FYI.

This story is over 5 years old.

Fanzines, punk y libertad: visitamos a los encargados de La Fanzinoteca del Rock

Fuimos a la Valija de Fuego para conocer a los responsables de esta idea fantástica.
5.2.16

El fanzine es una revista hechiza, hecha a la brava y con mucho corazón, que durante décadas ha sido una parte esencial del rock en su frente más DIY. Desde los años dorados del punk, estos libritos mal dibujados y fotocopiados en cualquier papelería de barrio se han consolidado como el medio de expresión de muchos que han decidido compartir con el mundo sus libres pensamientos. Históricamente, han sido un medio de expresión rebelde y necesaria. Sobre la carrera séptima con cuarenta y pico de Bogotá existe un santuario de los fanzines, el rock y la literatura de culto llamado La Valija de Fuego. Esta editorial y librería es un espacio cultural alternativo en el que se unen los libros, el arte y la música en una atmósfera libre de las típicas sofisticaciones de la mayoría de librerías de la ciudad. En 2012, esta editorial punkera lanzó el primer tomo de la Fanzinoteca del Rock, un proyecto editorial cuyas publicaciones están centradas en bandas icónicas. La más reciente entrega se lanzará este viernes 5 de febrero en la sede de la librería y está dedicado a Eskorbuto, una leyenda innegable del punk español de los 80. Un grupo contestatario y escandaloso, fiel a la filosofía de vivir extremos para morir jóvenes.

A la entrada de la Valija se encuentra Marco Sosa, un punkero grande, robusto y lleno de tatuajes que recibe a la gente de forma amable. Habla rápido pero tiene un tomo calmado y su actitud hace que uno se sienta como en casa. Él está acompañado de Carolina Romero, una chica de estatura mediana y ojos cafés que tiene varios mechones de su pelo pintados de rojo y muestra la misma actitud relajada de él. Ambos están detrás de este proyecto. Y la verdad, es un verdadero honor ver que personajes como estos estén al frente de un lugar con tanta personalidad. “Como las grandes cosas en la vida, la Fanzinoteca Del Rock nace por error y casualidad. Un día estábamos en una fiesta tributo a los Smiths y unos amigos que son muy aficionados a la banda y que viven en Tabio, dedicaron su tiempo de ocio y esparcimiento para hacer un fanzine fotocopiado del grupo. Nos pareció muy bonita y muy chévere la idea y decidimos distribuirlo”, cuenta Marco sentado en una de las sillas de la librería.

Ellos cuentan que la mayoría de las publicaciones de la fanzinoteca, al igual que casi todos los fanzines de la historia, nacieron de la casualidad o se pensaron después de una tarde de cervezas. Algo que sigue fielmente el espíritu informal e irreverente del fanzine, que está centrado en la filosofía del “hágalo usted mismo” y mantiene una ideología de libertad editorial pura. “El fanzine realmente es un crítica cultural a muchas cosas y lo chévere es cuando trasciende más allá de la ilustración y del texto”, dice Carolina.

La Valija De Fuego es un espacio pequeño donde hay dos cuartos continuos llenos de libros, discos y objetos curiosos, como loncheras, stikers y sobre todo fanzines. Esta editorial ha logrado además integrar el espíritu experimental e irreverente de estos a publicaciones de libros más elaborados y “serios”. “La Fanzinoteca se ha vuelto el as bajo la manga de la editorial porque trae un público muy diverso, y es muy chistoso, porque la gente que hace libros se sorprende de los fanzines y los compra”, cuenta Marco. “Nos ha pasado una cosa particular y es que el fanzine se repliega en la dinámica editorial de sacar libros infantiles, de conflicto armado, de anarquismo, de poesía y demás. Todo esto con un fuego subterráneo, como un enclave muy fuerte que ha sido entretenido y también motivador porque nos permite tener una dinámica propia”, agrega.

Una de estas futuras publicaciones que tiene pensada la editorial es un libro ilustrado para niños basado en las letras de Siniestro Total, otra leyenda del punk español. “Los Hermanos Grimm eran unos sádicos y son los íconos de la literatura infantil. Una banda como Siniestro Total puede ser adaptada al mundo de los niños e inclusive sus letras son menos mezquinas que los cuentos de los Hermanos Grimm”, explica Marco.

Publicidad

Hasta ahora se han publicado seis tomos de la Fanzinoteca del Rock y han tenido como protagonistas a The Smiths, The Ramones, The Cure, Eskorbuto y un punkero nihilista y podrido llamado Carefuckyou. Aparte, también hay un tomo especial e interactivo en el que se puede colorear. Para el futuro, Carolina y Marco tienen pensado seguir sacando tomos. En este momento está en el tintero la edición de Joy Division, pero ambos aseguran que hay cientos de bandas que quisieran reseñar. “Lo que pasa es que el rock se configura como la banda sonora de nuestras vidas y queremos sacar una infinidad de cosas”, dice Marco.

Pero no cualquier grupo puede entrar a la Fanzinoteca. Tanto él como Carolina consideran que nunca les gustaría hacer nada de reggaetón, ni de Diomedes, a menos que sea una parodia. Y definitivamente nunca, ni por el putas, algo de Jethro Tull.

Mientras que los demás proyectos empiezan a tomar forma, les presentamos un repaso de las seis entregas que hasta ahora conforman la Fanzinoteca Del Rock.

1. The Smiths, ilustrado por Dianita & Pérez

Marco: Sacamos 400 copias y fue muy curioso porque al principio no tuvo la acogida que pensamos y dijimos: “mierda, pasamos del anonimato al desprestigio, otra vez”. Después salió el de Los Ramones y también se quedó quieto, pero fue curioso porque se empezó a mover el de los Smiths y ya está agotado.

2 The Ramones, ilustrado por Dianita

Marco: Este lo ideamos en una tarde tomando cerveza con Dianita. Ella lo ilustró y yo hice los textos. Lo hicimos en una noche y quedó con errores de ortografía. Como todo fanzine que se respete, fue una producción hecha a las carreras.

3 The Cure, ilustrado por Camilo Aguirre

Marco: Con este nos pasó una cosa muy chistosa porque Camilo primero lo llevó donde un “The Curologo” que le dijo: “usted escogió los peores momentos, los peores álbumes, esto es una mierda”. Entonces él llegó todo aburrido a decirme que no quería editar el fanzine y le dije: “¿A usted le gusta?”, me respondió que sí, que eso era lo que más le gustaba de la banda. Entonces le respondí: “No importa si no lo vendemos". El fanzine es eso, arriesgarlo todo por lo que a uno le genere una pasión directa.

4 Para Rockear y Colorear, ilustrado por Kevin Simón

Marco: El cuarto formato que hicimos es un orgullo. Yo vengo haciendo fanzines desde los 90 y rara vez he pasado del tercero. Además es chévere hacer algo sobre rock porque la producción de textos es muy escasa, casi nula. Este nació un día hablando mierda en el que dijimos: “Saquemos un fanzine para colorear”.

Carolina: Fue chévere porque los 100 primeros ejemplares venían con un pin y una cajita de colores.

Publicidad

Marcos: Ahora el lindero entre la revista y el fanzine es muy delgado y tiene muchas zonas grises. Un poco para parodiar eso decidimos hacer un fanzine muy prolijo que parezca una revistica y ahí sale Para Rockear y Colorear.

5 Carefukyou, ilustrado por Luto

Marco: Después rompimos la dinámica porque la idea es no tener una línea editorial. Nosotros más que editores somos saboteadores culturales, y la monotonía aburre. Después sacamos el Carefukyou con Luto, un amigo de Cali, y esta protagonizado por un personaje rockero caleño muy particular.

Carolina: Con ese rompimos el formato de media carta. Es muchísimo mas grande porque el trabajo de Luto se presta para eso ya que es muy detallado. Lo chévere respecto a este tomo es que no es un fanzine sobre una banda sino sobre un rockero, el otro lado de la cuestión.

Marco: Además un rockero lumpen colombiano. La gente se siente identificada con él.

6 Eskorbuto ilustrado por Juan Y Diego

Marco: Eskorbuto es una banda icónica y como buena banda de punk honesta acabó su formación primaria muy temprano. Era el reflejo de una situación política contestataria. Inclusive de la reconstrucción industrial en el País Vasco después de la transición. Eskorbuto es un hijo de su tiempo y la Fanzinoteca, entre chiste y chanza, también trata de tener ese ánimo, que no pierda el espíritu, porque el consumo cultural ha llegado a ser tan elástico que trata de doblegarte. Nosotros nos damos cuenta, desde el fanzine y desde el punk, que esto tienen tantos anti valores que es imputable.

*** Si quieren saber qué otros proyectos y objetos curiosos hay en la Valija de Fuego, entren aquí.