FYI.

This story is over 5 years old.

Un track x track de '206', el EP debut de Silver Rose

Le pedimos a Carla Sariñana que nos contara el proceso de cada tema incluido en su primer EP en solitario.
11.7.16

El pasado viernes 8 de julio, entre algunos de los estrenos que tuvimos en puerta (como dicta el rito de lanzamientos semanales), el EP debut de una de las integrantes de Ruido Rosa, llegó bajo el inusual título de 206. Silver Rose es el nombre que Carla Sariñana ha usado para dar a conocer su música en esta nueva etapa como solista. Y el nombre de su EP debut responde al número de calle para el lugar donde grabó las rolas.

Publicidad

Este primer esfuerzo en solitario de Silver Rose es una meditación en clave de shoegaze y dreampop sobre el paso del tiempo, las relaciones personales y el aprender a estar bien a pesar de lo que pasa a nuestro alrededor.

206 son seis rolas y le pedimos a Carla que nos contara de manera puntual la historia de cada uno, lo que está detrás en la grabación de los temas y en la intención al momento de componerlas. El resultado lo pueden leer a continuación: un recorrido íntimo por una entrega llena de melancolía, con capas que dotan de profundidad los paisajes musicales y una potencia mesurada, como volcán en estado latente. Música sencilla para las almas sensibles. Checa lo que hay detrás de cada rola.

“Sueños de amor”

Es la segunda canción que terminé y sabía que podría llevarla por un mundo rosa similar a “Noches”. Estas dos las hice en México. Casi no le hicimos nada a “Sueños de amor” al grabar el demo. Me ayudaron con unas cosas, pero en realidad era de las pocas que ya tenía muy claro cómo quería que sonara y qué quería que dijera. Es una canción de quinceañera según yo; me quise ir a una letra muy sencilla y medio ñoña en donde se puede escuchar la inocencia de la persona que la canta y qué siente al ver a alguien que le gusta. Para mí eso es “Sueños de amor”.

“Noches”

Esta fue la primer canción que hice sola; la hice antes de irme a Los Ángeles y sabía que con este tipo de vibra quería llevar todo lo demás. Salió de un riff de bajo, justo el día después de mi cumpleaños (me acuerdo perfecto porque me salió muy rápidamente).
La trabajé con Patricio Dávila y José Pablo Ibarra de Mylko, me ayudaron muchísimo a ir sacando mi voz y sentirme cada vez más segura de lo que quería proponer.
Me encanta, siempre la quise llevar por una vibra muy The Raveonettes meets Timbiriche y Mecano, jaja. Siento que es algo muy pop pero guitarroso que deberíamos explotar más en la música en español. Amé el resultado final que trabaje con Alan Ortiz (Vicente Gayo) y Javier Blake (División Minúscula). Es una canción que puedo escuchar miles de veces.

“Take Me Home”

“Take Me Home” salió igual, muy rápido en mi casa, en una noche de vinos que me clavé y clavé y clavé, jaja. Recuerdo cerrar los ojos y cantar una melodía encima de dos notas y decir “hay algo aquí”. Luego alguien me dijo que hiciera un cambio y gracias a eso toda la canción creció muchísimo. La trabajé con los Wallburds, Javier y Steve, y cuando César Saez sacó ese riff del inicio fue algo que todos nos volteamos a ver y dijimos “ESO”, un momento muy feliz para mí la verdad. Como que me empecé a dar cuenta que sí iba hacia algo, algo que la verdad pensé que nunca iba a pasar. Al grabarla en el estudio de Steve le agregamos la parte final y el bajo que me tarareó Ed (el baterista), un poco y todos nos emocionamos, fue de esas canciones con la que todos acabamos con una sonrisa de oreja a oreja.
Me influenció primero una canción de The Black Ryder y un poco de “Heroes” de Bowie, luego la letra la quise llevar por algo más seductor pero lindo, y Javier me ayudó a pulir ciertas cosas que no funcionaban líricamente. Es creo que de mis favoritas del disco.

“I'm Alright”

Salió de tres acordes y ya… la canción más sencilla que he hecho en mi vida, jaja. Me la imaginé como tipo Lana del Rey, porque cuando estaba tocando miles de veces los acordes y puse una melodía que me encantó, sabía que el tema iba a ser un poco desgarrador como las canciones de Lana del Rey (de quien soy fan fan).

“Crimen”

Es la canción más personal que tengo. La escribí en una cruda horrorosa en mi casa y todo fluyó muy rápido, jaja, de algo sirven esos fuertes sentimientos que te da la cruda, jajaja. Pero para mí, es la más real y en donde mejor plasmé mis sentimientos. Me gusta que las canciones sean claras y directas, que no tengan tantas metáforas, y esta para mí fue eso. Fui completamente sincera con lo que sentía en ese momento, mucho coraje y dolor.

“Where I Left My Heart”

Esta canción la compuse con César Saez de The Wallburds, que ahora tiene un proyecto solista homónimo. Con César logré explotar un lado musical de mí que no sabía que tenía; es un gran compositor y sin darse cuenta me llevó por justo lo que quería y sentía en ese momento. Estábamos trabajando las canciones en el mini cuarto de ensayo de los Wallburds y le salió el coro de esta canción y me dijo “síguele”. Entonces se terminó rapidísimo, yo escribí toda la letra que faltaba y la melodía de los versos y nos juntamos a terminarla en mi casa. Es de las canciones más profundas que hay en el disco, nunca se me va olvidar cómo salió, todo fluyó perfecto.