la gentrificación que está ocurriendo en este barrio, parte de la escena musical y artística de Seattle continúa creciendo, y especialmente el arte, la música y el activismo feministas. En los últimos años, mientras icónicos grupos de indie-pop de la ciudad como Death Cab for Cutie y Fleet Foxes prácticamente se han separado, los integrantes de las bandas alternativas más reconocidas de Seattle han pasado de ser hombres blancos tristes en franela a mujeres en bandas abiertamente feministas. En el último año, veteranas de la escena como Tacocat y Chastity Belt han empezado a conseguir reconocimiento internacional, mientras que bandas más nuevas como Mombutt, La Luz, y Mommy Long Legs han empezado a crear cada vez más ruido.

Estas bandas y sus letras implícitamente feministas subvierten la “normalidad” de la historia de la música alternativa al tocar temas importantes como la gentrificación, el acoso en las calles, y la positividad sexual. Bree McKenna, bajista de Tacocat y Childbirth, “nunca se había sentido tan orgullosa y feliz de pertenecer a la escena artística de Seattle.” Ella dice que el feminismo es “un tema en mi música porque es una parte importante de mis experiencias de vida. Experimentar el sexismo, la homofobia y la discriminación ha afectado muchos elementos de mi vida diaria, los cuales luego examino en mi música.” Ella dice que “al haber sufrido por mucho de eso en mis años formativos, me hace muy feliz que las voces con poca representación estén gritando a todo volumen actualmente.”

Aunque se tocan temas explícitamente femininistas en la escena musical de Seattle, eso no significa que se ignoren otros temas e identidades. Bailey Skye, integrante de la banda Mombutt, elabora: “Siento que la escena trata bastante de expresar su inclusividad, pero terminan incluyendo sólo a un par de artistas de color por su imagen y para tratar de parecer inclusivos, en vez de tratar de desmantelar los verdaderos problemas. Los espacios perpetúan subconscientemente la marginalización al sólo contratar y apoyar a amigos y colegas blancos que típicamente crean “buenas” obras, pero que no hacen declaraciones porque nunca han sido oprimidos.”

Publicidad

Elena Kuran, integrante de Mombutt, está de acuerdo con las declaraciones anteriores, y añade el siguiente consejo para las personas jóvenes de identidades marginales que quieren involucrarse con la escena artística y musical de Seattle. Ella dice “Estoy rodeada de privilegios en mi vida diaria, y formo parte de una escena que supuestamente trata de ser un escape de ella, pero que la perpetúa. Esa es una verdad injusta, y no va a cambiar a menos de que la ataquemos de manera activa. Como una chica de ascendencia japonesa involucrada en la escena artística y musical, esto es algo que tengo que recordar constantemente.” Ella le aconseja “ a cualquiera que considere involucrarse en la escena artística y musical, especialmente a aquellos de identidades marginadas” y los exhorta a “crear bandas con amigos que compartan experiencias similares contigo, hagan zines sobre temas que sean relevantes para ti y apoyes a artistas locales yendo a sus shows y comprando su mercancía.” Y más importante que nada, dice ella, “nunca rebajes tu persona con nadie.”

Mombutt

Aunque las integrantes de esta banda no tienen ni siquiera veinte años todavía, la música de Mombutt es sofisticada gracias a su simpleza. En On “r u cirrus” la etérea voz de Kuran flota sobre ritmos pop en la batería y guitarras escasas. “need me” es una joya que resalta. Angélicosc “oohs y ahhs” se mezclan con gritos furiosos en "need me"—“You tell me you need me / You don’t need me!” Corta y simple, sus canciones son sin embargo cautivadoras y otorgan una agudeza sarcástica que oculta la verdadera edad de sus integrantes.

Mommy Long Legs

Las Mommy Long Legs dan un show macabro y brillante; en vivo, tocan con sus caras llenas de brillantina y lapiz labial negro. En una de sus mejores rolas, "Weird Girls", de su EP Assholes, Mommy Long Legs canta, “Don’t wanna be another Ashley / Don’t wanna count my fucking calories / Don’t wanna worry about my body ‘cause dickheads will like me.” Su música, llena de grititos y acordes crujientes, es fúrica y absurda, y a la vez indudablemente feminista.

Tacocat

Tacocat ganó popularidad a nivel nacional con el lanzamiento de su álbum NVM a través de Hardly Art. Lleno de dulces melodías de pop punk, NVM tiene canciones pegajosas sobre albures, compañeros de piso anarquistas desesperantes, el odiado Metrobus #8 de Seattle, y surf rock sobre ese día del mes. Su lanzamiento del 2010 Shame Spiral está lleno de temas destacados de punk como “UTI" (“bathwater sex, contraception, I think I got a urinary tract infection!”), "Peeps" (una oda a un dulce), y "Leotard" (sobre un método especial de lograr la castidad). Recomendamos escuchar a Tacocat cuando traigas un rush de azúcar encima y necesites un poco de pop punk en tu vida.

Chastity Belt

Chastity Belt—conformado por Julia Shapiro, Lydia Lund, Annie Truscott, y Gretchen Grimm—se creó en el Whitman College en Walla Walla, Washington. Tras el lanzamiento de su aclamado álbum del 2015 Time To Go Home, recibieron atención nacional y una mención en la New Yorker (lo cual resultó en que mi tía, alguien que definitivamente no es punk, me preguntara si las conocía=. Uno de los mejores temas de Time To Go Home es "Cool Slut," un himno pro-zorras, y aunque muchas de estas canciones tienen el característico sentido del humor de Chastity Belt, también tienen una nueva sofisticación y tristeza. Sin embargo, si se quieren reír un rato y escuchar algunas canciones pegajosas, escuchen algunas de las viejas de Chastity Belt como "Giant (Vagina)" y "Pussy Weed Beer."

THEEsatisfaction

THEEsatisfaction es surfear por la galaxia, el súperpoder cósmico de hip hop de tus sueños. Conformado por Stas Irons y Cat Harris-White, sus distintivos beats espaciales son básicos de la escena de Seattle. Sus canciones tocan temas como la identidad queer, el racismo y el colonialismo. Juntas empezaron a hacer las fiestas Black Weirdo con el fin de honrar y construir alianzas dentro de la comunidad negra. Busca su nuevo LP, EarTHEE, publicado a través de Sub Pop en el 2015, para tu buena dosis de sintes extraterrestres transformadores.

Childbirth

Childbirth es el súpergrupo feminista de punk de Seattle por excelencia. Conformado por Julia Shapiro (Chastity Belt), Stacy Peck (Pony Time) y Bree McKenna (Tacocat), sus canciones son relacionables y desvergonzadamente feministas. Su lanzamiento más reciente, Women’s Rights (disponible a través de Suicide Squeeze), tiene himnos adictivos de pop punk sobre gentrificación y la condescendencia de los hombres.

Gifted Gab

Parte del Moor Gang de Seattle, Gifted Gab ha sido una figura prominente en la escena de rap de Seattle desde que salió de la prepa, adentrándose a una escena típicamente dominada por los hombres. El brutalmente honesto lanzamiento de Gab del año pasado, Girl Rap, es rap animado y pegajoso, con apariciones especiales de Nacho Picasso, y sus rimas son inteligentes, impecablemente hechas, y indudablemente pegajosas.

Lisa Prank

Lisa Prank crea pop punk pegajoso de alcoba. Su música recuerda a las entradas de diario sentimentales, escritas con plumas de gel con brillantina, y en sus shows en directo, hace covers de clásicos del género como "Dammit" de Blink 182. Para un viaje de regreso a la adolescencia con lentes rosados pero con un poco de angustia, checa su LP Crush on the World.

NighTraiN

Su disco del 2014 Mating Call es muy feminista y súper punk. El mejor tema del disco es "Girl Band," en el que la vocalista Rachael Ferguson canta, “We are a girl band / Don’t get it twisted / We’re gonna wear you out.” Con himnos de sexualidad positiva y con bajos pesados como “Bathwater” y “Reply”, el funk punk de NighTraiN’s es perfecto para una lujuriosa fiesta llena de baile.

La Luz

La Luz hace surf-rock soleado e hipnótico que brilla como un rayo saliendo de entre la lluvia de Seattle. Su hechizante EP Weirdo Shrine está basado en la novela gráfica Black Hole, del caricaturista de Seattle Charles Burns. A través de riffs llenos de reverberación y armonías espectrales, La Luz transportan al escucha a una playa obscura y deprimente del noreste del Pacífico.

Emma May está en Twitter.