FYI.

This story is over 5 years old.

Nos pusimos a escuchar estos discos para que tú no tuvieras que hacerlo: Volumen VI

Estas reseñas aparecen en la edición impresa de VICE del mes de marzo.

Estas reseñas aparecen en la edición impresa de VICE del mes de marzo. Aquí abajo tienen un playlist del que pueden disfrutar mientras leen sobre estos discos que nosotros, muy amablemente, nos pusimos a escuchar para que ustedes no tuvieran que hacerlo.

Mejor Álbum Del Mes

Sleater-Kinney

No cities to love

Sub Pop

Estas morras tienen todos los requisitos para despertar nuestro cinismo: feministas en un momento en que el feminismo corporativo y deslactosado se vende como dinero gratis, postpunkeras a unas alturas del partido en que el post-punk ya se recicló y se deslavó su a versión reciclada como 14 veces, sacan su primer disco en una década justo a tiempo de empalagarse con la melcocha del hype que han cultivado… Pero resulta que el No cities to love es como napalm para el cinismo: certero y astuto. Cuando no le saca la vuelta a la cursilería seudofeminista con elegancia, le revienta directamente la madre a taconazos. Y lo que se nota a primera oída es que está hecho de una materia melódica tan ajustada y jacarandosa que dan ganas de llevársela puesta todo el día. Especialmente si uno piensa ir a romper los vidrios de alguna Procuraduría General de la República.

Publicidad

Atahualpa Espinosa

Peor Álbum Del Mes

Of Montreal

Aureate Gloom

Polyvinyl

Idea para una maldición china moderna: Que tu oído sólo perciba los discos de Of Montreal que se hicieron después del Hissing Fauna, Are You the Destroyer? Sé que debió de haber un tiempo en el que “Prince undergoes a nervous breakdown” parecía un tesoro resplandeciente de posibilidades. Pero en lugar de escuchar el álbum número 13 de Kevin Barnes lleno de arcos de funk de explotación indígena, un glam caprichoso rechina-dientes, y canciones sobre golpear a su papá, creo que alguien debería de hablar con él.

Dean Funk

Mejor Portada Del Mes

Napalm Death / Apex Predator

Easy Meat

Century Media Records

Napalm Death me recuerda cómo a veces podemos encontrar la belleza en lugares insospechados. Sea en la chica que te estuvo persiguiendo toda la secundaria y súbitamente te das cuenta de que es el amor de tu vida, en el panadero con su canasta-bici y ¿por qué no? en kilos de vísceras de cerdo abandonadas en algún basurero expuesto que sirven para alimentar a perros abandonados. Los medios intentan pintar una realidad en donde todo es bien bonito. Pero el mundo es un lugar asqueroso, decrépito, todo se está llendo a la verga y sufrimos porque no empata con lo que nos vendieron. Gracias Napalm Death, por quitarnos el velo de los ojos y dejarnos ver la jodida realidad y apreciar realmente lo pinche hermosa que es.

Wachadafunk

Peor Portada Del Mes

Motorama

Publicidad

Poverty

Talitres records

Yo creo que se acuerdan de ese punto en que el pop darqui se volvió tan inofensivo que la abuelita del Papa Francisco empezó a escucharlo para quedarse dormida. (De hecho, puede que haya nacido así). Pues Motorama lo agarró y volvió a aplanarlo. Y eso, queridos radioescuchas, es una proeza, porque hace tiempo que no parecía posible. Pero total, que si ese tono es lo tuyo, o al menos no te molesta, este disco puede quedarse muy tranquilo, echado a un lado de tu silla. Y resulta que, pues, perdón, pero es un poquito lo mío. Para mí fue como un desconocido que me impusieron de vecino en la mesa de una boda, y que resultó mucho más fácil de sobrellevar que cualquier otro vecino de mesa de boda que haya tenido en mi vida. Igual, es una persona de relleno en un día poco memorable, y seguramente no le volvería a hablar. Pero si me lo encuentro más adelante, no me haría pendejo para no saludarlo y hasta podría darme gusto quedarme a platicar un rato. La gente de relleno es inevitable, por eso se agradece tanto cuando esa gente mejora el paisaje o aligera el momento.

Atahualpa Espinosa

Pond

Man It Feels Like Space Again

Pond Band

Queridos amantes de la mala vida: ¿Recuerdan la última vez que se sintieron mareados? ¿Por qué fue? ¿Todas esas cervezas, el exceso de metanfetaminas o el efecto retardado del LSD? Atascados, malditos. Saben que la vida sigue, que el fin de semana se aproxima y van a necesitar algo más que sustancias recreativas. Los horrendos de Pond lo saben. Por eso hicieron un disco como este. Dense todo lo que tengan a la mano y pongan el disco sin el mal hábito del shuffle. Prepárense para ver espirales en color neón y precipicios interminables mientras se dejan ir en caída libre. Van a sentir amor absoluto por la vida. No va a ser para nada algo divertido.

Publicidad

Gio Franzoni

Banda Los Recoditos

Sueño XXX

Fonovisa

Este disco nació tan muerto que tuvieron que hacer una segunda versión llamada Sueño XXX Comentary en donde Los Recoditos te explican antes de cada rola de qué va su intento fallido de darle la vuelta a la música banda. Imaginen la cara del imbécil que dijo: “Oigan, producir música banda en versiones rock y bossa nova es una buena idea”. Hay que ahogarlo en alcohol y kilos de mole con pollo rebajado con agua. Esto es la copia más barata y nauseabunda de una re-versión interpretada por esos tipos que se pavonean bajo la frase del “detector de metal”. Qué aborto.

Gio Franzoni

The Notwist

Messier Objects

Alien Transistor

Cuándo una banda decide lanzar un álbum experimental y los nombres de todas las canciones son sustantivos seguidos de números (cosas como Hemorroides no. 3 por ejemplo), hay que tener cuidado y ponerle una especie de condón sonoro al oído: puede que estemos escuchando una auténtico despliegue de virtuosismo musical o de plano le dimos play a un reverendo fraude tan artificial y presuntuoso como las tetas de Sabrina. Aunque hay casos como éste disco dónde los bandazos entre la genialidad y el timo suceden entre un track y el siguiente. Todas las canciones son objetos numéricos, es decir, se titulan “Object 1”, 2, 3 hasta el 16 excepto por un track fantasma llamado Das spiel is aust y es, digamos, el más pop. Algunos de los “objetos” son entre delicias y homenajes a sus buenos chispazos del pasado. Pero otros son un escupitajo de aburrición y el madrazo sí que deja moretones.

Publicidad

Wenceslao Bruciaga

Viet Cong

Viet Cong

Jagjaguwar

En Canadá no solo hay tormentas de nieve, policía montada o torneos de curling. También se cuece rock con tendencias “artsy”, pero no ese tipo de “artsy” como recurso mamón de esos que llaman la atención de los hipsters obsesionados con escuchar sólo cosas anómalas, y que muchas veces terminan apantallados por pendejos que a falta de talento no hacen más que parches de trastazos con coritos gangosos medio pegadizos. Viet Cong, recién han sacado del horno un disco homónimo en donde saben combinar con bastante frescura los paisajes introspectivos propios del postpunk neoyoquino, con compases de rock sencillo que recuerdan los inicios de Interpol o Bloc Party. Bastante disfrutable.

Wenceslao Bruciaga

Taman Shud

Viper Smoke

Trashmouth Records

¿Alguna vez te has quedado viendo a una montaña y le has visto cara de algo? Ahora imagina que esa montaña enorme despierta un día, se sacude en sus cimientos y empieza a caminar, destrozando todo a su paso de enormes pies volcánicos. Algo así es lo más cercano que se asemeja a esto de Taman Shud. Tocan un doom devastador, lleno de fuzz y ritmos lentos, pero no son la típica banda de riffs de Black Sabbath que rotan lentamente como pollos rostizados en una vitrina. La voz es como el grito de un aldeano alertando al poblado que Satán está a punto de robar sus almas y las guitarras más bien parecen ser operadas por Marc Ribot en sus momentos más ruidosos. A veces me remiten a un vals del Este de Europa rural y otras veces parece que suenan como a cantos gregorianos. Me recuerdan a algo parecido a Blind Idiot God pero con riffs metaleros. Este disco rockea más duro que un Godinez cuando suena Maná en la Chilanguita.

Publicidad

Marcos Hassan

Bob Dylan

Shadows in the Night

Columbia Records

¿Qué arrestos tiene Dylan para creer que puede hacer un disco de covers melosísimos de Frank Sinatra? ¿Qué le da valor al pensar que eso le pueda gustar a alguien? Todo y nada. A Dylan lo maman y lo odian recio. Es Dylan, y hay que decirlo: todos los Young, los Cohen o los McCartney del mundo tienen sus peros y negritos varios, unos muy de pena ajena. Incluso Dylan. Sin embargo, el calibre y la relevancia musical son temas de credibilidad que se alimentan disco a disco, concierto a concierto. Paf. Dylan es de esos pocos que dices: Sí, ya está viejo; sí, no toda su carrera está buena. Sí, nunca ha cantado bien. Pero… Pero es pinches Dylan. Ha hecho discos chingones y no tiene prisa en hacer otro, por eso le siguen saliendo chispas. Es un tren que rechina perrón. Destellos hay, y en Shadows in the Night son varios. Es de esos mezcales raros de garrafa de pueblo. Pese a que no es tan su cancha y a que está meloso al grado de lo cursi, el disco está vergas. Supo sacarle la idea a Sinatra, pensando que el pop es delicado y sublime. Que él es el pop, la delicadeza y la sublimación. Es triste-enamorado, de ese a la antigua, sin el traje caro ni la sonrisa babosa. Si amas a Roberto Carlos o a Cuco Sánchez sabes de lo que hablo y de lo que habla Dylan en este disco. Pero el punto es que no hay comparación: es Dylan y aún controla la carretera. Macizo.

Publicidad

Ricardo Pineda

Kenny G

Brazilian Nights

Concord Music Group

Es generacional, el pedo. Lo que te caga es saber que los años han reciclado tanto al jazz más pedorro, que a la distancia los chinos más odiados del elevador y el restaurante fancy, mi saxo ruiseñor Kenny G, no es tan malo después de todo. O bueno sí tantito. Más bien insopor. Pero en Brasil como que todo es más sabroso, ¿no? Lo importante es la suite del hotel, el sabor mineral de los mariscos. Kenny G es el Dylan del jazz de fondo; amenice su boda con el original. La blandenguería de no moverse de partituras, aún indigno como para llegar a ser soundtrack de una peli soft porn de Golden Choice. O de The Film Zone, ¿recuerdan a The Film Zone? Kenny G. ¿Quién es Kenny G? El del sax soprano, el del pelo chino, al que todos le cargan la pila. Ya. El ocaso, la melancolía y la postal de la edad, de un romance carioca de ocasión. Sonrío a la señora del collar que está en el otro bungalove. Oye, está bueno el disco, ¿eh? Tiene notas altas, ese ritmo, ¡¿eh?! ¿Ya sabes?… Llévame a mi coche.

Ricardo Pineda

Kali Uchis

Por Vida

N/A

Cuando lo escuchas la primera vez suena familiar, como si ya lo hubieras escuchado toda tu vida, quizás de niña, viendo Chiquititas. Eso parece, la banda sonora de una serie de Reyna Reech. Lo feo es que no está mal. Es el tipo de chica que las chicas quieren ser y los hombres por algún motivo no se quieren coger. Bueno no tanto. Hay algo dulce que no sé porqué es sexy en ella. Sólo en ella y no en todas las demás que andan por ahí hablando como bebés. Ah y la produce Tyler en dos canciones. Sólo digo.

Publicidad

Dafne López Töigo

Murder by Death

Big Dark Love

Bloodshot Ltd.

Ojalá no lo hubiera escuchado nunca. Es el tipo de música que te hace decidir irte de un lugar cuando justo estabas a punto de. Es nada y eso me genera: pinche nada. Por suerte se te va de la cabeza rapidísimo, como si nunca lo hubieras escuchado. Es la primera vez que algo que escucho no me hace sentir nada. Ni siquiera me aburrió. Rarísimo. Me quedó la intriga de saber qué estaba escuchando. No, mentira, ni me importa.

Dafne López Töigo

John Carpenter

Lost Themes

Sacred Bones

Qué disco maravilloso, qué idea tan bien definida, qué estética clara e inconfundible. No sería nada sin el contexto: John Carpenter es ese genio del cine de terror responsable de, ni más ni menos, la serie de Halloween, The Thing, Escape from New York y Starman. Y Lost Tapes es un disco que grabó junto a su hijo para darle forma musical a películas ya existentes e imaginarias. La música es nueva, pero no deja de sonar al soundtrack de alguna de sus producciones más populares de los años ochenta. Es más: es tan perfecta para una de sus películas de los ochenta que uno no necesita tener información visual para entender cuáles son las escenas que estamos “viendo”: esta es la de la muchacha en calzones, esta es la de la persecución, esta es la del héroe rescatado y lleno de sangre, etc. Además, cuenta con una serie de remixes a cargo de algunos de los productores más mamados de la actualidad: Silent Servant, ohGr, Zola Jesus y Bill Kouligas, entre otros. Imperdible.

Publicidad

Bartolomé Delmar

Björk

Vulnicura

One Little Indian Records

La islandesa más famosa de la historia tiene la enorme desventaja de ser una niña mimada y berrinchuda, de alguna manera desprovista de talento (hay que pensar en Madonna como una buena comparación) que sabe rodearse de las personas más sensibles y talentosas de la industria. Digo que eso es una “desventaja” en cuanto a que lo es para algunos que nos dedicamos a escribir sobre música; el personaje, intragable y chocante, no puede ser desdeñado con facilidad. Lo mismo sucede con Vulnicura, un disco con momentos verdaderamente hermosos en donde la pedantería de la niña de los ojos rasgados no es lo suficiente como para hundir su belleza. Y esta vez pidió a Arca, ese productor venezolano que está tomando el mundo por sorpresa (y que será comido y escupido por Björk como todos los productores que han trabajado con ella), que fuera su compañero de batalla. Hay muchas cuerdas, en la vena de esa Björk más “clásica” o arquetípica del Post o el Homogenic. No es una obra que pueda opacar a esas dos, sus obras maestras, pero deja en claro que es un disco de Björk, con todo lo que aquello implica: momentos hermosos, relativo aburrimiento, extraordinaria producción (a cargo de alguien más) y muchos deseos de “reivnentarse” para nunca perder el estrellato.

Bartolomé Delmar

Twerps

Range Anxiety

Merge Records

No necesitas ir a un estudio profesional para que tu disco suene de la verga. Gracias a las nuevas tecnologías hoy puedes hacer un disco mega culero usando solamente tu computadora. Así suena el nuevo disco de la banda más “no somos hipsters, somos janky-pop” del mundo. Del tipo de banda que le echa demasiadas ganas a aparentar que no le echan ganas. A la verga todo lo que es chido, vamos a vestirnos con la ropa usada que nadie quiere comprar en la Lagunilla, sólo escuchar cassettes y recordar los tiempos mejores que todos dicen que fueron los noventas. De nada, con esta reseña te ahorré 16:42 minutos de la música más olvidable de la historia de la humanidad.

Publicidad

Wachadafunk

Trinidad James

The Wake Up EP

N/A

Es un logro agridulce que el esfuerzo musical más convincente de Trinidad James hasta la fecha haya salido después de haber perdido su contrato en un sello discográfico importante. Esperemos que este maestro devaluado pueda seguir explotando este sonido de "Kid Cudi del Sur" y emerger como un ave fénix con dientes de oro, en lugar de pasar el resto de su vida como la culata de cada broma de rap en forma de meme.

Captain Queefheart

Future Brown

S/T

Warp

He oído que tienes dudas sobre Future Brown. Me han dicho que piensas que hacen música urbana rebajada con agua para pasarelas de alta costura y suscriptores de Frieze. He escuchado que la idea general es que demolieron el ghetto y construyeron un complejo de departamentos de lujo con un anexo de galería de arte sobe los escombros. De todas formas, lo que también escucho aquí es un disco que es, esencialmente, el esqueleto neón del Asiatisch de Fatima Al Qadiri con un poco más de carne embarrada a los huesos e invitados como Tink, Riko, Dan, Kelela y Sicko Mobb clamando por el micrófono. Me lo doy todo completo.

Waka Flocka Seagulls

Chromatics

Dear Tommy

Italians Do It Better

Los Chromatics son la banda más mediocre de todos los tiempos—si formaras a todas las bandas del mundo en una línea de mejor a peor, los Chromatics estarían exactamente en el pinche medio. La gente recuerda las cosas geniales, recuerdan las cosas horrendas. Mientras tanto, la historia no va a ser ni amable ni cruel con los Chromatics, porque nadie va a recordar a los Chromatics para nada. Buen día, señores.

Publicidad

Ken Ham

Madonna

Rebel Heart

Interscope

Hay algo extrañamente admirable de una persona de un millón de años de edad que dice “a la verga” y hace las mismas cosas que la gente joven está haciendo. Que Madonna haga un disco con Diplo y Avicii es básicamente lo mismo que tu tío que peleó la Guerra del Golfo le mande una foto por Snapchat a su novia de sus bolas arrugadas y canosas. Sé que están pensando como “AH, DUDE, ¿QUÉ CHINGADOS?” pero hay una parte de ustedes que en realidad piensa “¡Vuélvete loco, tío! Sé moderno, aunque eso te haga parecer un ridículo de mierda.” Entonces, Madonna, ve y enséñale esos testículos marchitos al mundo entero.

Kortney Kocks

King Khan & BBQ Show

Bad News Boys

In the Shed

Es un valiente regreso de esos días sucios como el carajo del garaje bailable. Así que voltea tu falta de mezclilla y deja ver esas costuras toscas y prepárate para recibir un cunnilingus torpe detrás de un barril de cerveza apestosa. Chicas, it’s on! El ultimo material de King Kahn es, en su mayoría, mucha diversión, no como pretender que puedes bailar un vals después de tragarte un tercer atascón del bong de ese mecánico sexy. Pero hay breves momentos muy parecidos a cuando no encuentras tus calzones después de la fiesta. ¿Qué diablos significa ese último track aullador, Kahn? ¿Y dónde carajos están mis calzones?

Marilyn Manson

The Pale Emperor

Cooking Vinyl

Brian Warner se sienta solo en su tráiler, mira esa aceituna negra que flota en círculos dentro de su copa de absenta, y deja escapar un largo y profundo suspiro. Ociosamente, sus pensamientos se dirigen hacia el álbum que realmente quería hacer. Un álbum en el que él graznaba como un Iggy Pop con enfisema a través de un set de canciones country sobre forajidos. Pero ya sabes lo que dicen, una vez que eres Dios del Cojín siempre serás el Dios del Cojín. Lleno de tristeza, se estira para alcanzar su lápiz labial y se enfunda en unas medias de red. Resignado, fuma un poco de opio a través el esqueleto de un mono bebé y piensa en algo que rime con “Mephistopheles.” En algún lugar ahí afuera, hay un montón de vidrio roto sobre el que nadie se ha revolcado todavía. En algún lugar hay un cristiano que no lo ha visto empujar un crucifijo adentro de su ano, aún. Es hora de darle a la gente lo que quiere.

Publicidad

Florence Rida

Kid Rock

First Kiss

Warner

Recientemente salió la noticia de que Kid Rock mató a un puma con la aprobación de Ted Nugent. Tu disfrute del nuevo álbum Kid Rock depende casi por completo de si piensas que matar a un león de montaña es la mierda más chingona que un ser humano puede hacer o un delito merecedor de pena de muerte.

Carl Gnarsom

Gang Of Four

What Happens Next

Metropolis

Qué chistoso. Pensé que cuando una banda clásica se reunía con sólo un miembro original era una movida horriblemente cínica para meterse algo de dinero a la bolsa. Pero como la banda en cuestión fue a la escuela de arte, ahora resulta que es un “testimonio de la integridad del concepto” (graciass, Michael Azerrad!). El guitarrista Andy Gill encabeza una formación nueva en su totalidad de la alguna vez brillante banda de postpunk británico, y obviamente los resultados son estúpidamente terribles. Podría señalar el comentario político flácido en “First World Citizen” o el pequeño digi-metal de “Obey the Ghost of the Colony,” pero si les parece bien, sólo voy a usar la frase “vocalista invitado: Alison Mosshart” y lo voy a dejar así.

Moon Duo

Shadow Of The Sun

Sacred Bones

Carajo, miren esa barba. Yo diría que Ripley se dejó ir, pero ha estado rockeando ese look de gusano indigente del rock desde que tenía como dos años. Este es el tipo de güey que va a una orgía nomás para comerse las uvas.

Bones Justice

Francisco Martínez

Nos Han Dado La Tierra

N/A

¿Podrías decir que es un shoegaze torpical? Yo sí podría… Se ve que el disco tiene negras intenciones de hablar sobre la Madre Tierra. No sé si es en plan jipi-evangelizador-de-la-conciencia o es un rollo más existencial. Pero al final no importa porque es un disco y esto se trata de la música, no de lo que pasa cuando comes tacos de cochinada. Me gustan los nombres de las canciones, y me gusta que las letras de pronto sean como un siseo imperceptible. Que pasen a un segundo plano y se diluyan entre las capas de sonido que a veces es de la costa y a veces de la cochina ciudad.

Raquel Miserachi

Playlist