FYI.

This story is over 5 years old.

Bienvenidos de vuelta a la era dorada de lo grotesco: Aquí las primeras fotos de la gira de Marilyn Manson con The Pale Emperor

Echamos un ojo al primer show del comeback de este veterano del rock.
23.1.15

Ayer me dieron luz verde para dispararle a Marilyn Manson con mi cámara en el primer show de su gira en Silver Spring, Maryland. Después de unos largos silencios de distintas clases, el shock rocker número uno de mi generación está de regreso con un álbum titulado The Pale Emperor, y este show fue la primera oportunidad de tener impresiones en vivo al respecto. Nunca fui fan de Manson. De adolescente me gustaban algunas de sus primeras cosas, como “Lunchbox,” y alguna vez lo vi abrir un concierto de Nine Inch Nails, pero para cuando se convirtió en una superestrella yo ya estaba demasiado ocupado escuchando discos de screemo y hardcore como para darle cualquier cantidad de mi atención a lo que Brian Warner estuviera haciendo. De todas maneras, el tipo es un ícono y obviamente este tenía que ser un buen show.

Publicidad

Después de navegar en una fila que literalmente daba la vuelta a la cuadra, (luego me dijeron que los asistentes empezaron a formarse 12 horas antes de que se abrieran puertas) mis expectativas rondaban entre verdaderas joyas de rock noventeras. No me fui decepcionado. En un set lleno de éxitos sólidos, el show de Manson estaba lleno de cambios múltiples de vestuario (con 4 cambios de vestuario solamente para el micrófono), pedantería casual y una ira furiosa contra el güey del sonido, invitaciones a los fans a aventar drogas al escenario (de manera muy casual recogió una bolsita llena de polvo y la metió en una de las bolsas de su saco), un contingente de mujeres con las tetas de fuera y las letras de Manson dibujadas en sus cuerpos, y claro, invitaciones abiertas al público a chuparle el pito. Con un verdadero estilo de estrella de rock, cada vez que terminaba de usar un objeto (un micrófono, una botella de agua abierta o un vaso de licor) sólo lo dejaba caer al suelo, y de inmediato alguien se escabullía para regresarlo a su lugar sin que el show perdiera ritmo ni un segundo.

Todas las fotos son de Josh Sisk.

undefined
undefined
undefined
undefined
undefined
undefined
undefined
undefined
undefined
undefined
undefined
undefined
undefined