FYI.

This story is over 5 years old.

Así vivía Jimi Hendrix (antes de que Ringo Starr lo echara a la calle)

Estamos seguros que si Jimi tuviera Instagram, estas fotos estarían ahí.
12.10.15

Todas las fotos son de Petra Niemeier.

Tal vez alguna vez en tu vida te hayas preguntado, ¿qué pasa cuando los grandes dioses de la música bajan del escenario?, ¿viven como cualquier otro normal? Probablemente sí, pero a diferencia de hace más de una década, ahora puedes abrir Instagram, Twitter o Facebook y darte una idea de qué está haciendo tu artista favorito cuando no está parado frente a una multitud con su música amplificada en bocinas enormes. Antes de que las redes sociales se convirtieran en lo que son ahora, había que esperar el especial de alguna revista o algún programa documental en la tele que mostrara un cacho de la vida detrás de la fama de tu cantante o músico predilecto. Estoy hablando de épocas como los 60, donde los Beatles eran hombres endiosados y la información no corría tan rápido como ahora.

Publicidad

Hoy en día, Jimi Hendrix es percibido como un dios de la guitarra, un músico increíble que desafortunadamente dejó este mundo a una edad muy temprana. Sin embargo, aunque es fácil idealizar la vida de los músicos de otra era, hay que recordar que la mayoría de las estrellas de rock en algún momento estuvieron muy jodidas, y que básicamente viven de la bondad de los demás para poder subsistir en lo que consiguen la fama. Ese definitivamente fue el caso de Hendrix, quien en 1966 le rentaba un departamento a Ringo Starr, en el número 34 de Montagu Square, en Londres (lugar donde también vivieron los Beatles y donde Hendrix compuso “The Wind Cries Mary”), junto con su novia, Kathy Etchingham. Starr le cobraba tan sólo £30 al mes, hasta que un día, en un viaje de ácidos, Hendrix decidió pintar todo el departamento de blanco, algo que obviamente le cagó a Starr, quien terminó echándolo.

Petra Niemeier (una fotógrafa musical que se dedicó a retratar a varios de los músicos más existosos de esa época) tuvo la oportunidad de pasar un rato con Jimi Hendrix antes de que eso sucediera, y le tomó algunos retratos al genio de la psicodelia. Vean aquí abajo, con toda la facilidad que les ofrece su conexión Wi Fi, a Jimi en un traje azul rey de terciopelo a Hendrix hablar por teléfono, pararse frente a una estufa y fritear sobre un colchón. O sea, ser un completo ente normal.