FYI.

This story is over 5 years old.

Acapulco en la azotea con los Hawaiian Gremlins

En la fiesta que hicieron los Hawaiian jamás llegaron los nudistas y todos nos quedamos con las ganas.
4.8.14

Me regalaron unos lentes en la entrada. El hombre proveniente de la Habana, o por lo menos esa impresión me dio, me dibujó con plumón el sol más decadente que he visto durante toda mi vida.

“La fiesta es arriba chica” - me dijo el ser de dos metros mientras le ponía de vuelta la tapa al plumón.

Subí los escalones suficientes para sofocarme y justo en el último peldaño, cuando mis piernas no podían más, sentí una brisa tropical. Había llegado al paraíso de los Hawaiian. Mi primera parada estratégica (como cada vez que asisto a cualquier lado) fue ir a la barra. Me sirvieron un smoothie morado con muchas propiedades minerales y un popote con sombrilla.

Había mujeres por todos lados. Más de las que se pueden encontrar en cualquier tienda con descuentos irreales. Muchas. Algunas con shorts, otras con vestido pero al final iguales. El patrón que las unía dentro de ese universo eran estampados con palmeras y flores. Gozando del sol (que nunca hay en el DF pero que ese día sí había por cuestiones astrales) en una esquina estaban padroteando los Gremlins. Los tres con lentes mucho mejores de los que me había dado el hombre de la Habana.

Platicamos sobre el Lollapalooza y Acapulco. La terraza de American Apparel era un espejismo que nos hacía desear el mar con soundtrack de Luis Miguel. Allá quieren grabar su próximo video los muchachos. Le quieren meter imágenes acidas a la canción “Beyond” que es parte de Girls, el disco que en físico que propicio la fiesta.

Tocaron los Blenders. Sacudiéndose alabaron al rock y a las tachas. Unos cuantos armaron un slam mientras los demás movían el cuerpo como si nadie los viera. Luego siguieron Paco, Santiago y Elias, el clon de Mijares les ayudó en la batería. Cantaron las canciones de Girls. Después hicieron con un cover de los Smiths. Destrozaron de manera elegante “Please, Please, Please Let Me Get What I Want” y cerraron pidiéndole a una morra del público un trago de caguama.

El desmadre acabó como a las 10. A pesar del ambiente playero jamás llegaron los nudistas y todos nos quedamos con las ganas. Hubo una fiesta después de la fiesta a la que no asistí porque me intoxiqué con tanta agua vitaminada. La pasaron bien al parecer, al estilo Roberto Palazuelos cuentan. Me perdí la onda del “Diamante Negro”.

Tomamos fotos:

Para comprar la versión física de Girls mándeles un inbox aquí. También lo podrán conseguir dentro de unas semanas en la Roma Records por si quieren darse una vuelta.

Para leer más:

Vean a los Blenders meterse un chingo de drogas porque están chavos.

Acompañamos a Trillones y a los Hawaiian a tocar a Tultitlán.

Pizza doble queso con los Hawaiian.