FYI.

This story is over 5 years old.

Guía ilustrada para sobrevivir 24 horas en Berghain

Una incursión a este célebre club requiere cierta preparación, y los valientes que aspiren a vivir la experiencia que ofrece deben poner a prueba su resistencia para vivirla durante horas de forma ininterrumpida. Afortunadamente, les ahorramos la investig
7.5.14

Ilustraciones por Nathaniel Flagg

En los últimos meses, varios de los medios de comunicación predominantes han realizado una encomiable labor de ilustración e investigación del legado de Berghain. Considerada la discoteca más infame de Berlín, Berghain conserva incólume su reputación, ganada a base de desfase fiestero y un estilo musical muy característico e influyente. Sin embargo, ni la más exhaustiva de las investigaciones podría prepararnos para una sesión en este gran templo, principalmente porque pueden prolongarse hasta 32 horas, un reto para el que la mayoría de nosotros no tenemos la preparación necesaria.

Publicidad

Berghain no es el clásico sitio que encuentras mientras vas de camino a otra parte. Según cuenta la gente de Berlín, uno no ha vivido Berghain como mandan los cánones hasta que no haya pasado por lo menos 12 horas consecutivas entre sus muros. Eso como mínimo, ya que cualquier clubber que se precie habrá sacrificado por lo menos 24 horas en honor de los dioses del tecno.

En primer lugar, si estaban pensando en salir del avión, comprar un Club Mate (la bebida carbonatada con cafeína más consumida en Alemania) y embarcarse en la aventura de pasar un día entero en Berghain, pueden olvidarlo. Sería como intentar correr un maratón sin haber entrenado. Una incursión a este célebre club requiere cierta preparación, y los valientes que aspiren a vivir la experiencia que ofrece deben poner a prueba su resistencia para vivirla durante horas de forma ininterrumpida. Afortunadamente, les hemos ahorrado la investigación de campo y hemos elaborado un compendio de consejos para sobrevivir a las 24 horas más increíbles de sus vidas en el único e irrepetible Berghain.

1. Ve un domingo por la mañana.

Un buen curso intensivo de la marcha de Berlín empieza inevitablemente con una lección sobre las horas punta. Aunque la noche de los viernes y los sábados son generalmente los momentos con mayor afluencia en otros lugares, los berlineses consideran que la franja que va de las 22 a las 6 o las 7 es para los turistas. Y Berghain no es una excepción. Las noches de los viernes son especialmente odiadas, porque es cuando todos los n00bs y los clubbers con ínfulas hacen su aparición. Así que tómense la noche del sábado para descansar y asómense por el local a eso de las 7 o las 8 de la mañana, momento en que la cosa se empieza a animar en el Panorama Bar con temas house.

2. Lleva la indumentaria adecuada.

Para entrar en Berghain se suele recomendar dejar los vestidos sin tirantes en casa y llevar un calzado resistente, tipo Doc Martens, en lugar de tacones. Si no tienes un aspecto cool, los porteros no te dejarán pasar. Habrás ganado media batalla si no vas vestida como una fresa. No aconsejamos que lleves ningún tipo de vestido. Además, las mallas acentúan el olorcillo de las partes pudentas, a diferencia de los pantalones. Por otro lado, con un vestido no podrás cambiarte de ropa a no ser que te lleves otro. Llevando pantalones, será más fácil que puedas cambiarte la parte de arriba cuando lo necesites.

3. Llévate una mochila.

Esta es la clase de consejo en el que nadie pensaría a no ser que pertenezcas a una raza de individuos que pueden pasarse días seguidos de fiesta. Llévate una mochila con ropa limpia a la discoteca y déjala en el guardarropa. Si prefieres llevarla contigo, lo ideal es que te hagas con una mochila compacta y pequeña para guardar tus cosas: el material para hacer los porros, el boletito del guardarropa, el monedero, las llaves y el teléfono. No hace falta que la mochila sea muy estética, porque la vas a dejar perdida de sudor.

4. Llévate artículos de higiene.

Además de la camiseta de repuesto, no olvides incluir algunos artículos de higiene. El desodorante no puede faltar, ni un peine, mentas y un paquete de pañuelos, por si se acaba el papel higiénico (cosa que ocurre).

5. Haz una buena selección de drogas.

No HACE FALTA llevarse drogas para pasarla bien en Berghain, pero si quieres estar de fiesta durante 24 horas, probablemente las usarás. No empieces a beber ni a meterte tachas hasta que llegues (sobre todo si llegas a las 7 de la mañana). Es mejor que esperes una hora para agarrarle la onda al sitio, tómate una copa y aclimátate. El alcohol no es una gran opción cuando lo que pretendes es durar. Además de ser caro, te hace orinar y acabas muerto. Parece ser que los veteranos de Berghain optan por una combinación de MDMA y ketamina, ya que no merman la socialización, tienen efectos duraderos y te dan un buen viaje.

6. Ve con algún amigo.

Ir a Berghain solo está bien, porque conocerás gente, la pasarás genial, bailarás y todo será increíble. Por otro lado, es muy probable que te aburras más rápidamente a no ser que tengas un amigo que te haga compañía y que te presione para que te quedes una hora más cuando te entren ganas de irte.

7. Plantéate siempre algún incentivo.

Es posible que ninguno de tus amigos esté dispuesto a pasarse 24 horas en Berghain. En tal caso, debes plantearte una especie de juego en el que tienes que buscar alicientes constantemente, como hacerte amigo de un grupo que pasa por tu lado, los primeros rayos de sol que se cuelan por entre las persianas del Panorama Bar o la próxima raya que te vas a meter.

8. Rellena la botella de agua en el lavabo.

Esto probablemente lo habrás adivinado simplemente al ver a la gente hacerlo. No te gastes dinero comprando botellas de agua o Club Mate.

9. Busca sitios (relativamente) tranquilos para relajarte.

A no ser que seas un superhumano capaz de bailar 24 horas de jalón, en algún momento tendrás que sentarte, preferiblemente en un sitio donde no te moleste la gente. Visita un rato la zona que hay encina de los lavabos del Panorama Bar o las zonas para fumar, que tienen mucha luz y son tranquilas. No te quedes en los sofás del Panorama a no ser que te apetezca entablar conversación con gente que está rusheando. Y evita a toda costa los sofás del Berghain: si se analizara una muestra de su tapizado, nos asustaríamos.

10. Supera la zona oscura.

En algún momento te sentirás como una mierda. Tendrás la piel pegajosa, el sol te molestará. Tendrás un bajón y un subidón a la vez. Te dolerá la espalda y los músculos, y acabarás aburrido y hasta los huevos. Si todavía eres capaz de formar una idea completa, empezarás a plantearte que el dichoso Berghain es horrible y a lamentar haber perdido tanto tiempo, dinero y energía en esto. Nuestro consejo es que te convenzas a ti mismo de que hay que seguir adelante, de que te espera una sensación de frenesí bestial. O eso es lo que dicen.